Secciones
Murió al retrasar un tratamiento contra el cáncer para salvar a sus bebés
Mundo

Murió al retrasar un tratamiento contra el cáncer para salvar a sus bebés

La mujer se enteró de que tenía un melanoma que se había extendido a su cerebro cuando ya estaba embarazada de gemelos

por LaVerdad

Murió al retrasar un tratamiento contra el cáncer para salvar a sus bebés

Murió al retrasar un tratamiento contra el cáncer para salvar a sus bebés

Danielle Dick, una mujer de 32 años de Estados Unidos, ha muerto tras retrasar un tratamiento contra el cáncer para proteger la vida de sus gemelos.

La joven estaba al comienzo de su segundo embarazo cuando comenzó a sufrir intensos dolores de cabeza. Ella creyó que se trataba de uno de los síntomas del embarazo y aplazó su visita al médico.

Sin embargo, a las 17 semanas de gestación, unas pruebas revelaron que Danielle, quien se había curado totalmente de un cáncer de piel cinco años antes, tenía un melanoma en estado cuatro que se había extendido a su cerebro.

Los médicos le explicaron que tenía un 20% de probabilidades de sobrevivir durante cinco años si comenzaba inmediatamente a recibir radioterapia, pero ella sabía que esto podía matar a sus bebés y por eso se negó a someterse a dicho tratamiento.

A las 29 semanas de embarazo, Danielle dio a luz a los bebés, tras lo cual fue sometida a un tratamiento intensivo, aunque ya era demasiado tarde: poco tiempo más tarde falleció en su cama del hospital en Houston rodeada de su familia. "La enfermedad se propagó más rápido de lo que nadie esperaba", escribió Rachel Miller, la hermana de Danielle, en la página GoFundMe de la familia.

Los médicos creen que el cáncer fue causado por un lunar que le extirparon en el año 2011. Tyler, el marido de Danielle, notó que la joven tenía en la espalda un lunar extraño, pero un dermatólogo le dijo que era benigno y que no se preocupara por ello. Sin embargo, el lunar volvió a crecer, por lo que fueron a un médico en busca de una segunda ocasión.

En esta ocasión, la biopsia confirmó que se trataba de un melanoma y los médicos le retiraron el lunar a finales de 2011.

Tras la operación y varios chequeos con el dermatólogo, Danielle fue considerada libre de cáncer cinco años después, tras lo cual siguió adelante para dar a luz a su hija Taylor, quien acogió con gran ilusión la noticia de que tendría dos hermanos.

Sin embargo, no fue hasta abril cuando se enteraron de que el melanoma había vuelto, esta vez a su cerebro y su estómago.

Temas

Comentarios

Te puede interesar