Mundo

Pasante de la Casa Blanca con autismo cambia leyes y conmueve corazones

Pasante de la Casa Blanca con autismo cambia leyes y conmueve corazones

Pasante de la Casa Blanca con autismo cambia leyes y conmueve corazones

Un joven universitario de Michigan hizo historia en la Casa Blanca, rompió las paradigmas del autismo.

Por Paloma Franco

24/12/2020 02:58

Xavier DeGroat, un estudiante universitario de Michigan, acaba de completar una pasantía histórica en la Casa Blanca, lo que se suma a una lista ya impresionante de logros para alguien que alguna vez fue excluido debido a su discapacidad.

DeGroat, un dedicado defensor del autismo, hizo una pasantía para el presidente Donald Trump durante los últimos tres meses en quizás su esfuerzo más audaz hasta ahora para romper las barreras para las personas en el espectro.

Xavier DeGroat dijo que es uno de los primeros pasantes de la Casa Blanca que se sabe que es autista.

"Significa mucho que hice una pasantía en la Casa Blanca y me convertí [entre] en los primeros pasantes autistas de la Casa Blanca", dijo DeGroat, de 30 años, a Fox News en una entrevista.

"Siempre he pensado en hacer eso para poder inspirar a otras personas a que no permitan que su discapacidad les impida perseguir cosas de alto perfil o de alto nivel y los sueños se harán realidad".

Xavier DeGroat

DeGroat es un estudiante de la Universidad de Northwood interesado en política y comunicaciones. Comenzó la Xavier DeGroat Autism Foundation, con sede en Lansing, en 2018 para ayudar a otras personas con autismo a superar obstáculos.

El pasante llegó a la Casa Blanca en septiembre con un historial de aprobación de leyes y una extraña habilidad para tomar fotografías con personajes famosos, como el Dalai Lama, el ex presidente Barack Obama y el difunto representante John Lewis.

DeGroat dijo que trabajó en la oficina de correspondencia presidencial respondiendo a las cartas que la gente le escribió a Trump. No tenía contacto regular con el presidente, aparte de reunirse con Trump junto con otros pasantes antes de la partida de Marine One del césped de la Casa Blanca.

Pero un año antes de su pasantía, DeGroat se sentó con Trump en la Oficina Oval. Esa reunión fue posible gracias a Rudy Giuliani, el abogado personal del mandatario que ha construido una amistad con el joven en los últimos años después de conocerlo en un evento de defensa del autismo.

Guiliani le dijo a Fox News que considera a DeGroat "mi héroe".

Durante esa reunión de 30 minutos en la Oficina Oval en agosto de 2019, DeGroat dijo que habló con Trump sobre las dificultades para las personas con autismo y cómo estaba trabajando en cambios en las leyes estatales y federales para mejorar las interacciones entre las fuerzas del orden y las personas en el espectro. Trump quedó impresionado.

"Le gustaba mucho [DeGroat]", recordó Guiliani sobre la reunión en la Casa Blanca. "De hecho, dijo en medio de la conversación: 'Si no me lo hubieras dicho, no habría sabido que eras autista'".

Autismo tema tratado en la Casa Blanca

El autismo de DeGroat se manifiesta con problemas para hacer frente a los cambios, sensibilidades sensoriales, ansiedad y compulsividad, dicen DeGroat y otros. Cuando intenta llamar a personas poderosas para organizar una reunión, por ejemplo, puede llamar constantemente.

El personal que desconoce su autismo puede tomar las repetidas llamadas telefónicas como alarmantes y, en ocasiones, los aliados de DeGroat han tenido que intervenir para explicar su persistencia.

Guiliani recordó cómo DeGroat respondió a Trump: "Él bromeó y dijo: 'Si comenzara a llamarlo, sabría que soy autista. Simplemente lo llamaría todo el tiempo'".

Pasante de la Casa Blanca con autismo cambia leyes

Al principio, Guiliani dijo que tenía que sermonear a su propio personal sobre tener paciencia con DeGroat. "La verdadera pregunta no es cuánto dinero le das a estas causas, sino cuánto te preocupas realmente por la gente". Dijo Guilliani.

En los pocos años que Guiliani ha conocido a DeGroat, el ex alcalde de la ciudad de Nueva York dijo que su comportamiento compulsivo ha mejorado, permitiendo que el alto intelecto de DeGroat brille.

"Creo que ha sido bueno para el presidente y bueno para la Casa Blanca", dijo Guiliani. "Mucha gente no está expuesta a personas con autismo. O ni siquiera se dan cuenta de que lo tienen. Y una vez que lo hacen, casi siempre salen con una visión muy diferente y una visión mucho más comprensiva de ella ".

DeGroat trajo a la Casa Blanca una persistencia para ayudar a otras personas con autismo que recientemente dio sus frutos con un importante logro legislativo en Lansing, Michigan.

La gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, promulgó en junio una legislación bipartidista que DeGroat había buscado permitir que las licencias de conducir estatales y las placas de matrícula indicaran a la policía que una persona tiene autismo o un impedimento de comunicación.

La nueva designación, incrustada dentro de los datos almacenados en la tarjeta de identificación, debería alertar a la policía de que cuando detienen a alguien con autismo, la sobrecarga sensorial de las luces y las sirenas puede haber señalado una situación de colapso que podría ser mal entendida por un oficial que se acerca.

Las personas con autismo también pueden tener problemas para comunicarse y pueden ser muy sensibles al contacto físico, lo que puede hacer que reaccionen de una manera que un oficial podría percibir como una amenaza.

Ahora, DeGroat espera que la Administración de Seguridad del Transporte también reconozca las tarjetas de identificación estatales que indican que alguien tiene un impedimento de comunicación. Los sonidos, el estrés y el tacto asociados con la seguridad de la aerolínea pueden causar episodios alarmantes para algunas personas con autismo, dijo DeGroat. 

Al igual que una persona con silla de ruedas puede tener prioridad en una evaluación de la TSA, DeGroat espera que alguien con autismo también pueda pasar por alto la línea.

El autismo no fue una limitante

Diagnosticado con autismo a los 4 años e incomprendido durante gran parte de su infancia, DeGroat tuvo un mal momento en la escuela. Fue intimidado y lo llamaron nombres como "retrasado". 

Sus compañeros lo incitaban a hacer cosas, como disparar bandas elásticas en clase, que lo metían en problemas. En la escuela secundaria, mientras luchaba por hacer frente y tenía mucha ansiedad, encontró un respiro en la biblioteca.

Comenzó a leer libros sobre grandes personajes históricos, como el Dr. Martin Luther King Jr., Stephen Hawking, Gandhi, el Dalai Lama y Albert Einstein. Decidió que se redefiniría tratando de reunirse con personas influyentes.

"Pensé que podría recuperar mis propias fuerzas y antecedentes reuniéndome con líderes, para poder volver con las mismas personas que tenían dudas sobre mí en mis primeros años de vida y refutarlos por haberme hecho cosas malas cuando era niño. ", Dijo DeGroat.

Te recomendamos: Piden comprensión para niños con autismo por cuarentena

La administración de Donald Trump será reconocida por este brillante joven con autismo, ¿crees que Joe Biden le de oportunidades a más jóvenes? La Verdad Noticias quiere conocer tu opinión, déjanos tus comentarios.

Nueva cepa de COVID-19 continúa extendiéndose por el mundo. Síguenos en Google News y entérate de todos los detalles.