Mundo

La paciente de Buenos Aires: se "curó" del VIH tras 12 años sin medicarse

La paciente de Buenos Aires: se "curó" del VIH tras 12 años sin medicarse

La llamada "paciente de Buenos Aires" es un caso único de controladores post tratamiento VIH, pues sus cuerpo mantiene una carga viral invisible que técnicamente se conoce como remisión prolongada.

Por Raúl Luna

12/03/2021 11:23

El caso sin precedentes de una mujer argentina con VIH está desafiando todo lo que los médicos conocían acerca del virus, pues ella lleva 12 años sin tomar medicación alguna para controlarlo, sin que haya rastros de carga viral en su organismo.

Lo único que conocemos de la llamada “paciente de Buenos Aires” es que actualmente tiene 56 años, fue diagnosticada con VIH en 1996 y es un caso único a nivel mundial de remisión prolongada del virus, por lo que sus pruebas negativas están siendo estudiadas por científicos en su país y en Estados Unidos.

Según reportes obtenidos por La Verdad Noticias, la mujer sí comenzó a recibir el tratamiento antirretroviral, que se prolongó de 1998 a 2007, después de su diagnóstico de VIH, cuando tenía 38 años de edad.

El tratamiento antirretroviral es un cóctel de medicamentos que producen una serie de efectos secundarios que pueden ser excesivamente tóxicos.

Residente en la capital argentina, la paciente presenta la característica de que pese a haber sido disgnosticada con una enfermedad avanzada, presenta una remisión prolongada aún 12 años desúés de haber abandonado su tratamiento.

 especial de que podría ser la clave para que los investigadores finalmente encuentren una cura para el VIH, y se une a un pequeño grupo de “controladores posteriores al tratamiento” que son estudiados en todo el mundo.

Dejó su tratamiento contra VIH y mejoró

La razón por la que los pacientes con VIH no pueden abandonar el tratamiento es que se trata de un retrovirus, lo cual significa que su ADN contiene instrucciones para producir nuevos virus en los glóbulos blancos del infectado en lugares aleatorios. Cuando alguien deja de consumir medicamentos antirretrovirales, sus células vuelven a seguir las instrucciones del ADN y producen nuevos virus de VIH.

Desde que la paciente de Buenos Aires abandonó su terapia antirretroviral debido a los terribles efectos secundarios, no solo ha sido capaz de mantenerse con una carga viral indetectable en la sangre y un recuento de CD4 por encima de 500, sino que sus anticuerpos contra VIH han desaparecido, lo que técnicamente provoca que salga negativo en todas las pruebas para el virus.

La paciente de Buenos Aires es capaz de mantener la carga viral casi imperceptible sin consumir medicamentos.

Según un reporte del sitio AIDSMap, las pruebas especializadas no han encontrado rastros de ARN del VIH en la sangre de la mujer, mismos que indican que el patógeno se ha replicado en los tejidos del sistema inmunológico. Pero los médicos no describen a esta paciente única como “curada”, pues las pruebas intensivas han dado con rastros diminutos de VIH en algunas de sus células.

Sin embargo, la comunidad médica y científica no recomienda a las personas con VIH suspender el tratamiento, pues la gran mayoría pueden experimentar un rebrote del virus con una carga viral amplificada, afectando seriamente al sistema inmune y produciendo un descenso en las defensas que puede traer complicaciones.

Primer caso de posible eliminación del VIH

La paciente de Buenos Aires recibió atención médica en un principio después de que le fuera detectada una enfermedad relacionada con el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida o SIDA, por lo que es posible que la detección del VIH en su cuerpo fuera un poco tardía.

Su caso fue conducido desde los primeros años de la enfermedad por dos científicas argentinas: las doctoras Isabel Cassetti y Analía Urueña, dos reputadas investigadoras a nivel mundial sobre el VIH/SIDA. Las expertas presentaron por primera vez el caso de la paciente “C” en un congreso sobre el virus en Australia, según narró la segunda de ellas a Infobae.

Las científicas dieron seguimiento a la paciente de Buenos Aires desde que fue diagnosticada con VIH.

“Allí se nos acercó Clifford Lane, destacado investigador y número 2 de Anthony Fauci en el Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID), y nos dijo: ‘¡Queremos documentar este caso que parece extraordinario. Queremos estudiar a la paciente C!’”.

La doctora Urueña explicó al medio que una vez que el caso llegó a laboratorios en Estados Unidos se confirmó que la mujer no tenía carga del virus detectable en sus reservorios celulares, por lo que de inmediato la contactaron a ella y a su compañera para que les compartieran los estudios originales para verificar el diagnóstico de VIH.

“Por supuesto se los acercamos y certificaron que la paciente C estaba perfectamente diagnosticada”, dijo Urueña, quien trabaja en el Helios Salud de Argentina y actualmente colabora con expertos del Servicio Nacional de Salud y del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, que dirige el doctor Anthony Fauci.

¿Qué son los “Controladores posteriores” al tratamiento de VIH?

Las científicas explicaron que existen tres grandes poblaciones de pacientes con VIH: el primer grupo representa entre un 85 % y un 90 % de quienes reciben un tratamiento antirretroviral combinado; después están los controladores de élite, personas que se infectaron con VIH y que pueden controlar el virus sin necesidad de tratamiento. Estos son entre el 0.5 % y el 1.5 % de la población con VIH.

Existen algunas personas que viven con el VIH por un tiempo, comienzan a recibir terapia antirretroviral (TAR) y logran mantener la supresión de la carga viral a través del tratamiento por meses e incluso años, algo que es conocido como una “cura funcional” del VIH, según explica AIDSMap.

Se cree que el control post tratamiento VIH es más posible en pacientes que son diagnosticados de forma temprana.

Estos casos se han registrado en muy pocas personas en el mundo, mismas que han sido designadas como controladores post tratamiento del VIH. Los científicos esperan que estudiar a esta población y los mecanismos detrás de su capacidad para controlar el VIH puede ser útil para hallar formas de inducir respuestas similares a la población general con el virus.

Según el doctor Asier Saez CIRION, investigador principal del estudio VISCONTI, realizado en Francia en 2013, el ejemplo de la paciente “C” de Buenos Aires es un caso interesante debido a la evaluación clínica, inmunológica y virológica tan completa que se ha conseguido en los 12 años en los que no ha recibido el tratamiento.

La otra paciente que “venció” el VIH

El segundo caso registrado de alguien que parece haber superado el VIH/SIDA pertenece a Loreen Willenberg, una mujer que fue diagnosticada con el virus en 1992. En 2020, a sus 66 años, su caso se dio a conocer por un grupo de investigadores a través de la revista Nature.

Los investigadores analizaron 1.500 millones de células sanguíneas de la señora Willenberg y en ninguno de los casos encontraron rastros de ADN del virus.

El estudio fue realizado con personas pertenecientes al 1 % de los controladores de élite. CNN citó a uno de los autores del estudio, Steve Deeks, experto en SIDA de la Universidad de California, para quien la investigación en la que se incluyó a Willenberg “sugiere que el tratamiento en sí mismo puede curar a las personas, lo cual va en contra de todo el dogma” sobre esta enfermedad.

La señora Willenberg, a diferencia de la paciente argentina, era considerada una controladora élite.

“Este grupo único de individuos me proporcionó una especie de prueba del concepto de que, con la respuesta inmunitaria del huésped, es posible lograr lo que, en términos clínicos, es una cura”, sostuvo Geeks.

Para las virólogas argentinas que atendieron por primera vez el caso de la paciente de Buenos Aires es más conveniente utilizar el término “remisión virológica sostenida” en vez de denominarse una “cura funcional”, pues hasta el momento no se ha encontrado un paciente que no tenga fragmentos del virus en sangre periférica ni en ninguno de los reservorios de sus células.

La paciente de Buenos Aires, entonces, es el mejor caso de remisión prolongada y ofrece la esperanza de que el VIH sea controlado sin que tengan que someterse a tratamientos excesivamente tóxicos contra VIH. La clave, dicen las expertas, podría hallarse en el diagnóstico temprano y la rápida intervención del tratamiento antirretroviral, con lo que los pacientes tendrían mejores condiciones para la remisión prolongada del virus.

¿Variante brasileña de Coronavirus podría afectar a toda Latinoamérica? Síguenos en Google News para mantenerte informado.