Secciones
Le pagan 100 euros a un mendigo para que se tatúe un nombre en la frente.
Mundo

Le pagan 100 euros a un mendigo para que se tatúe un nombre en la frente

El mendigo de 19 años fue golpeado días después de tatuarse por desconocidos que le quitaron el dinero. 

por La Verdad

Le pagan 100 euros a un mendigo para que se tatúe un nombre en la frente.

Le pagan 100 euros a un mendigo para que se tatúe un nombre en la frente.

Un grupo de turistas ingleses que celebraba una despedida de soltero en España ha utilizado a un joven polaco mendigo como blanco de sus burlas, ya que le han pagado 100 euros por tatuarse el nombre del novio en la frente.

Este es un nuevo caso de aporofobia (odio a la pobreza) ha desatado la indignación en Benidorm.

La historia ha sido denunciada públicamente por la Asociación Empresarial Británica de Benidorm y de ella se ha hecho eco el tabloide británico The Sun. Según ha explicado esta mañana la presidenta de dicha asociación en el programa de la Ser Hoy por Hoy, Karen Kowles, Tomek, de 19 años, se encontró hace unos días con un centenar de ingleses que celebraban una despedida de soltero y lograron convencerle para acudir a un establecimiento especializado y tatuarse en la frente el nombre del novio junto a su dirección: Jamie Blake, North Shields, N28.

Le pagan 100 euros a un mendigo para que se tatúe un nombre en la frente.

Tomek recibió a cambio 90 libras, unos 100 euros. Días después, mientras dormía en la playa, sufrió un atraco en el que unos desconocidos le robaron las últimas monedas que le quedaban para comer. Él mismo se lo contó a Kowles cuando le preguntó por la herida que lucía en el cuello.

La fundación RAIS (Red de Apoyo a la Integración Sociolaboral) ha condenado este martes los hechos, en los que se muestra “un trato degradante” hacia una persona que se halla en “situación de vulnerabilidad y de exclusión social”. 

Personas de la calle violentadas

Luis Carlos Perea, director de Causa de esta organización, ha asegurado que este tipo de comportamientos es una “expresión de la violencia que sufren las personas que viven en la calle”.

Una de cada tres ha recibido insultos o ha sido objeto de vejaciones y una de cada cinco ha padecido una agresión física, de acuerdo con datos recabados por el Observatorio Hatento. 

“Cada seis días muere una persona sin hogar en España. La calle mata”, señala el portavoz de la fundación, que reclama a las administraciones el desarrollo de medidas contra la falta de vivienda y otras iniciativas previstas en la estrategia gubernamental contra el fenómeno del ‘sinhogarismo’.

Entre esas medidas destaca una regulación expresa en el Código Penal de la agravante de aporofobia en los llamados delitos de odio, algo que ha propuesto ya en el Congreso el grupo parlamentario de Unidos Podemos-En Comú Podem y En Marea. 

“Hemos hablado con todos los grupos políticos y hay un consenso sobre la necesidad de reconocerlo”, afirma Perea.

Le pagan 100 euros a un mendigo para que se tatúe un nombre en la frente.

Odio a la pobreza

La aporofobia, reconocida como palabra del año de 2017, fue el término que acuñó la filósofa española Adela Cortina en 2015 para describir el odio a la pobreza y a la exclusión social. La intelectual lo explica así en su obra Aporofobia, el rechazo al pobre: 

"No repugnan los orientales capaces de comprar equipos de fútbol o de traer lo que en algún tiempo se llamaban 'petrodólares', ni los futbolistas de cualquier etnia o raza, que cobran cantidades millonarias pero son decisivos a la hora de ganar competiciones. Por el contrario, las puertas se cierran ante los refugiados políticos, ante los inmigrantes pobres, que no tienen que perder más que sus cadenas. (...) Las puertas de la conciencia se cierran ante los mendigos sin hogar, condenados mundialmente a la invisibilidad”.

Temas

Comentarios