Mundo

Maxwell renuncia a nacionalidad francesa y británica a cambio de su liberación

Maxwell renuncia a nacionalidad francesa y británica a cambio de su liberación

Es la tercera ocasión que Ghislaine Maxwell solicita la libertad bajo fianza, esta vez con el argumento de que al dejar su ciudadanía francesa y británica no buscará fugarse a esos países en busca de asilo.

Por Carlos Luna Chay

23/02/2021 06:51

Ghislaine Maxwell, ex pareja de Jeffrey Epstein acusada de colaborar en su círculo de pedofilia, ofreció renunciar a su estatus como ciudadana del Reino Unido y de Francia a cambio de salir de prisión bajo fianza.

La ex madame de Epstein ya ha solicitado la fianza en dos ocasiones, ofreciendocantidades multimillonarias en dólares a cambio de esperar a ser juzgada en libertad, pero esta se le ha negado en ambos casos por el inminente riesgo de fuga, según la jueza Alison Nathan del Tribunal de Manhattan, Nueva York.

Según The Guardian, para los abogados de Maxwell el hecho de que esté dispuesta a renunciar a su ciudadanía francesa y británica debe considerarse una señal de que no tiene intenciones de fugarse a esos países, pero ofrecieron formalizar la desnacionalización después de que la acusada quede en libertad bajo fianza.

"Si el tribunal considera que es una condición necesaria para la liberación, la Sra. Maxwell iniciará formalmente el procedimiento para renunciar a su ciudadanía extranjera", escribieron los abogados en su solicitud judicial el martes.

Maxwell nació en Francia en 1961 y creció en el Reino Unido, siendo hija del magnate de los medios de comunicación Robert Maxwell. Ha vivido en los Estados Unidos durante las últimas tres décadas, según The Guardian.

Intentos de obtener libertad bajo fianza

Como hemos divulgado activamente en La Verdad Noticias, tras ser detenida en julio de 2020, Maxwell permanece encerrada en el Centro de Detención Metropolitano en Brooklyn acusada de participar en el esquema de explotación sexual y abuso de menores de edad de Jeffrey Epstein, quien se suicidó en su celda en la misma prisión antes de ser juzgado.

La defensa de la socialité dijo, poco después de su detención, que esta debería poder obtener la libertad bajo fianza debido a la pandemia de COVID-19 y su impacto en las personas detenidas dentro de la misma prisión.

En noviembre, Maxwell fue aislada en la prisión por un posible contagio de COVID.

Los abogados dijeron que Maxwell no representa un riesgo de fuga, y aseguraron que está tratando de mantener un “perfil bajo” en medio del escrutinio de los medios de comunicación que han convertido su caso criminal en un “carnaval”.

"La pandemia de COVID-19 representa un riesgo de salud sin precedentes para las personas encarceladas, y las restricciones relacionadas con COVID-19 en las comunicaciones de los abogados con los detenidos previos al juicio afectan significativamente la capacidad del acusado para preparar su defensa", escribieron los abogados.

A principios de diciembre, el equipo legal de la ex aliada de Jeffrey Epstein ofreció 28.5 millones de dólares por su liberación, junto con la capacidad de ser monitoreada las 24 horas del día por un guardia elegido por las autoridades federales que garantizara que no escape, pero la respuesta del tribunal fue el mismo.

La realidad de Maxwell en prisión

Desde el principio del procedimiento legal contra Ghislaine Maxwell, sus abogados han denunciado una serie de abusos por parte del personal de seguridad, y que las las condiciones de la miembro de la élite británica en la cárcel son “opresivas”.

Maxwell, dijeron sus defensores, está sujeta a una vigilancia constante y es sometida a frecuentes revisiones sin ropa. También señalan que su sueño es interrumpido por carceleros con linternas que la visitan cada 15 minutos para verificar que siga con vida, la han privado de comer y de comunicarse con su familia y amigos.

Un reporte de ABC News, que cita fuentes cercanas al caso, afirma que la confidente del delincuente sexual Jeffrey Epstein recibió ropa hecha de papel una vez que fue ingresada en el Centro de Detención Metropolitano de Brooklyn, esto para evitar cualquier riesgo de que ella quiera atentar contra su propia vida.

Según reportes, la presunta delincuente sexual también estaba perdiendo parte de su cabello en prisión.

Por toda respuesta, los fiscales federales dijeron que Maxwell no la estaba pasando tan mal, afirmando que es liberada durante 13 horas al día, cuenta con una ducha propia, teléfono y cuenta con el uso exclusivo de dos computadoras que su defensa solicitó, además de tener su propia televisión.

"Esas condiciones la distinguen de los reclusos de la población general, sin mencionar a otros reclusos bajo custodia protectora”, dijeron las autoridades en su presentación contra la segunda solicitud de fianza.

Antes de su detención, la mujer de 59 años había estado escondida de las atuoridades federales estadounidenses en una propiedad de lujo en New Hampshire, Nueva Inglaterra, acusada de una serie de graves delitos sexuales que incluyen conspiración para atraer menores para participar en actos sexuales ilegales, incitar a un menor a viajar para participar en actos sexuales ilegales y transportar a un menor con la intención de participar en una actividad sexual ilegal.

Quiere evadir vínculos con Epstein

En octubre de 2020, la acusada hizo una solicitud al tribunal para que no fueran liberadas más de 400 páginas de una declaración sellada hasta entonces sobre una demanda civil por un caso de 2015 contra Epstein que la involucra.

RT informó en ese momento que uno de los abogados de Maxwell, Adam Mueller, urgió al Tribunal de Apelaciones del Circuito 2 de Nueva York a dar marcha atrás a la orden de desclasificar dichas declaraciones, que calificó como de tipo “íntimas, sensibles y personales”.

“Nos preocupa preservar el status quo. Va a haber un juicio penal público, y todo esto se transmitirá en audiencia pública ... Creemos que eso reivindica el interés público también”, dijo Mueller.

Virginia Guiffre, presunta víctima de Esptein dijo en 2015 que Maxwell colaboró para esclavizarla sexualmente.

La jueza Loretta Preska había puesto a disposición una gran cantidad de documentos argumentando que el derecho del público a conocer su contenido es mayor que el reclamo de Maxwell sobre su privacidad.

En la demanda civil contra Epstein, una de sus presuntas víctimas, Virginia Guiffre, dijo que el depredador sexual y su compañera la habían presionado para participar en actos sexuales con personas de su círculo social, incluido el príncipe Andrew.

El abogado de la socialité dijo, refiriéndose a las respuestas que Maxwell dio durante los interrogatorios en 2015, que ella dijo cosas que podrían ser tan “reveladoras” como la admisión de un crimen.

La defensa dijo que la mala publicidad de revelar "detalles íntimos, sensibles y personales" de la deposición de Maxwell podría socavar su capacidad para defenderse de los cargos criminales por haber permitido los abusos sexuales de Epstein. La solicitud también fue negada.

Clonan al primer hurón de patas negras en Estados Unidos, ¿salvarán a la especie de la extinción? Síguenos en Instagram para mantenerte informado.