Mundo

Inmigrante hondureña vivió 3 años en una iglesia para no ser deportada

Inmigrante hondureña vivió 3 años en una iglesia para no ser deportada

Vicky Chávez y sus hijas pidieron asilo en Estados Unidos en 2018, pero cuando le fue negado buscó refugio en una iglesia en Salt Lake City,  donde vivió durante los últimos tres años.

Por Raúl Luna

16/04/2021 05:24

Una inmigrante indocumentada de Honduras pasó tres años refugiada en una iglesia cristiana en Salt Lake City, en Utah, tras huir de la violencia en su país y de una relación dañina en 2014, según informes.

Vicky Chávez había solicitado asilo en los Estados Unidos en 2018, pero mientras esperaba en el aeropuerto a que las autoridades migratorias la aprobaran su abogado le informó que había sido rechazada.

La madre, quien había llegado a la ciudad acompañada por sus dos hijas, buscó protección inmediata en la Primera Iglesia Unitaria de Salt Lake City para evitar la deportación, donde líderes religiosos y activistas la apoyaron en los últimos años.

El martes, Chávez se enteró de que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE) le había concedido una suspensión de la deportación. Dijo que se estaba preparando para su reunión semanal con el Colectivo Santuario Nacional cuando su abogado llamó con la noticia. Pensó que estaba bromeando.

“Estaba llorando porque estaba muy feliz y [no podía] creerlo. Y luego el abogado [dijo]: "Sí, Vicky, puedes salir y caminar cuatro calles y luego regresar y terminar de leer ese correo electrónico porque ahora estás libre", dijo Chávez.

“Hoy celebramos la libertad, pero la lucha continúa”, dijo Chávez.

Obtienen residencia temporal en Estados Unidos

Vicky Chávez vivió más de 1.600 días en la misma iglesia santuario.

Según pudo enterarse La Verdad Noticias, la mujer y sus hijas podrán permanecer en el país durante un año, momento en el que tendrán que solicitar la renovación de su residencia. Chávez dijo que nunca perdió la esperanza, incluso con el paso de los años.

Skyler Anderson, la abogada de Chávez, dijo que si bien esto es una victoria para la familia, el Congreso necesita encontrar una solución permanente para el sistema de inmigración.

“Es un gran momento, pero hay millones de Vicky en este país. No hay suficientes iglesias para dar santuario a todas las Vicky de este país. Este país debe ser ese santuario ”, dijo Anderson.

Los líderes de la iglesia enfatizaron la necesidad de cambiar el sistema de inmigración existente y pidieron a los políticos locales y a los funcionarios electos que tomen medidas. 

Chávez es parte de una demanda contra ICE, que acusa que el gobierno impuso multas excesivas y de represalia contra los líderes de la iglesia, que da protección a otros inmigrantes indocumentados.

Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado.