Mundo

Crecen las tensiones: Rusia pide a su embajador en EU que regrese a Moscú

Crecen las tensiones: Rusia pide a su embajador en EU que regrese a Moscú

Rusia buscará definir el camino para las relaciones futuras con Estados Unidos, considerando las tensiones más allá de los recientes comentarios de Joe Biden sobre Vladimir Putin.

Por Raúl Luna

17/03/2021 05:10

Rusia pidió a su embajador en los Estados Unidos que regresara a Moscú, en medio de las tensiones por los comentarios del presidente Joe Biden sobre el presidente ruso, Vladimir Putin.

El gobierno ruso convocó a Anatoly Antonov a la capital del país “para realizar consultas” y evaluar con sus connacionales el futuro de las relaciones con Estados Unidos, según la vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova. 

”La nueva Administración estadounidense ha estado en el poder durante casi dos meses, y el hito simbólico de los 100 días está a la vuelta de la esquina, y esta es una buena razón para tratar de evaluar dónde tiene éxito el equipo de Joseph Biden y dónde falla”, dijo Zakharova.

La funcionaria agregó que Rusia quiere determinar una estrategia para arreglar el “callejón sin salida” de las relaciones en busca de prevenir una “degradación irreversible” si Estados Unidos no es “consciente de los riesgos asociados”.

La preocupación del lado ruso surge después de la entrevista para ABC News en las que Biden llamó a Putin un “asesino”, y amenazó con que pagaría el precio en caso de que se descubra una interferencia en los asuntos estadounidenses.

En la misma entrevista, Biden afirmó que Putin “no tiene alma”.

Los comentarios de Biden se produjeron inmediatamente después de un informe de inteligencia de Estados Unidos que refuerza las acusaciones de larga data de que Putin estuvo detrás de la interferencia electoral que fue rastreada hasta Moscú en 2020, una acusación rechazada por Rusia.

Las acusaciones contra el Kremlin afirman que Putin autorizó el uso de “una amplia gama” de operaciones para socavar la confianza de la población en el proceso electoral para beneficiar la reelección de Donald Trump.

Como reportamos en La Verdad Noticias, Joe Biden tuvo su primer llamada telefónica con Putin en enero, poco después de iniciar su mandato, y pese a que fue buena dijo haber advertido al líder ruso que intentaría demostrar que quiso beneficiar a Trump.

Las acusaciones de Estados Unidos contra Rusia

Según el reporte de agencias de inteligencia estadounidenses, publicado el martes, Rusia trató de influir en los votantes estadounidenses contra Biden a través de una campaña expansiva en las redes sociales que tenía una línea similar a la operación de 2016.

Los funcionarios de inteligencia a cargo de compilar el informe para la Oficina del Director de Inteligencia Nacional (ODNI) dijeron que no hubo evidencia de que naciones adversarias, incluida Rusia, intentaran alterar la infraestructura electoral de Estados Unidos previo a las elecciones de noviembre, incluyendo el registro de votos, conteo y reportes de resultados.

"A diferencia de 2016, no vimos esfuerzos cibernéticos rusos persistentes para obtener acceso a la infraestructura electoral", señala el informe.

El primer juicio contra Donald Trump estuvo relacionado con la supuesta interferencia rusa en las elecciones.

La interferencia electoral se define como un "subconjunto" de influencia electoral mediante el cual un actor maligno apunta a "los aspectos técnicos de la elección, incluido el registro de votantes, la emisión y recuento de votos o la presentación de informes de resultados".

Putin ha negado ampliamente cualquier intento de interferencia en Estados Unidos, y aunque el Kremlin ha dicho que espera mejorar sus relaciones bajo el mandato de Biden, funcionarios rusos tienen las expectativas bajas sobre el refuerzo de los lazos.

Las sanciones por el caso Navalny

La administración de Joe Biden ha condenado enérgicamente la detención en Moscú del principal opositor de Vladimir Putin, Alexei Navalny. El descontento con la persecución del activista pro-democracia llevó a Biden a imponer sanciones contra Rusia por la misma situación.

A principios de marzo, un alto funcionario dijo que la comunidad de inteligencia estima “con un alto nivel de confianza” que fueron funcionarios del Servicio Federal de Seguridad (FSB) de Rusia, sucesora de la KGB, quienes estuvieron detrás del envenenamiento de Navalny, quien pasó semanas de recuperación en un hospital en Berlín.

Navalny fue envenenado con Novichok, sustancia popularizada por espías rusos de la KGB. 

Las sanciones, las primeras de Biden como presidente, fueron dirigidas particularmente a siete funcionarios de gabinete cercanos a Vladimir Putin, con lo que Estados Unidos busca enviar “una clara señal a Rusia de que hay consecuencias claras por el uso de armas químicas”.

Rusia en el hackeo masivo contra agencias de EU

Incluso antes de que Biden tomara posesión como presidente, varias agencias de seguridad nacional, incluido el FBI y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) señalaron a Rusia en un extenso informe sobre el hackeo masivo que afectó a varias agencias federales del gobierno estadounidense y empresas privadas.

La declaración emitida por el Grupo Unificado de Coordinación Cibernética (CISA), señala que el ataque, que duró meses y del cual aun meses después se desconocen las consecuencias finales, fue “probablemente de origen ruso”.

Los hackers habrían aprovechado una debilidad en el programa de SolarWinds para infiltrarse en sitios de más de una decena de agencias federales.

El secretario de Estado de la administración pasada, Mike Pompeo, dijo que es “bastante claro que fueron los rusos los que participaron en esta actividad”, pero llegado el final del gobierno de Donald Trump aún no había una respuesta clara tras el grave ataque de piratería informática.

Según los reportes, cerca de 18.000 entidades, incluidas agencias gubernamentales y organizaciones privadas, vieron comprometidas sus redes informáticas cuando los hackers ocultaron su malware dentro de una actualización de software de la empresa SolarWinds, en uno de los casos más sonados de violaciones a la seguridad en el que oficialmente se mencionó a Rusia.

La “rusofobia” de Biden, según Putin

El 20 de enero, cuando Joe Biden se convirtió oficialmente en el presidente 46 de Estados Unidos, desde Moscú surgieron comentarios de desaliento ante la ausencia de esperanzas en su gobierno.

“Sus modales serán quizás más cordiales, pero la política estadounidense no cambiará”, dijo el diplomático Serguéi Lavrov.

Putin, quien fue uno de los últimos líderes mundiales en felicitar a Biden por su victoria en las elecciones, manifestó que la llegada del demócrata a la Casa Blanca no traería “nada bueno” a las relaciones entre ambos países. “Será más de lo mismo”, explicó el líder” en una reunión con legisladores.

Los primeros días de la administración de Biden han estado marcados por sus desacuerdos con Putin.

“Sería extraño esperar algo bueno de gente que, en muchos casos, hizo carrera con la rusofobia, derramando hiel sobre mi país”, prosiguió el diplomático, uno de los responsables rusos de las relaciones con las Américas y de la no proliferación de armamento.

La alianza Rusia-China ¿contra? Estados Unidos

Nada suena peor para los intereses de la nación norteamericana que sus dos máximos rivales económicos y armamentísticos hayan decidido incrementar su cooperación, que según Reuters ha sido el centro de la estrategia de defensa del Departamento de Defensa de Estados Unidos. 

En 2018, Beijing y Moscú realizaron sus ejercicios militares conjuntos más grandes de la historia, que incluyeron a más de 300.000 soldados rusos. Para 2019, la alianza lanzó un proyecto de gasoducto que en 30 años enviará gas natural desde la región de Siberia al noroeste de China.

 En su momento, el Comandante Supremo de la OTAN en Europa, Tod Wolters, declaró que la cooperación entre China y Rusia “realmente sugiere el surgimiento de una asociación de conveniencia” y que “el avance podría ir en detrimento de Europa y las naciones correspondientes y circundantes”.

Tanto Estados Unidos como Europa han estado muy pendientes de los movimientos de los dos gigantes adversarios, que lograron superar décadas de desconfianza después de que Estados Unidos y sus aliados de occidente sancionaran a Rusia por su anexión de la Península de Crimea en 2014.

¿Variante brasileña de Coronavirus podría afectar a toda Latinoamérica? Síguenos en Google News para mantenerte informado.