Mundo

Plaga de ratones en Australia pone en peligro la salud pública

Plaga de ratones en Australia pone en peligro la salud en el país

La plaga de ratones en Australia ha escalado de un problema económico a una posible catástrofe de salud pública.

Por Raúl Luna

20/06/2021 07:52

Los estados australianos de Nueva Gales del Sur y la parte sur de Queensland están viviendo una aterradora plaga de ratones que ya ha sido definida como un evento sin precedentes, y que podría convertirse en un enorme problema de salud pública.

El gobierno de Nueva Gales del Sur ha destinado 50 millones de dólares para la recuperación de agricultores tras el devastador paso de los ratones por sus cultivos.

Algunos granjeros de la zona han relatado a medios internacionales cómo los roedores han destruido sus aparatos domésticos entre lavadoras, secadoras y refrigeradores, así como gran parte del mobiliario de sus viviendas.

Una “Lluvia de ratones”

Como te informamos en La Verdad Noticias, la plaga actual comenzó a reportarse a mediados de marzo en los estados del este de Australia. Desde entonces se habían perdido cosechas enteras de granos, mientras que algunos hoteles tuvieron que cerrar porque las criaturas se metían en las habitaciones.

En algunos lugares, los residentes informaron que los ratones caían de los techos y provocaban una “lluvia de ratones”. Steve Henry, investigador de la agencia científica nacional de Australia CSIRO, atribuyó la plaga a la cosecha de granos particularmente abundante, que provocó un exceso de ratones a principios de temporada.

Las ratas y ratones pueden permanecer en paredes, techos, debajo de armarios o bañeras, en montones de basura, madera, vegetación espesa e incluso en los huecos debajo de los edificios, donde también mueren envenenadas, produciendo un olor fuerte e interminable, dicen los granjeros. 

Un problema de salud pública

Algunos granjeros han optado por quemar sus propios cultivos (Imagen: The Washington Post).

Además de las pérdidas económicas por la devastación de las cosechas, que se calcula en unos 775 millones de dólares, los lugareños explican que la plaga ha comenzado a amenazar a otras especies de animales, que mueren por enfermedades como leptospirosis y tifus tras ingerir el agua contaminada con la orina de ratones infectados. 

También pueden portar pulgas o garrapatas que pueden dañar a los animales domésticos y a los humanos. El distrito de salud de Nueva Gales del Sur informó de un aumento en las enfermedades relacionadas con los ratones, mientras que The Guardian reporta que los animales se han metido en los hospitales rurales, donde han mordido a los pacientes.

Medios locales afirman que se trata de la peor plaga de ratones que ha vivido Australia en al menos los últimos 30 años. El país cuenta con más de 60 especies nativas de estos roedores y al menos tres especies invasoras que fueron introducidas. 

Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado.