Mundo

Niña de 8 años muere de vejez debido a extraña enfermedad genética en Ucrania

Niña de 8 años muere de vejez debido a extraña enfermedad genética en Ucrania

Anna Saidon padecía una extraña enfermedad genética que solo se presenta una vez en cada 20 millones de nacimientos. Sus órganos envejecieron a un ritmo acelerado, haciendo que a los 8 años su edad biológica fuera de entre 70 y 80 años.

Por La Verdad

16/02/2020 01:00

Una niña de ocho años murió de vez en Ucrania tras sufrir una rara enfermedad que provoca una aceleración en el envejecimiento

Anna Saidon fue diagnosticada con la enfermedad genética por progeria de Hutchinson-Gilford, la cual afirman que afecta a cerca de 160 personas en todo el mundo.

La enfermedad de Anna provocaba que su edad biológica fuera de cerca de 80 años. Los médicos le rindieron homenaje por ser una “maravillosa” niña que pasó gran parte de su vida luchando contra su padecimiento.

En enero, Anna celebraba su octavo cumpleaños pesando poco menos de 8 kilogramos (17 libras). Murió eventualmente debido a múltiples fallas en su organismo relacionadas con su extraña condición.

Su madre, afligida, había declarado cómo estaba “lista para sacrificarlo todo para que su hija estuviera saludable”.

La enfermedad del envejecimiento acelerado

Timofey Nagorny, líder de la Fundación de Voluntarios Ucranianos, que dio apoyo en el tratamiento médico de Anna, afirmó que “su único sueño era un día descubrir que los diagnósticos de los doctores estaban equivocados”.

Los órganos de Anna envejecieron al ritmo de diez años por cada año que vivió

La doctora Nadezhda Kataman confirmó la muerte de Anna y dijo que, desde su nacimiento, la menor había recibido tratamiento en el Complejo Médico Regional para Menores de Volyn.

 “En enero, Anna cumplió ocho años. Para los niños con diagnóstico de progeria, un año equivale a entre 8 y 10 años, así que su edad real era de entre 7 y 80 años”, dijo la doctora Kataman.

“La niña sufría de un envejecimiento temprano de sus órganos internos y en su sistema corporal. Sus huesos crecieron lentamente, mientras que sus órganos envejecieron muy rápido. Estos pacientes usualmente mueren al sufrir algún golpe. Ana sufrió varios, además de una parálisis de sus extremidades”.

Ana siendo cargada por su madre, quien luchó a pesar de la enfermedad de su hija

A los tres meses, Anna era capaz de caminar. A los 11 podía seguir a su madre a cualquier lugar, pero le tenía miedo a la luz, por lo que solamente podía salir de casa al anochecer. 

Te puede interesar: Niña muere tras ser sometida a una mutilación genital 

A los tres años, Anna era feliz al abrazar y besar a su osito de peluche, pero no le gustaba besar a las personas.

Síguenos en Instagram y entérate de las noticias trend de la semana.