Mundo

Pro-vida entra armado a clínica de abortos y termina disparándose a sí mismo

Pro-vida entra armado a clínica de abortos y termina disparándose a sí mismo

Testigos condenaron los actos de violencia contra mujeres y clínicas de aborto por parte de individuos y grupos pro-vida en todo Estados Unidos.

Por Raúl Luna

07/03/2021 05:16

Un hombre que protestaba contra el aborto ingresó con un arma en una clínica de atención a mujeres, en Raleigh, Carolina del Norte, y se disparó accidentalmente en la pierna, informaron el sábado medios locales.

Un comunicado de la policía de Raleigh reporta que un grupo de agentes se presentaron cerca de las 9:17 de la mañana en el centro de atención médica A Woman's Choice, donde según el llamado alguien había disparado un arma en medio de una protesta anti-aborto.

"A su llegada, los agentes localizaron a un hombre adulto que sufría una sola herida de bala y que fue transportado para recibir tratamiento por lesiones que no amenazaban su vida", dijo la policía en un comunicado de prensa.

Según Indy Week, el hombre estaba de pie junto a otro hombre que armaba un trípode para filmar a pacientes y voluntarios de la clínica en medio de la protesta. Fue ahí cuando el arma que llevaba en el bolsillo de su pantalón se disparó por accidente, hiriendo al portador en la pierna.

"La investigación de seguimiento reveló que el disparo salió del arma personal de la víctima y que la descarga fue accidental. Después de consultar con la oficina del Fiscal de Distrito, se determinó que será acusado de posesión de un arma de fuego en una protesta”, agrega el comunicado.

Preocupa inseguridad en clínicas para mujeres

Según pudo enterarse La Verdad Noticias, en el lugar de la protesta también se encotraba un1 grupo de voluntarios de Triangle Abortion Access Coalition, que se dedica a acompañar y proteger a las mujeres en las clínicas de la violencia durante las manifestaciones anti-aborto . Fueron miembros de la organización quienes vieron al hombre sangrando y llamaron al 911. 

Si bien el incidente fue controlado por la policía, la fundadora de Triangle Abortion Access, Kelsea McLain,  dijo a los medios locales que no hubo mayor reprimenda contra los manifestantes anti-aborto, a pesar de que en la protesta había una persona armada y estaban acosando a las mujeres que tomaban la decisión de interumpir su embarazo.

Kelsea McLain y los voluntarios de su grupo dan acompañamiento a las mujeres que deciden abortar en Carolina del Norte.

McLain dijo que las autoridades permitieron que los manifestantes y los escoltas permanecieran durante los 30 minutos que duró la investigación en el lugar de los hechos, y que no se registró a otros manifestantes en busca de armas.

Tras el incidente, la clínica publicó un comunicado en el que expresaba su preocupación por la presencia de un “extremista antiaborto” y de las protestas afuera de estos centros de atención para mujeres en todo Estados Unidos, que forman parte de la campaña “40 días por la vida”.

"Si bien no sabemos mucho sobre la intención de este extremista antiaborto, no podemos dejar de pensar en el aumento de la violencia, la presencia de armas y los bloqueos que están experimentando las clínicas de aborto en todo el país durante los extremistas antiaborto”, dijeron representantes de la clínica citados por RawStory.

Policías se niegan a actuar contra las protestas

El hecho violento llamó rápidamente la atención de usuarios de redes sociales, quienes se pusieron en contacto con el Departamento de Policía de Raleigh para obtener mayores detalles sobre el hecho y sobre por qué no la policía no canceló la manifestación, que según Indy Week necesita una autorización del ayuntamiento de la ciudad.

Por toda respuesta, voceros del departamento de policía dijeron que, tras la investigación, no había manera de verificar si el hombre era parte de la protesta o si era solamente un transeúnte que curioseaba en las actividades de los manifestantes.

McLain dijo que ese día no había personas caminando en los alrededores de la clínica, o que estuvieran parados cerca de la multitud que intentaba captar en video a las mujeres y sus acompañantes que intentaban acceder a un servicio médico que también es confidencial.

“Asumimos que la violencia con armas de fuego traería algún tipo de cambio radical a la clínica, algo que nunca esperábamos que sucediera”, dice McLain. "Y ahora que ha ocurrido la violencia con armas de fuego, al ver la reacción (de la policía) estamos profundamente preocupados por nuestra seguridad, por la seguridad de los pacientes, la seguridad del personal".

La violencia “pro-vida” en Estados Unidos

Un reporte del diario The Independent en 2018 señalaba un incremento alarmante en los actos de violencia graves de grupos e individuos antiaborto en 2017, incluyendo alanamientos y amenazas contra mujeres y personal médico que realiza los procedimientos a lo largo y ancho de Estados Unidos.

Según la Federación Nacional del Aborto (NAF, por sus siglas en inglés), los allanamientos de morada en clínicas miembros se triplicaron en 2017, mientras que las amenazas de muerte o de daño se elevaron hasta casi duplicarse. También se han registrado amenazas de atentados con bomba.

En 2020, la NAF advirtió en su estadística anual sobre violencia por parte de individuos antiaborto, que los crímenes contra las mujeres y clínicas de aborto iban en aumento a medida que se acercaban las elecciones presidenciales de noviembre, señalando también incrementos en “obstrucción, intimidación, y amenazas de violencia”.

Robert Lewis Dear Jr. mató a 3 personas en un tiroteo en una clínica de Planned Parenthood en noviembre de 2015, pero fue declarado con un desorden mental que lo eximió de ser juzgado.

La NAF dijo que los grupos e individuos provida estaban utilizando la pandemia de COVID-19 para avanzar en su agenda de bloquear el acceso a las mujeres a los servicios de aborto, con reuniones al exterior de clínicas sin las medidas sanitarias como la sana distancia y el uso del cubrebocas.

El FBI dijo en un reporte desclasificado een enero de mismo año que los cambios legislativos en materia de derechos reproductivos y servicios de salud en varios estados provocarían una tendencia al aumento en las amenazas y actividad criminal contra proveedores de aborto dentro de los siguientes 12 a 24 meses.

Políticas anti-aborto de Donald Trump

En 2019, The Guardian publicó un artículo en el que recogía las historias de cinco profesionales médicas que decidieron “salir del clóset” y admitir públicamente que se dedicaban a practicar abortos, a pesar de las múltiples amenazas contra su vida y de las leyes y proyectos de ley contra el aborto que gobiernos estatales impulsaban con el aparente apoyo de Donald Trump.

La organización de derechos reproductivos Planned Parenthood señala, en su página web de seguimiento al exmandatario, los esfuerzos de Trump para “socavar los derechos de las mujeres” toda vez que él y su administración “restringieron severamente el acceso a la atención médica, los derechos reproductivos y los derechos civiles para grupos específicos”.

Durante su mandato, Trump implementó el Plan Estratégico del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), en el que establecía que la vida comenzaba desde la concepción, con lo que se centraba la política sanitaria en proteger la capacidad de los proveedores de atención médica de negar los servicios de interrupción del embarazo en función de sus creencias religiosas y personales.

En 2020, Trump se convirtió en el primer presidente de Estados Unidos en acudir a una marcha pro-aborto.

La administración del republicano, un conocido conservador y partidario religioso, emitió leyes que permitían a los trabajadores de la salud a negar servicios no solo para mujeres que deciden abortar, también a personas transgénero, migrantes y otros grupos vulnerables. 

Donald Trump también se encargó de nominar a tres jueces de la Corte Suprema de los Estados Unidos con antecedentes hostiles a la salud y los derechos reproductivos, llenó los tribunales federales de todo el país con más de 200 jueces que rechazan abiertamente los derechos reproductivos de las mujeres.

¿Donald Trump regresa a la presidencia en 2024? Síguenos en Instagram para mantenerte informado.