Mundo

Escupen y golpean a anciana asiática de 83 años en Nueva York

Escupen y golpean a anciana asiática de 83 años en Nueva York

Escupen y golpean a anciana asiática de 83 años en Nueva York

La anciana  de origen coreano narra cómo un hombre de 40 años se le acercó, la escupió y le dio un puñetazo en la cara mientras recogía latas y botellas para vender en Westchester, Nueva York.

Por Raúl Luna

13/03/2021 09:27

Una anciana asiática-estadounidense de 83 años fue presuntamente escupida y golpeada en la cara hasta sangrar, sin ningún tipo de provocación, en la ciudad de Westchester, en el estado de Nueva York, según reportes de medios locales.

El incidente, que ha causado gran indignación en Estados Unidos, habría tenido lugar el martes por la noche cuando Nancy Toh caminaba a las afueras de un supermercado recolectando botellas y latas para cambiarlos por dinero cuando fue golpeada, según un reportes policiales consultados por La Verdad Noticias.

La policía de White Plains identificó y aprehendió al presunto responsable, un hombre de 40 años identificado como Glenmore Nembhard. Según las autoridades, el hombre se acercó a la anciana hasta estar cara a cara con ella y le escupió antes de golpearla.

La víctima, descendiente de una familia coreana, le dijo a ABC News que cerró los ojos antes de que su agresor le diera un puñetazo en la nariz con tal fuerza que cayó de espaldas y se golpeó la nuca, lo que le provocó un desmayo inmediato. Agregó que cuando despertó se vio cubierta de sangre.

La mujer narró en coreano su experiencia con el odio racial.

"Sangrando mucho del cerebro. Parece como si estuviera bombeando", dijo Toh a WABC.

Anciana no tenía dinero para el hospital

Aunque el presunto ataque ocurrió el martes por la noche, la hija de Toh, Linda, le dijo a WABC que su madre esperó un día antes de decirle a la policía y evitó ir al hospital porque no podía pagar las facturas médicas. La policía dijo que "dedicaría todos sus recursos" a esclarecer el caso de esta mujer.

"Este fue un incidente muy perturbador y grave que ocurrió en una ciudad segura. Y es uno que no toleraremos", dijo el capitán James Spencer a ABC.

La señora Toh contó con la ayuda de su hija para narrar lo sucedido.

Nembhard ha sido acusado de agresión en segundo grado a una persona de 65 años o más. Los registros judiciales muestran que también enfrenta otros cuatro cargos por diferentes arrestos, que incluyen bromas criminales y allanamiento de morada.

La Oficina del Fiscal de Distrito de Westchester anunció que investigadores especializados en delitos de odio y casos de abuso contra ancianos se harán cargo de las indagatorias correspondientes en este caso, uno más de los numerosos ataques contra personas de origen asiático desde el inicio de la pandemia de coronavirus.

Más incidentes racistas contra asiáticos

Los focos de alarma se habían encendido tras el ataque contra un anciano asiático-estadounidense que quedó con muerte cerebral tras ser golpeado y robado el martes en la ciudad de Oakland, (California), confirmando la ola de ataques contra las comunidades asiáticas en Estados Unidos.

Otros ataques se han registrado en ciudades como San Francisco, Los Ángeles y Nueva York, en la mayoría de los casos con personas de la tercera edad como principales objetivos. Según el fiscal de distrito del condado de Alameda, se habían registrado al menos 18 delitos contra asiático-americanos en el barrio chino de Oakland en menos de dos semanas durante febrero.

Jóvenes se aprovechan de la debilidad de los ancianos para cometer fechorías.

De acuerdo con CBS, en la ciudad de Nueva York los ataques incrementaron en un 1.900 % durante el curso de la pandemia, con reportes que incluyen un ataque con ácido contra una mujer y un anciano de 61 años que fue herido con un cuter. También se registraron ataques afuera de cajeros automáticos y golpizas a plena luz del día.

La ola de agresiones ha preocupado a miembros del Congreso de los Estados Unidos, donde legisladores anunciaron el jueves la reintroducción de una ley sobre delitos de odio para mitigar la “pandemia de racismo” de larga data contra los asiático-estadounidenses, asignando recursos a las comunidades para que luchen contra la intolerancia y el odio.

El COVID  violencia contra asiático-americanos

En los últimos meses, los ataques anti-asiáticos en Estados Unidos han causado una sensación de despojo en las comunidades de origen oriental que ya se veían afectadas por los efectos económicos derivados de la pandemia de coronavirus.

Reportes de medios estadounidenses afirman que los delitos de odio dirigidos a personas de origen asiático aumentaron un 150 % en 2020 en comparación con 2019, y más de 2.800 incidentes de este tipo se habían registrado entre marzo y diciembre de 2020, según la organización Stop AAPI Hate.

Existen reportes de ataques verbales y físicos relacionados con COVID en los medios de comunicación.

Según la plataforma The News Lens International, los estadounidenses de origen asiático también sufren violencia por parte de la policía, incluyendo crímenes de brutalidad policial, discriminación por perfil racial y deportación.

La organización Chinatown Community for Equitable Development (CCED) vincula estos incidentes con la violencia que predomina de la gentrificación y la vigilancia, identificándolos como “sistemas que ponen en peligro a nuestros seres queridos, que le dicen al mundo que no vale la pena proteger sus vidas y su dignidad".

El “virus chino” y la xenofobia en Estados Unidos

El factor que parecer ser decisivo para este incremento en la violencia proviene de los discursos y la retórica anti-china, la xenofobia y el extremismo de derecha antimigrantes que el gobierno de Donald Trump estimuló durante la pandemia con frases como “el virus chino” o “Kung Flu”, que sirvió a la mayoría estadounidense que buscaba a quién culpar por la debacle económica y social que provocó COVID-19.

Conforme se acercaba el Año Nuevo Lunar para los chinos los ataques de este tipo fueron incrementando hasta ser contados por docenas, especialmente contra ancianos asiático-americanos en varias ciudades del país.

Durante toda la pandemia Trump sostuvo que China pudo haber evitado que el virus llegara a Estados Unidos..

El presidente y su administración buscaron culpar a China de la crisis, aferrándose a la idea sin fundamentos de que el virus se originó en un laboratorio del gobierno chino, pese a que los expertos en salud mundial creen que es mucho más probable que el patógeno haya surgido del consumo de animales salvajes.

Grupos de derechos civiles expresaron su preocupación acerca de que los comentarios del entonces presidente sobre China y el virus, que incluyeron una discusión con una reportera en mayo pasado, podrían tener un efecto en el comportamiento de la población hacia los grupos minoritarios.

Joe Biden condena violencia contra asíaticos

Haciendo eco del rechazo por parte de activistas y celebridades contra la violencia hacia asiáticos americanos, el presidente Joe Biden se pronunció clara y contundentemente contra esta ola de agresiones durante una discurso en horario estelar el jueves por la noche.

Biden habló sobre las formas en las que el brote de COVID-19 en el país ha mantenido “separados” a los estadounidenses, mientras muchos otros permanecen distanciados trabajando contra la enfermedad en los centros de atención.

“En este mismo momento, muchos de ellos -nuestros conciudadanos - están en la primera línea de esta pandemia, tratando de salvar vidas, y todavía - todavía - se ven obligados a vivir con el temor de sus vidas simplemente caminando por las calles de Estados Unidos. Está mal, no es estadounidense y debe detenerse ", continuó Biden, enfatizando las últimas palabras.

Biden criticó los "crímenes de odio viciosos contra los estadounidenses de origen asiático que han sido atacados, acosados, culpados y convertidos en chivos expiatorios", y señaló que muchos "se ven obligados a vivir temiendo por sus vidas, simplemente caminando por las calles de Estados Unidos".

¿Variante brasileña de Coronavirus podría afectar a toda Latinoamérica? Síguenos en Google News para mantenerte informado.