Secciones
Greta Thunberg dejó de hablar y comer a los 11 años; su lucha cambió su vida
Mundo

Greta Thunberg dejó de hablar y comer a los 11 años; su lucha cambió su vida

La vida de la joven activista contra el cambio climático, Greta Thunberg, cambió radicalmente cuando, en medio de una crisis por su condición de autismo, se dio cuenta de la situación alarmante en el mundo, y su lucha la llevó a donde sus padres nunca hubieran imaginado.

por LaVerdad

Greta Thunberg dejó de hablar y comer a los 11 años; su lucha cambió su vida

Greta Thunberg dejó de hablar y comer a los 11 años; su lucha cambió su vida

En nuevo libro escrito por la familia Thunberg, Malena Ernman revela las dificultades que su hija con autismo pasó en su niñez, como un desorden alimenticio y el momento en el que la ahora reconocida activista Greta Thunberg dejó de hablar.

En el libro “Our House is on Fire: Scenes of a Family and a Planet Crisis”, la madre, una cantante de ópera sueca, describe cómo la familia descubrió que Greta no se encontraba bien a la edad de 11 años.

En algunos extractos publicados por el diario Observer, Ernman narra que Greta “lentamente desaparecía en alguna clase de oscuridad”. Perdió 10 kilos en dos meses y estaba a punto de ser ingresada en el hospital cuando su padre, Svante Thunberg, se dio cuenta de que la niña sufría bullying.

Greta deja de hablar y no come

Su padres tuvieron problemas para sobrellevar su silencio y que se rehusara a comer cualquier cosa que no fueran pequeñas cantidades de arroz, aguacate y ñoquis.

Greta Thunberg al lado de su hermana Beata.
Greta Thunberg al lado de su hermana Beata.

Eventualmente, Greta fue atendida por psiquiatras que le diagnosticaron autismo “de alto funcionamiento”, lo que su madre describe como Asperger, así como un desorden obsesivo compulsivo.

En el libro se describe cómo la pasión de Greta por detener el cambio climático comenzó luego de que vio una película en clase sobre la basura en los océanos, “una isla de plástico” en el Pacífico Sur.

Greta no pudo conciliar esto con nada de lo que acababa de ver. Ella vio lo que el resto de nosotros no quería ver. Era como si ella pudiera ver nuestras emisiones de CO2 solamente con sus ojos”., escribe Ernman.

Aunque al principio el padre de Greta quiso convencerla de que volviera a casa, pronto sus padres comenzaron a ver el impacto positivo que las huelgas que organizaba en la escuela estaban teniendo en ella.

Te puede interesar: Nominan a Greta Thunberg como candidata al Nobel de la Paz 2020

Desde entonces Greta Thunberg tuvo el apoyo de sus padres para llevar a cabo cualquiera de sus ideas. Su madre asegura que su lucha contra el cambio climático la ha hecho sentir “mejor de lo que se había sentido en años. Mejor que nunca antes, de hecho”.

Síguenos en Instagram y entérate de las noticias trend de la semana.

Temas

Comentarios