Mundo

Las 5 mejores hipótesis sobre las secuelas del Coronavirus

Las 5 mejores hipótesis sobre las secuelas del Coronavirus

Desde secuelas pulmonares hasta secuelas neurológicas son algunas de las hipótesis que el Coronavirus ha dejado a su paso durante esta pandemia. 

Por G. Medina

14/04/2021 12:40

Una resiente investigación sugiere que al menos el 10 por ciento de las personas enfermas de Coronavirus tienen secuelas a largo plazo, esto incluso después de que su cuerpo aparentemente haya eliminado el virus.

Según Akiko Iwasaki, inmunóloga de la facultad de Medicina de Yale la afección conocida como “Covid prolongado” ha surgido como una característica aterradora de la pandemia.

La Mejores hipótesis de las secuelas del Coronavirus.

Esto quiere decir que a pesar de que disminuyan las hospitalizaciones y las muertes, millones de personas en todo el mundo seguirán sufriendo las consecuencias de la enfermedad.

También es posible que el coronavirus cause diferentes síntomas a largo plazo incluso con más frecuencia que otras infecciones. Hoy La Verdad Noticias tiene las 5 mejores hipótesis sobre lo que no sabemos de las secuelas del Coronavirus. 

Hipótesis de las secuelas del Coronavirus:

El virus en realidad no abandona el cuerpo

Núcleos celulares (azul) infectados por SARS-CoV-2 (áreas rojas), el virus que causa Covid-19.

La primera explicación de lo que podría causar secuelas persistentes en las personas que han sido infectadas con Covid-19 es la más simple: el virus o sus componentes aún pueden estar al acecho en algún lugar del cuerpo, mucho después de que una persona comience a dar negativo.

A lo largo del tiempo se ha aprendido de otras enfermedades virales, en donde en algunos casos, los patógenos no eliminan completamente el cuerpo

"Sale de la sangre, pero entra en el tejido en un nivel bajo, el intestino, incluso quizás el cerebro en algunas personas que están realmente enfermas, y tienes un deposito del virus que permanece y eso genera mucha inflamación y síntomas".

Estos depósitos virales se han documentado después de infecciones con muchos otros patógenos. 

Durante la epidemia de ébola de 2014-2016, surgieron estudios que muestran que el virus del Ébola podría permanecer en el ojo y el semen. 

Hubo hallazgos similares durante la epidemia de Zika de 2015-2016 cuando los funcionarios de salud advirtieron sobre la posibilidad de que el Zika pudiera transmitirse sexualmente. 

Una explicación relacionada de lo que podría estar sucediendo con los pacientes con Covid durante mucho tiempo es lo que Iwasaki llama "fantasmas virales". 

Si bien el virus intacto puede haber abandonado el cuerpo, "puede haber ARN y proteínas del virus que persisten y continúan estimulando el sistema inmunológico".

"Es casi como tener una infección viral crónica: sigue estimulando el sistema inmunológico porque el virus o los componentes virales todavía están allí y el cuerpo no sabe cómo apagarlos".

Estudios recientes documentaron el ARN y la proteína del coronavirus en una variedad de sistemas corporales, incluidos el tracto gastrointestinal y el cerebro.

En autopsias de personas con síndrome de fatiga crónica, los investigadores también encontraron ARN y proteínas de enterovirus en el cerebro de los pacientes, incluso, en un caso, en la región del tronco encefálico.

El tronco cerebral controla los ciclos del sueño, la función autónoma y los síntomas similares a los de la gripe que desarrollamos en respuesta a la inflamación y las lesiones.

Si esa área de la señalización cerebral se desregula por un virus, puede resultar en un conjunto de síntomas que cumplen con los criterios de diagnóstico para prolongar los efectos del Covid. 

Se despiertan otros patógenos que acechan en el cuerpo

Después de enfermar de Covid otras enfermedades llegan a surgir.

Otros patógenos que ya estaban al acecho en el cuerpo antes de una infección por coronavirus también podrían irritar los síntomas. 

Por ejemplo, los virus de la familia del herpes, como el de Epstein-Barr mejor conocido como mononucleosis o la varicela zóster, estas permanecen latentes en el cuerpo para siempre. En condiciones normales, el sistema inmunológico puede mantenerlos bajo control.

“Entonces, por ejemplo, el 90 por ciento de las personas en el mundo ya tienen virus del herpes”, dijo Proal. “Pero en esos pacientes, el sistema inmunológico los mantiene en un lugar donde no pueden replicarse, donde no pueden expresar proteínas. Están un poco controlados".

Pero luego aparece Covid-19 y, de repente, estos otros virus tienen la oportunidad de afianzarse nuevamente. Con el sistema inmunológico atado a la lucha contra el Covid-19, los otros virus pueden volver a despertar. Y ellos, no el coronavirus, impulsan los síntomas.

El sistema inmunológico enciende el cuerpo

El virus logra engañar fácilmente al sistema inmunológico.

Otra hipótesis clave es que los pacientes de “Covid prolongado” han desarrollado un trastorno autoinmune. 

El virus interrumpe la función inmunológica normal, provocando que falle, de modo que las moléculas que normalmente se dirigen a invasores extraños, como los virus, se activan en el cuerpo.

Estos "anticuerpos rebeldes", conocidos como autoanticuerpos, "atacan elementos de las defensas inmunitarias del cuerpo o proteínas específicas en órganos como el corazón".

Se cree que el ataque es distinto de la tormenta de citocinas, un trastorno agudo del sistema inmunológico que apareció como una amenaza potencial al principio de la pandemia.

El virus crea proteínas que parecen proteínas o tejidos humanos, y eso engaña al sistema inmunológico".

El microbioma se sale de control

Los problemas intestinales son frecuentes.

También es posible que el coronavirus pueda agotar microorganismos importantes en el microbioma intestinal: los billones de bacterias, virus y hongos que viven dentro y sobre el cuerpo.

En un estudio pasado, los investigadores rastrearon muestras de sangre y heces de 100 pacientes hospitalizados con infección por SARS-CoV-2, y probaron algunas hasta 30 días después de que eliminaron el virus. 

También recolectaron muestras de un grupo de control para comparar y encontraron que la infección por Covid-19 estaba relacionada con un “microbioma intestinal simbiótico”.

Esto incluso después de que el virus despejó el tracto respiratorio, también plantearon la hipótesis de que podría contribuir a los problemas de salud persistentes que están experimentando algunos pacientes.

“En condiciones de salud, esas comunidades se encuentran en un estado de equilibrio. Es como un bosque, como si diferentes organismos estuvieran haciendo cosas diferentes, pero está en un estado armonioso”.

Pero Covid-19 podría provocar un desequilibrio en el microbioma. Y una gran cantidad de síntomas están relacionados con la disbiosis del microbioma. 

El síndrome del intestino irritable o incluso los síntomas neuro inflamatorios pueden ser impulsados por estos ecosistemas cuando también se desequilibran ".

El cuerpo está lesionado

El Covid deja al cuerpo muy lesionado.

Es posible que el virus haya desaparecido del cuerpo pero quizás haya dejado lesiones a su paso algunas cicatrices en los pulmones o daños en el corazón, estas lesiones pueden dar lugar a síntomas.

Según un informe preliminar reciente en el que participaron 201 pacientes, el 70 por ciento tenía deficiencias en uno o más órganos cuatro meses después de que aparecieran los síntomas iniciales de Covid-19

En otra investigación no publicada, los radiólogos de la Universidad del Sur de California rastrearon la recuperación pulmonar de los pacientes hospitalizados mediante TC exploraciones. 

Encontraron que un tercio tenía cicatrices causadas por la muerte del tejido más de un mes después. Otros pacientes pueden tener daño cerebral que causa secuelas neurológicas.

También hay una evidencia creciente de una lesión cardíaca generalizada, incluso en pacientes que no están hospitalizados. 

En un estudio de cardiología de JAMA, los investigadores realizaron resonancias magnéticas cardíacas en 100 pacientes en Alemania que se habían recuperado en los últimos dos o tres meses. Un asombroso 78 por ciento todavía tenía anomalías cardíacas.

Pacientes con coronavirus que tuvieron que ser ingresados en unidades de cuidados intensivos, hay una explicación relacionada: 

Mucho antes de la pandemia, la comunidad de cuidados intensivos acuñó un término para los síntomas persistentes que las personas experimentan con frecuencia después de las estadías en una UCI por cualquier motivo, desde el cáncer hasta la tuberculosis. 

Estos síntomas incluyen debilidad muscular, confusión mental, trastornos del sueño y depresión: las secuelas de un cuerpo acostado en una cama de hospital durante días y lesiones o efectos secundarios de los tratamientos que recibieron los pacientes, incluida la intubación.

El término "síndrome post-cuidados intensivos" fue "creado para crear conciencia y educación, porque muchos de nuestros sobrevivientes de la UCI iban a su médico de atención primaria diciendo que estaban fatigados".

La vacuna Covid y sus efectos

En victimas del Covid la vacuna ha dado diferentes resultados.

Existe una idea que ha estado circulando de la vacuna Covid-19: algunos enfermos de Covid prolongado informan que sus síntomas mejoran después de vacunarse. 

Pero otros han informado que se sienten peor, y otros no notan diferencia. Por lo tanto, los investigadores están compitiendo para comprender los efectos de la vacunación en Covid prolongado, pero todavía no parece una solución milagrosa.

Los pacientes con la afección y otros síntomas crónicos "médicamente inexplicables", todavía son minimizados y descartados con demasiada frecuencia por los profesionales de la salud.

Sus síntomas inexplicables pueden provocar una duda en absoluto en los profesionales de la salud que están capacitados para considerar la retroalimentación de los pacientes como la "forma más baja de evidencia, incluso bajo investigación en ratones". 

La situación puede ser aún más desafiante para los pacientes que nunca tuvieron una prueba de PCR positiva que confirme su diagnóstico de Covid-19. 

Un caso muy peculiar fue el de Hannah Davis, sus síntomas continuos como pérdida de la memoria, dolor muscular, articular y de dolores de cabeza a un año de su enfermedad fueron cuestionamientos que un médico de alto prestigio simplemente dijo no saber que ocurría. 

El médico dijo: 'Estamos viendo a cientos de personas como usted con síntomas neurológicos. Desafortunadamente, todavía no sabemos cómo tratar esto. Ni siquiera entendemos lo que está pasando todavía.

Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado.