Mundo

Laura dañó monitores para medir la fuga de sustancias venenosas en Luisiana

Laura dañó monitores para medir la fuga de sustancias venenosas en Luisiana

Laura provocó apagones masivos en Luisiana, que afectaron a equipos para detectar sustancias peligrosas en el aire que se filtraron de plantas de cloro, petróleo y gas.

Por La Verdad

31/08/2020 10:36

El paso del huracán Laura por el estado de Luisiana provocó el incendio en una planta de cloro, el cierre abrupto de refinerías de petróleo y gas que están filtrando emisiones venenosas en el aire, pero Laura también dañó algunos monitores de aire que son clave para alertar a la población acerca del peligro que todo esto representa.

La portavoz ambiental de Luisiana, Greg Langley, señaló que desconoce cuáles serían otros riesgos importantes para la salud industrial derivados del paso de la tormenta por el estado, y afirmó que la prioridad actualmente es restaurar los servicios de energía eléctrica y agua potable.

Residentes y activistas por el medio ambiente han señalado a las autoridades del estado por presuntamente brindar información escasa acerca de la calidad del aire, toda vez que Luisiana alberga algunas de las comunidades con mayor riesgo de padecer cáncer en el país al contar con docenas de plantas industriales de petróleo, petroquímicos y otras sustancias peligrosas, según la Agencia de Protección Ambiental.

Ocultan información sobre el aire en Luisiana

En el área de Lake Charles, con refinerías, un importante proyecto de gas natural y otros sitios industriales, los residentes "generalmente no obtienen ninguna información excepto lo que publica la industria", dijo Carla Chrisco, una abogada de Lake Charles que evacuó la ciudad antes que Laura. 

El área estuvo entre las más afectadas el jueves. Laura azotó partes de la costa de Texas-Louisiana con vientos de hasta 150 mph (240 kph) y una marejada ciclónica que, según el gobernador de Louisiana, John Bel Edwards, subió hasta 15 pies (4.5 metros).

Un apagón eléctrico que privó de energía a cientos de miles de personas y se espera que dure semanas ha dejado fuera de línea los monitores de aire fijos del estado en las comunidades azotadas por la tormenta.

Tres días después de Laura no había surgido ninguna noticia de ninguna amenaza industrial importante aparte del incendio de la planta de cloro. 

Las instalaciones de petróleo y gas que, según el Departamento de Energía de Estados Unidos, representan el 13% de la capacidad de las refinerías del país  fueron cerradas como precaución a lo largo de un tramo industrializado de aproximadamente 60 millas desde Port Arthur, Texas, hasta Lake Charles antes del huracán.

Los cierres abruptos y los eventuales reiniciosprovocados por los huracanes generalmente significan la emisión de hasta millones de libras de hollín, metales pesados y otros peligros adicionales que causan cáncer de las chimeneas de las refinerías.

Un incendio en una planta que fabrica productos químicos para piscinas en Westlake, parte del área más grande de Lake Charles,  lleva días emitiendo suficiente cloro al aire para ser detectado por los monitores de mano de los trabajadores de emergencia, dijo Langley. 

Los niveles de cloro no eran lo suficientemente altos como para justificar la evacuación, dijeron las autoridades, aunque los residentes del área industrial alrededor de la planta tenían órdenes de refugiarse dentro de sus casas durante días después de la llegada de Laura.

Te puede interesar:Luisiana en ruinas, hay 6 muertos y remanentes del huracán Laura forman tornados

Texas ha solicitado la ayuda de la EPA para buscar cualquier escape peligroso al aire no descubierto hasta ahora después del huracán, pero Louisiana, con la excepción del incendio de la planta de cloro, no lo ha hecho, dijo el portavoz de la EPA James Hewitt.