Mundo

Israel está volviendo a la normalidad y no todo es gracias a las vacunas

Israel está volviendo a la normalidad y no todo es gracias a las vacunas

La exitosa campaña de vacunación COVID-19 de Israel es solo una de las medidas que el país  ha implementado para iniciar su regreso a la normalidad.

Por Raúl Luna

24/02/2021 08:03

Israel se ha convertido en el ejemplo mundial de la eficacia de las vacunas COVID-19, siendo el país con la campaña de vacunación más adelantada hasta el momento con casi la mitad de su población ya inoculada.

Desde el domingo, el país comenzó a reabrir algunas partes de su economía y permitió el acceso a tiendas, algunos centros comerciales y lugares de ocio, en un escenario que nos da las primeras ideas de un mundo post pandémico.

Según un reporte de DW, hasta este miércoles Israel ha administrado más de 3.67 millones de primeras dosis de la vacuna de Pfizer-BioNtech, tras poco más de dos meses de haber iniciado su exitosa campaña de vacunación.

Además de ese 40 % de la población del país, otro 28 % ya recibió la segunda dosis y más del 80 % de los adultos mayores de 60 años ya se han vacunado, y la campaña ha alcanzado tal éxito que ya hay vacunas disponibles para cualquier persona mayor que desee vacunarse contra COVID-19.

¿Cómo logró el país de 8.8 millones de habitantes superar a los países poderosos de la Unión Europea al punto de que justo ahora tiene una oferta de vacunas mayor a la necesidad de su población?

La estrategia de vacunación israelí

Israel tiene licencia para utilizar la vacuna COVID-19 de Moderna y de Pfizer. Sin embargo, a estas alturas ni siquiera ha comenzado a utilizar las dosis de Moderna. Todo gracias a los términos especiales que el gobierno de Netanyahu negoció con los fabricantes.

Para que su vacunación fuera lo más rápida posible, Israel aceptó pagar un poco más por cada dosis de la vacuna Pfizer y asumió la responsabilidad por el transporte y almacenamiento seguros de las vacunas, según NBC.

El país de Oriente Medio también hizo un trato con las farmacéuticas, que no dejarán de proveer de vacunas hasta que el 95 % de su población ya haya sido vacunada. A cambio, Israel entrega semanalmente una inmensa cantidad de datos de su propia vacunación que ayudan a las farmacéuticas a mejorar la producción, todo esto gracias al sistema de salud digitalizado del país que también agiliza la inoculación.

El excedente de vacunas en Israel permitirá al país donar algunas de sus dosis a 19 países aliados.

Pero las vacunas no lo son todo en el éxito contra COVID-19: el uso de mascarillas y el distanciamiento social siguen vigentes incluso cuando las hospitalizaciones se han reducido de manera significativa gracias a las inyecciones.

Tras cometer el error de reabrir las escuelas antes de tiempo, confiados por el control que tenían sobre los casos, las autoridades israelíes también han optado por mantener a los estudiantes tomando clases desde casa.

La lucha contra la desinformación

The Guardian reportó esta semana las intenciones de Israel de persuadir a las personas a que se vacunen incluyendo pases a restaurantes, hoteles y conciertos, como una medida para combatir la resistencia a aplicarse las vacunas y a las pruebas de COVID-19 que deben realizarse cada dos días.

Además, el Ministerio de Salud amplió sus esfuerzos y el número de personal en medios digitales para combatir la desinformación ante vacunas en Internet, con la esperanza de bloquear las afirmaciones falsas sobre ella en redes sociales.

El temor actual de Israel ya dejó de ser la compra de las dosis. Según The Guardian, febrero ha sido el mes más bajo en cuestión de vacunas aplicadas, con la extraña estadística de que por primera vez hay más hospitalizaciones de personas mayores de 16 años que de personas de la tercera edad.

El primer ministro Benjamin Netanyahu se vacunó en vivo por televisión para promover la vacunación.

Según las estadísticas del Ministerio de Salud, aunque hay vacunas disponibles para toda persona mayor que quiera, menos de 60.000 personas se han vacunado en febrero, cuando más de 150.000 lo hicieron hasta finales de enero.

Funcionarios de salubridad han encontrado indicios de que afirmaciones falsas en línea de que la vacuna causa infertilidad y muerte, aunque siempre podría tratarse de una simple apatía de los jóvenes.

La desinformación sobre las vacunas también ha encontrado su camino entre los judíos ultraortodoxos, una comunidad históricamente aislada en el país, con algunos barrios colocando avisos de que los rabinos se oponen a la vacuna.

El primer ministro advirtió que más de medio millón de israelíes mayores de 50 años aún no han recibido un golpe. “Les recuerdo el dato más dramático”, dijo Benjamin Netanyahu. "El 97% de las muertes y el 93% de los casos graves pertenecen a este grupo".

La innovación en Israel

El reciente descubrimiento de que el fármaco EXO-CD24, creado en Israel, puede brindar una protección igual o similar a las vacunas, brinda al mundo una nueva opción médicamente certificada para tratar COVID-19, con un 95 % de efectividad.

Como reportamos en La Verdad Noticias, la fórmula funciona como un soporte para tratar a personas hospitalizadas con COVID-19 moderado y grave, después de permitir la rápida recuperación de 29 de 30 pacientes en los que fue probado.

En Israel también fue creado el aerosol nasal “Taffix”, que fue probado por judíos durante la reunión masiva Rosh Hashaná en la comunidad de 210.000 habitantes de Bnei Brak.

El aerosol de la compañía Nasus Pharma complementa el uso del cubrebocas en la prevención de COVID-19.

Según los científicos que probaron el medicamento, en su presentación de inhalador de polvo nasal, crea una capa protectora de gel sobre la mucosa nasal y bloquea eficazmente al coronavirus para evitar que infecte las células nasales.

Taffix ya está aprobado para su uso en Europa e Israel, y los estudios in vitro demostraron que es capaz de bloquear SARS-CoV-2 y otros virus. Es recomendado como una medida preventiva contra COVID-19 en la actualidad.

La efectividad de las vacunas

Las aportaciones de Israel también incluyen al menos dos estudios sobre las vacunas de Pfizer y AstraZeneca en los que se ha demostrado una alta efectividad para prevenir muertes y hospitalizaciones debido a COVID-19.

El estudio del Weizmann Institute of Science, que aún se encuentra en fase de revisión, tomó en cuenta a 416.600 personas que ya han recibido las dos dosis de la vacuna en Israel, de las cuales solamente 254 (el 0.06 % del total) se contagiaron de COVID-19.

Los datos también señalan otras formas en las que la campaña de vacunación de Israel ha significado un éxito en la vida real, toda vez que el 90 % de las personas mayores de 60 años ya han recibido la vacuna, y más de la mitad de los 9 millones de habitantes del país oriental han sido inoculados.

Además, en el caso de las personas mayores de 60 años, que son las que en su mayoría han sido vacunadas, Israel ha observado una disminución del 49 % en los contagios, disminución del 36 % de las hospitalizaciones y 29 % menos de casos graves,.

El país ha registrado más de 740.000 casos y 5.500 muertes por COVID-19, lo que generó críticas sobre la aplicación a veces irregular de tres cierres nacionales por parte de Netanyahu. El gobierno ha prometido que no habrá un cuarto.

Mientras tanto, Israel se ha enfrentado a críticas internacionales por excluir en gran medida a los palestinos en Cisjordania y la Franja de Gaza de su exitosa campaña de vacunación, ampliando la desigualdad persistente con los israelíes que comenzó mucho antes de la pandemia.

Clonan al primer hurón de patas negras en Estados Unidos, ¿salvarán a la especie de la extinción? Síguenos en Instagram para mantenerte informado.