Secciones
beirut explosión investigación FBI Estados Unidos
Mundo

FBI se une a la investigación de explosión en Beirut

La principal agencia de investigación criminal (FBI) de Estados Unidos se unirá a la investigación de la explosión en Beirut

por LaVerdad

beirut explosión investigación FBI Estados Unidos

beirut explosión investigación FBI Estados Unidos

El FBI se unirá a la investigación de la explosión masiva en el puerto de Beirut que mató a más de 170 personas, hirió a miles y causó una destrucción generalizada, dijo este jueves un diplomático estadounidense.

Las autoridades libanesas habían invitado al FBI a participar, y es una forma en que Washington puede ayudar al país a lidiar con los efectos del desastre, dijo el subsecretario de Asuntos Políticos de Estados Unidos, David Hale, mientras recorría el vecindario de Gemayezeh.

“El FBI pronto se unirá a los investigadores libaneses e internacionales por invitación de los libaneses para ayudar a responder las preguntas que sé que todos tienen sobre las circunstancias que llevaron a esta explosión”, dijo a los periodistas.

la explosión en Beirut ha dejado a miles de personas sin hogar
FBI participará, así como las autoridades de otros países, en la investigación de la explosión de Beirut

Aún se desconoce qué causó el incendio responsable de encender cerca de 3 mil toneladas de nitrato de amonio que se almacenaron durante años en el puerto de Beirut.

Pero han surgido documentos que muestran que los principales líderes del país y los funcionarios de seguridad estaban al tanto de las reservas. Cabe mencionar que los investigadores franceses también participan en la averiguación.

Funcionarios libaneses acordaron el jueves nombrar a un investigador judicial para liderar la investigación bajo los auspicios del Consejo Judicial Supremo, que maneja delitos que atentan contra la seguridad nacional del país, así como delitos políticos y de seguridad estatal.

La embajada de Estados Unidos dijo que se espera que Hale:

"reitere el compromiso del gobierno estadounidense de ayudar al pueblo libanés a recuperarse de la tragedia y reconstruir sus vidas".

También enfatizará la “necesidad urgente” de adoptar reformas fundamentales por parte de los líderes libaneses.

Hasta ahora, Washington ha ofrecido $18 millones en asistencia humanitaria proporcionada por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional y los departamentos de Estado y Defensa.

Caos en Beirut

Estados Unidos es uno de los mayores donantes de las fuerzas armadas libanesas. Pero Washington ve a Hezbollah, un poderoso actor político en el gobierno y el parlamento, como un grupo terrorista. Los funcionarios estadounidenses han expresado su preocupación por el hecho de que la ayuda no llegue al gobierno respaldado por Hezbolá.

El gobierno dimitió el lunes, pero sigue siendo interino. La renuncia se produjo casi una semana después de la explosión mortal que destruyó el puerto de la capital y dañó los vecindarios de la capital.

El Banco Mundial, en una evaluación preliminar, dijo que unas 50 mil unidades residenciales resultaron dañadas y que el 80% de los edificios residenciales y la infraestructura se vieron afectados, además de la destrucción del puerto. Los sistemas de aguas residuales en el centro de Beirut y una subestación eléctrica en un vecindario también resultaron gravemente dañados, dijo.

"Más allá de la tragedia humana, el impacto económico de la explosión podría ser grande", dijo el informe, incluida una disminución en el comercio, las actividades económicas y los ingresos del gobierno.

Una estimación anterior del gobernador de Beirut, Marwan Abboud, dijo que la explosión causó daños de $ 10 mil millones a $ 15 mil millones, con casi 300 mil personas sin hogar.

El jueves, el Parlamento libanés aprobó un estado de emergencia en Beirut en su primera sesión desde la explosión, otorgando a los militares amplios poderes en medio de la creciente ira popular por la corrupción oficial y la mala gestión y la incertidumbre política.

El desastre ha elevado la furia popular hacia los líderes del Líbano a un nuevo nivel mientras el país se tambalea por una crisis económica y financiera sin precedentes, junto con la pandemia de coronavirus.

Antes de renunciar, el gobierno declaró el estado de emergencia que otorgó a los militares la facultad de declarar toques de queda, impedir reuniones públicas y censurar a los medios de comunicación, así como remitir a civiles a tribunales militares por presuntas violaciones de seguridad.

La medida ha sido criticada por grupos de derechos humanos y otros que dicen que el gobierno civil ya estaba operando con mayores poderes debido al brote de coronavirus.

Algunos señalaron la represión militar contra los manifestantes la semana pasada, por temor a que los poderes extendidos pudieran llevar a silenciar la disidencia.

El parlamento debe aprobar el estado de emergencia ocho días después de su imposición. Pero no estaba claro si el organismo había extendido técnicamente la decisión del gobierno por 15 días o simplemente había impuesto el estado de emergencia a partir del jueves, dijo el abogado de derechos humanos Nizar Saghieh.

"Hay un caos increíble", dijo Saghieh, quien agregó que la única justificación del estado de emergencia es extender el poder del estado y las agencias de seguridad y "controlar a la oposición".

“Estábamos esperando que el ejército ayudara a que la reconstrucción no fuera una extensión del poder”, dijo.

El legislador Simon Abi Ramieh pidió al parlamento que forme un comité parlamentario para investigar la explosión, protestando porque se reunió para votar sobre el estado de emergencia, que sigue vigente desde que el gobierno lo aprobó.

“Vivimos en un estado de pifia institucional”, dijo.

“Estamos en un lugar y el pueblo libanés en otro. ... El público quiere saber la verdad detrás de la negligencia que provocó la explosión".

El panorama político del Líbano se ha visto afectado por la explosión. Antes de renunciar, el primer ministro interino propuso elecciones anticipadas, una idea que no fue apoyada por el presidente del Parlamento y otros grupos políticos.

Desde la renuncia, ha habido una serie de reuniones a puertas cerradas y regateos políticos para formar un gobierno que cuente con la aprobación de las potencias nacionales e internacionales.

El complicado sistema político de base sectaria del Líbano requiere que el primer ministro sea elegido entre los musulmanes sunitas. No estaba claro si habría un gobierno de unidad nacional, lo que significaría la participación de todos los partidos políticos, o un gobierno de transición de emergencia.

Te puede interesar:Imágenes de satélite revelan el daño que dejó la explosión de Beirut

El ministro de Defensa de Francia debía llegar a Beirut el jueves en medio de una oleada de visitas extranjeras al país afectado. Francia ha estado liderando los esfuerzos para ayudar al Líbano a salir del drástico golpe, incluyendo conversaciones con partidos políticos para acelerar la formación de un nuevo gobierno.

Temas

Comentarios