Mundo

Fotógrafa usa su vagina para retratar a sus parejas y amigos

Fotógrafa usa su vagina para retratar a sus parejas y amigos

Dani Lessnau adaptó la fotografía estenopeica a su vagina, fotografió a varios hombres con quienes tuvo o no relaciones sexuales e incluyó su trabajo en el libro “A Woman’s Right to Pleasure”.

Por Raúl Luna

05/03/2021 09:59

Una fotógrafa usó su vagina como una cámara para tomar fotografías de los hombres que fueron sus parejas sexuales e incluyó su obra en un libro que celebra la libertad sexual de las mujeres.

El proyecto llamado “A Woman’s Right to Pleasure” (El derecho de una mujer al placer) fue desarrollado por la escritora Alexandra Weiss y sus colegas en la galería de arte Black Book de Nueva York e incluye una serie de ensayos y obras de arte que celebran el goce sexual femenino.

Según dijo la autora al diario británico The Guardian, el libro representa un “acto de resistencia” que tiene como objetivo generar un diálogo sobre el placer sexual de las mujeres, en el contexto de violencia sexual contra ellas que impera en el mundo.

Revoluciona la fotografía con su vagina

Entre las artistas que participaron en la creación de la obra aparece Dani Lessnau, quien capturó una serie de desnudos masculinos usando su vagina como obturador de cámara.

Después de sentir que su intento de capturar a su sujeto de una manera "normal" generó una imagen bastante "plana" que no reflejaba su perspectiva sobre su relación, se encontró con el trabajo de Ann Hamilton, quien puso cámaras estenopeicas en su boca.

Lessnau dijo que de repente se dio cuenta de que si Hamilton podía hacer eso, ¿qué le impedía poner una cámara en otro orificio corporal?

La artisa transformó ocho botes de película plástica en cámaras estenopeicas y cubrió cada una con un condón, y le dijo a The Guardian que el proceso era, como el sexo, complicado.

Debido a la naturaleza de la fotografía estenopeica fue necesario que la artista permaneciera quieta con las piernas abiertas durante un minuto y medio mientras la luz hacía su trabajo con los hombres que tenía enfrente.

Lessnau le dijo a la publicación que las fotografías hechas con su vagina no siempre eran sexuales, y aunque todos los hombres respondieron de manera distinta a su solicitud de retratarlos, siempre hubo conversaciones interesantes en el proceso.