Mundo

OMS: la hidroxicloroquina no debe ser usada para prevenir COVID-19

OMS: la hidroxicloroquina no debe ser usada para prevenir COVID-19

Expertos de la OMS publicaron un artículo en el que piden abandonar la hidroxicloroquina como medicamento para prevenir COVID-19 y en su lugar apuntar al estudio de otros fármacos que sí funcionen.

Por Raúl Luna

01/03/2021 11:56

Un panel de expertos de la Organización Mundial de la Salud advirtió que la hidroxicloroquina no debe ser utilizada por el público para prevenir COVID-19 y no tiene efectos significativos en pacientes ya infectados.

Este medicamento antiinflamatorio había sido promocionado por el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien lo recomendó en repetidas ocasiones e incluso afirmó que se había recuperado de la enfermedad gracias a él. 

Pero el panel de expertos del Grupo de Desarrollo de Directrices de la OMS dijo en un artículo publicado en la revista médica BMJ, del Reino Unido, que la hidroxicloroquina “no vale la pena” ni siquiera los estudios de investigación necesarios para determinar su posible uso como tratamiento contra COVID-19.

Su fuerte recomendación se basa en evidencia de alta certeza de seis ensayos controlados aleatorios que involucran a más de 6,000 participantes con y sin exposición conocida a una persona con infección por COVID-19.

No hay evidencias convincentes de que la hidroxicloroquina prevenga la COVID-19.

La evidencia de certeza alta mostró que la hidroxicloroquina no tuvo un efecto significativo sobre la muerte y el ingreso al hospital, mientras que la evidencia de certeza moderada mostró que la hidroxicloroquina no tuvo un efecto significativo sobre la infección por COVID-19 confirmada en laboratorio y probablemente aumenta el riesgo de efectos adversos.

Dicho lo anterior, el panel de expertos de la OMS consideró que este medicamento ya no es una prioridad de investigación y que los recursos deberían ser destinados para evaluar otros fármacos que potencialmente puedan ayudar a prevenir COVID-19.

Los estudios sobre la hidroxicloroquina

Según ABC, en abril de 2020 los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH) comenzaron las pruebas clínicas para probar la efectividad de la hidroxicloroquina para tratar a pacientes de COVID-19 en el estado sureño de Tennessee, sin embargo los resultados no estarán disponibles hasta julio de 2021.

Los Institutos Nacionales de Salud abandonaron los ensayos clínicos del fármaco en junio, informando que "era muy poco probable que fuera beneficioso para los pacientes hospitalizados con COVID-19".

Ese mismo mes, un breve estudio realizado en Brasil, uno de los países más afectados por la pandemia de coronavirus, terminó de manera abrupta un estudio que mezclaba la azitromicina y la hidroxicloroquina después de que los pacientes desarrollaran ritmos cardiacos irregulares.

Tres días después de haber iniciado el tratamiento de prueba, los investigadores brasileños empezaron a notar que los pacientes que tomaron las dosis más elevadas de cloroquina estaban presentando arritmias cardiacas, hasta que 11 de ellos murieron el sexto día de las pruebas.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, fue otro de los grandes defensores del medicamento.

La revista de medicina The Lancet, cuyos estudios publicados adquirieron notoriedad entre el público en general durante la pandemia, publicó un estudio el 22 de mayo en el que se sugería que la hidroxicloroquina podría tener ciertos beneficios para los pacientes con COVID-19, pero poco después el estudio fue refutado y retirado de la revista.

Según DW, los autores de la investigación publicaron un artículo en el que admitían que la hidroxicloroquina no era beneficiosa  para los pacientes contagiados de coronavirus y que incluso podría ser perjudicial para los enfermos.

Resultó que The Lancet había cometido un error al utilizar datos de la pequeña empresa estadounidense Surgisphere que no pudieron ser validados, pero el peso y la opinión de la comunidad científica dominante sugiere que la hidroxicloroquina es una mala elección en pacientes con enfermedad avanzada dada su baja eficacia y potencial de efectos secundarios cardíacos. 

El doctor Anthony Fauci, principal experto en enfermedades respiratorias y parte del equipo de respuesta al coronavirus en Estados Unidos, dijo en una entrevista para ABC que las pruebas y ensayos sobre la hidroxicloroquina no era eficaz contra el coronavirus.

FDA permite y luego revoca la hidroxicloroquina 

La FDA también tuvo que retractarse después de haber emitido una aprobación de uso de emergencia del medicamento en marzo, misma que fue revocada en junio luego de que la nueva evidencia demostraban que no era razonable creer en esta mezcla de sustancias para el tratamiento de COVID-19.

«En consecuencia, la FDA revoca la autorización para el uso de emergencia de HCQ y CQ para tratar el covid-19», escribió Hinton en la carta. «A la fecha de esta carta, las formulaciones orales de HCQ y CQ ya no están autorizadas por la FDA para tratar el covid-19».

Luego de hacer una revisión de la información disponible en ese momento, la FDA determinó que el medicamento no cumplía con los “criterios legales” para su autorización de uso de emergencia, y que era poco probable que fuera efectivo en el tratamiento de COVID-19, publicó CNN en ese momento.

Trump y la hidroxicloroquina

En marzo de 2020, cuando la pandemia estaba comenzando en los Estados Unidos, el entonces presidente Donald Trump dijo que la hidroxicloroquina, usado para combatir la malaria, podría cambiar las reglas del juego y afirmó que él mismo lo estaba tomando, incluso después de que la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) advirtiera que no había evidencia de su eficacia y seguridad.

En julio, cuando las muertes a causa de COVID-19 en el país se acercaban a las 150.000, Trump repitió su defensa de la hidroxicloroquina después de refutar al principal experto en enfermedades infecciosas en Estados Unidos, el doctor Anthony Fauci, quien dijo que el fármaco no debía ser utilizado para prevenir la enfermedad.

Trump jamás se retractó de sus falsas afirmaciones sobre los beneficios del medicamento.

La férrea defensa de Trump de la hidroxicloroquina fue vista por algunos detractores del republicano como una forma de politizar el medicamento y de mostrar su oposición a las opiniones de los científicos sobre el mortal virus. 

Al igual que la mayoría de las causas sin fundamentos que Donald Trump defendió durante su mandato, el republicano nunca admitió públicamente que la  hidroxicloroquina no era un medicamento eficaz contra el virus, y en cambio alimentó la idea de que otro medicamento no probado, el remdesivir, también era capaz de reducir las complicaciones por COVID-19, y hubo informes de que su equipo médico utilizó este medicamento para curarlo cuando se contagió.

La hidroxicloroquina en el mundo

Como reportamos activamente en La Verdad Noticias, gobiernos locales y  estatales en países como El Salvador, Argelia, Brasil, India, NIgeria y Marruecos probaron, realizaron ensayos clínicos y dieron tratamiento contra COVID-19 usando el medicamento, a pesar de las advertencias de la OMS.

En América Latina llamó la atención el caso del presidente de El Salvador, Nayib Bukele, quien al igual que Trump anunció públicamente que usaba la hidroxicloroquina para prevenir el coronavirus y pidió a la OMS que revisara su decisión de retirar el fármaco de los tratamientos contra COVID-19.

En Brasil, el presidente Jair Bolsonaro siguió las recomendaciones de Donald Trump y afirmó en una serie tuits que el tratamiento con hidroxicloroquina había demostrado ser efectivo en las personas en las que había sido probado.

En Francia, el gobierno de París revocó el permiso que permitía a los médicos usar el fármaco. En Bélgica e Italia, las autoridades sanitarias pidieron la suspensión de la droga, excepto en ensayos clínicos.

La recomendación de expertos de la OMS contra el uso de la hidroxicloroquina ocurre en medio de las campañas de vacunación en Estados Unidos y varios países del mundo, que están demostrando resultados positivos en la prevención de COVID-19 y la disminución de los casos graves y hospitalizaciones a causa de la enfermedad, que ya ha matado a más de 2.54 millones de personas.

¿Donald Trump regresa a la presidencia en 2024? Síguenos enInstagram para mantenerte informado.