Secciones
Líder derrocada, Aung San Suu Kyi, condenada a 4 años de prisión
Mundo

Líder derrocada de Myanmar, Aung San Suu Kyi, condenada a 4 años de prisión

El secretario de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña calificó la sentencia como "otro intento espantoso" del régimen militar de Myanmar.

por ErickPeraza

Líder derrocada, Aung San Suu Kyi, condenada a 4 años de prisión

Líder derrocada, Aung San Suu Kyi, condenada a 4 años de prisión

La derrocada líder democráticamente electa de Myanmar, Aung San Suu Kyi, fue declarada culpable el lunes de cargos que incluyen incitación y sentenciada a cuatro años de prisión, según confirmó a NBC News una fuente con conocimiento directo del caso.

La fuente agregó que están preocupados por la seguridad de Suu Kyi. Cuando se les preguntó qué sigue para el movimiento democrático del país, dijeron que están "esperando lo mejor, pero preparados para lo peor".

El derrocado presidente Win Myint también fue sentenciado a cuatro años, según la fuente. No se dio ninguna indicación de dónde los dos cumplirán sus condenas.

El ejército derrocó a Suu Kyi, líder del gobierno civil del país, en febrero. En ese momento, había instado a la gente a oponerse a la toma del poder por parte de los militares.

El Reino Unido y la Unión Europea, que anteriormente han pedido la restauración de la democracia en Myanmar, condenaron el veredicto.

Líder derrocada de Myanmar, Aung San Suu Kyi, condenada a 4 años de prisión
La líder democráticamente electa fue derrocada tras un golpe militar.

"La sentencia de Aung San Suu Kyi es otro intento espantoso del régimen militar de Myanmar para reprimir la oposición y reprimir la libertad y la democracia", dijo la secretaria de Relaciones Exteriores, Liz Truss, en un comunicado.

El jefe de política exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, calificó el juicio y la sentencia como "otro paso hacia el desmantelamiento del estado de derecho y una nueva violación flagrante de los derechos humanos en Myanmar".

Mientras tanto, la comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, calificó el juicio de "farsa" y dijo que tenía "motivaciones políticas".

“Estos casos no pueden dar un barniz legal a la ilegitimidad del golpe y el gobierno militar”, dijo.

Líder de Myanmar derrocada y sentenciada

Suu Kyi, de 76 años, fue declarada culpable de incitar a los disturbios públicos contra los militares y de violar las reglas de COVID-19 en una audiencia a puerta cerrada. Las autoridades de Myanmar impusieron una orden de silencio al abogado de Suu Kyi, Khin Maung Zaw, en octubre, diciendo que sus comunicaciones podrían causar inestabilidad.

El caso de incitación involucró declaraciones publicadas en la página de Facebook de su partido después de que ella y otros líderes del partido ya habían sido detenidos por el ejército, mientras que el cargo de coronavirus involucró una aparición en la campaña antes de las elecciones de noviembre del año pasado que su partido ganó por abrumadora mayoría.

Estos no son los únicos cargos contra Suu Kyi, quien fue detenida después de la toma de posesión. Los veredictos en dos casos relacionados con su presunta propiedad de walkie-talkies, supuestamente encontrados cuando los soldados allanaron su casa a principios del 1 de febrero, vencen a finales de este mes.

También ha sido acusada de una lista de otros delitos, incluida la importación ilegal y la violación de la Ley de secretos oficiales.

Se considera que los casos en su contra son un artificio para desacreditarla y evitar que se presente a las próximas elecciones. La constitución prohíbe que cualquier persona encarcelada después de haber sido condenada por un delito ocupe un cargo importante o se convierta en legisladora.

Estados Unidos, varios países europeos, junto con Australia, Nueva Zelanda y Corea del Sur se han opuesto a la toma del poder militar y han pedido el regreso a la democracia.

Suu Kyi dirigió un gobierno civil después de que su partido ganara en las elecciones de 2015 convocadas después de que el ejército se alejara de medio siglo de gobierno directo. Eso terminó en febrero cuando los militares detuvieron a Suu Kyi y a otros funcionarios del partido Liga Nacional para la Democracia después de las elecciones de noviembre de 2020 en las que los militares perdieron escaños.

Los líderes militares afirmaron en ese momento que la elección fue fraudulenta, pero Estados Unidos ha dicho que era creíble. El líder militar del país dijo este verano que se realizarían nuevas elecciones en los próximos dos años.

En los días que siguieron a la toma de posesión, los manifestantes de todo el país salieron a las calles y se enfrentaron a las fuerzas de seguridad que utilizaron fuerza letal contra ellos.

La ONU ha dicho que más de 1,300 personas han muerto en violencia política desde que los militares tomaron el control.

El domingo, la ONU condenó un ataque reportado contra civiles desarmados en Yangon, con un vehículo perteneciente a las fuerzas de seguridad que embistió a los manifestantes y luego les disparó con munición real.

Suu Kyi, cuya reputación se vio empañada en 2017 por el trato que dio el país a la minoría de la población musulmana rohingya, había estado bajo arresto domiciliario durante unos 15 años por parte del ejército. En 1991 recibió el Premio Nobel de la Paz en ausencia por defender la democracia y los derechos bajo la junta gobernante de Myanmar.

El mes pasado, el periodista estadounidense Danny Fenster, uno de los varios periodistas que fueron encarcelados después de la toma de posesión, fue puesto en libertad en Myanmar.

Había sido condenado por difundir información falsa o incendiaria, ponerse en contacto con organizaciones ilegales y violar las regulaciones de visas y fue condenado a 11 años de trabajos forzados.

En La Verdad Noticias seguiremos las noticias más recientes de Myanmar como que un camión militar embistió contra un grupo de manifestantes.

Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado.

Temas

Comentarios