Mundo

ONU: Posibles “crímenes contra la humanidad” en Myanmar deben investigarse

ONU: Posibles “crímenes contra la humanidad” en Myanmar deben investigarse

Entre los diferentes movimientos de la ONU para frenar las violaciones a los derechos humanos en Myanmar también se ha activado el Mecanismo especial para investigar las acciones ilícitas del ejército.

Por Raúl Luna

11/03/2021 08:04

Es probable que el golpe de estado en Myanmar esté relacionado con “crímenes contra la humanidad” por parte del ejército  dijo este jueves un experto de la ONU.

Según informes obtenidos por La Verdad Noticias, al menos 70 personas han muerto durante los enfrentamientos violentos entre manifestantes que exigen el fin de la dictadura militar y el regreso de la líder Aung San Suu Kyi, quien fue detenida junto con otros funcionarios electos el 1 de febrero.

Ante esta situación, el principal experto en derechos humanos de la ONU en Myanmar, Thomas Andrews, advirtió ante el Consejo de Derechos Humanos que el país está “controlado por un régimen ilegal y asesino” que probablemente estaba cometiendo “crímenes contra la humanidad''.

Estos crímenes probablemente incluyen "actos de asesinato, desaparición forzada, persecución, tortura" llevados a cabo con "el conocimiento de los líderes superiores", incluido el líder de la junta, Min Aung Hlaing, dijo Andrews.

Aunque enfatizó que estos delitos sólo podrían determinarse con pruebas y una investigación por un tribunal de justicia, el experto de las Naciones Unidas dijo que existen pruebas claras de que los delitos de la junta militar son “generalizados” y parte de “una campaña coordinada”.

Acusan a Suu Kyi de corrupción

La líder derrocada Aung San Suu Kyi, ganadora del Premio Nobel de la Paz, permanece detenida desde hace más de un mes luego de haber arrasado en las elecciones presidenciales de noviembre, en las que según el regulador electoral del país no existió fraude electoral alguno, como afirman los militares.

Suu Kyi enfrenta otros cargos criminales, incluida la posesión de walkie-talkies sin licencia y la violación de las restricciones del coronavirus al organizar un evento de campaña en 2020.

Suu Kyi fue criticada por aparentemente haber mantenido el poder de los militares.

Este jueves, la junta militar convocó a una conferencia de prensa en la que acusó a Suu Kyi de corrupción por supuestamente haber recibido dinero por parte del entonces primer ministro de Yangon, quien supuestamente le habría dado 600.000 en efectivo y más de 680.000 dólares en 11 kilogramos de oro.

"Hemos sabido que la propia Aung San Suu Kyi aceptó 600.000 dólares y 11,2 kilogramos de oro. La comisión anticorrupción ha iniciado una investigación", dijo el jueves en Naipyidó el responsable de información de la junta Zaw Min Tun.

Condena internacional por el golpe en Myanmar

El miércoles la ONU condenó la represión de la junta durante las protestas diarias en las principales ciudades del país, en las que más de 2.000 personas han sido detenidas. Imágenes difundidas en redes sociales muestran algunos de los enfrentamientos entre manifestantes, principalmente jóvenes, con policías de Myanmar.

"El Consejo de Seguridad condena enérgicamente la violencia contra manifestantes pacíficos, incluso contra mujeres, jóvenes y niños", según la declaración acordada, vista por Reuters. "El consejo pide a los militares que actúen con la máxima moderación y enfatiza que está siguiendo de cerca la situación".

Recientemente el ejército canceló las licencias de cinco medios de comunicación independientes que cubrían las manifestaciones.

En la declaración, el consejo expresa su profunda consternación sobre las restricciones para el personal médico, la sociedad civil, miembros de sindicatos, periodistas y trabajadores de medios de comunicación, y llama a la liberación de quienes fueron “detenidos arbitrariamente”.

ONU investiga asesinatos durante las protestas

La ONU anunció a principios de marzo la creación de un Mecanismo de Investigación Independiente para Myanmar, que estará encargado de indagar los reportes de que cientos de manifestantes, periodistas, funcionarios electos y activistas políticos han sido detenidos sin una aparente base legal y a menudo sin que las autoridades militares revelaran detalles sobre sus casos.

El Mecanismo se adjudica la tarea de “recolectar y analizar evidencia de lo que pasó y construir archivos que puedan facilitar investigaciones criminales. Estos ataques contra la gente de Myanmar deben detenerse”, se lee en el comunicado publicado el 3 de marzo.

Anteriormente funcionarios de la ONU se habían comprometido a evitar que el golpe de estado tuviera éxito.

Los líderes del Mecanismo de la ONU también señala las acciones cometidas contra la minoría musulmana rohingya en Myanmar, una supuesta persecución étnica tanto de los militares como del gobierno democrático de Suu Kyi, que el organismo ha señalado desde hace varios años y que relaciona directamente con el poder del ejército y la ejecución del golpe de estado.

El poder comercial del ejército de Myanmar

El ejército de Myanmar, conocido localmente como Tatmadaw, obtiene una gran parte de sus recursos de las arcas nacionales, sin embargo está involucrado en una amplia red de actividades comerciales que, según BBC, han hecho posible el estallido del golpe de estado.

Las empresas que maneja el ejército incluyen desde su propia marca de cerveza, pasando por bancos, minería, producción de tabaco y el turismo, todos estos ámbitos de influencia de los líderes militares y sus hijos.

El general Min Aung Hlaing es jefe de las Fuerzas Armadas de Myanmar y principal líder del golpe de estado.

Después de una serie de reformas democráticas durante el periodo de 5 años en los que el Partido Democrático gobernó Myanmar se cree que el golpe podría ser parte de un intento de proteger estos intereses financieros que son vitales para el poder que mantienen los soldados.

Un reporte publicado en 2019 por la ONU señala que los ingresos comerciales que obtiene el ejército han impulsado su capacidad para llevar a cabo abusos contra los derechos humanos con total impunidad, además de que han podido “aislarse de la responsabilidad y la supervisión”.

Van contra el dinero de los militares

Varios países como Estados Unidos, Canadá y Reino Unido se han pronunciado en contra de las acciones del ejército de Myanmar y han impuesto sanciones a los principales líderes castrenses y a sus familias.

Por ejemplo, el gobierno de Estados Unidos anunció el miércoles (10 de marzo) nueva sanciones económicas contra Aung Pyae Sone y Khin Thiri Thet Monl, dos de los hijos del líder golpista, el general Min Aung Hlaing, y contra seis de sus empresas, al considerar que estas se han beneficiado directamente “de la posición y la influencia maligna de su padre”, según un comunicado del Departamento del Tesoro.

La hija del general ha invertido enormes cantidades de dinero en una productora de cine.

La semana pasada, la agencia Reuters reportó los preparativos de la Unión Europea para ampliar sus sanciones ya establecidas contra las fuerzas armadas birmanas. Según los diplomáticos, las medidas podrían ser acordadas por los ministros de Asuntos Exteriores de la UE para el 22 de marzo.

Las sanciones afectarían a las compañías “que generan ganancias o brindan apoyo financiero a las Fuerzas Armadas de Myanmar”, se lee en el documento citado por Reuters.

Llaman a imponer más sanciones contra Myanmar

Activistas y grupos de defensa han levantado la voz para pedir a los líderes mundiales que se impongan sanciones selectivas contra los militares y su acceso al sistema financiero global, además de pedidos para la desmantelación de los conglomerados que pertenecen al ejército.

En una declaración citada por BBC, la organización Justicia para Myanmar acusó al ejército de estar en “un conflicto de intereses ilegal” y exige la devolución de “la riqueza robada por los militares y sus negocios (que) pertenece al pueblo de Myanmar”.

Los activistas argumentan que las sanciones contra los militares, que históricamente han sido débiles, han incentivado al Tatmadaw para llevar a cabo el golpe y continuar con los abusos contra los derechos humanos.

A pesar de la presión internacional para el fin del golpe de estado, de las sanciones de países poderosos y de las acusaciones de la ONU, el ejército de Myanmar no parece tener intenciones de ceder y por el contrario se han mostrado preparados para defender la posesión del gobierno con la ayuda de aliados como Rusia y China.

¿Variante brasileña de Coronavirus podría afectar a toda Latinoamérica? Síguenos en Google News para mantenerte informado.