Secciones
Colombia sufre crisis de desempleo, las mujeres las más vulnerables
Mundo

Colombia sufre crisis de desempleo, las mujeres las más vulnerables

Esta semana se revelaron los indicadores de desempleo en Colombia lo que mostró un abrumador incremento donde las mujeres son las más afectadas.

por LaVerdad

Colombia sufre crisis de desempleo, las mujeres las más vulnerables

Colombia sufre crisis de desempleo, las mujeres las más vulnerables

El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) dio a conocer cuales son las cifras desalentadoras para el mercado laboral en Colombia, el cual muestra que el país en julio de 2020 la tasa de desempleo llegó al 20,2%, lo que significó un incremento abrumador de 9.5 puntos frente a la cifra reportada en el año 2019. Pero son las mujeres las más afectadas.

De acuerdo con los mismos datos del Dane se encontró que el desempleo femenino llegó al 26.2%, la peor cifra para las mujeres desde que se tiene registro en Colombia, así como una tasa que demuestra una brecha de diez puntos porcentuales respecto a los hombres, para quienes la tasa de desempleo fue del 16.2%.

Las mujeres en el segundo trimestre del 2020 aparecieron con un 60% de trabajo informal, frente a un 40% de los hombres, lo que demuestra que ante la pandemia del coronavirus Covid-19 5.2 millones de mujeres se vieron afectadas por la crisis.

La directora de Posgrados en Economía de la Universidad Javeriana, Luz Karime Abadía, señaló que esto se debe a que los sectores más afectados por la pandemia son los que tienen una mayor proporción de mujeres empleadas.

Que las mujeres se quedarán encargadas del cuidado y atención de los niños también tuvo un efecto en las cifras de empleo doméstico.
Al permanecer las mujeres en casa ya no era necesario ni rentable contratar a una empleada doméstica.

“Hablamos por ejemplo de educación, jardines, actividades artísticas, hoteles, restaurantes, comercio, peluquerías. Entonces, dado el cierre por la cuarentena, estos sectores han tenido que parar e incluso cerrar definitivamente”, explicó Abadía.

Pérdida abrumadora de empleos

Según el Dane, los sectores como el comercio, las actividades artísticas y el sector servicios fueron los que más han presentado pérdida de empleos durante la pandemia, como ejemplo, en el comercio se perdieron cerca de 844 mil empleos, en las actividades artísticas se al menos 690 mil puestos de trabajo y en el sector servicios 636 mil empleos.

Pero además, según Maribel Castillo, directora de la carrera de Economía de la Universidad Javeriana de Cali, a las afectaciones en estos sectores se suma que las mujeres hacen más trabajo de cuidado no remunerado que los hombres, es decir, dedican más tiempo a atender a los hijos en temas escolares y otras necesidades de la familia en el hogar.

Eso ha generado que las mujeres que están dedicadas al cuidado del hogar, al cuidado de los hijos en este momento de educación en casa no puedan salir a buscar trabajo”.

Los datos también demuestran que las amas de casa aumentaron en un 25% durante este último trimestre. ¿Por qué esto es un problema? Porque no sólo está creciendo la cifra de mujeres desempleadas, sino también la de mujeres inactivas, es decir aquellas que ni siquiera se encuentran en la búsqueda de un empleo.

Según Abadía, “las mujeres son discriminadas en el mercado laboral, no solamente porque están segregadas en ciertas ocupaciones que están relacionadas con servicios y con el cuidado, sino además ganan menos y tienen más tasa de informalidad”.

Luz Magdalena Salas, docente de economía de la Universidad Javeriana, explicó que hay brechas para ingresar a ciertos sectores precisamente por esos preconceptos sobre las labores a las que cada género debe dedicarse.

“El transporte por ejemplo es un sector netamente masculino, la construcción, la minería, etc, información y comunicaciones también tiene mucha participación masculina”, afirmó la docente.

Por eso, cuando en el mes de abril se reactivaron la construcción y las manufacturas esto no tuvo un efecto positivo para el empleo femenino, porque no son sectores con participación alta de las mujeres.

Para Salas, existen sesgos explícitos en ciertos sectores que alejan a las mujeres de participar en ellos. Por ejemplo, “los anuncios mismos hacen que las mujeres no apliquen, porque dice: necesitamos un ingeniero o necesitamos un maestro de obra, pues las mujeres entonces sencillamente no aplican”.

“Esos sesgos puede que no sean por preferencias de las empresas, no necesariamente el empleador está buscando un hombre, pero la forma como se escribe el anuncio hace que las mujeres no apliquen”, explicó.

Además, para Maribel Castillo, con la educación a veces se sesga a las niñas hacia cierto tipo de empleos. “Hay que cambiar un poquito esa perspectiva de cómo manejamos el lenguaje con las mujeres. Las vestimos de princesas y les decimos que un hombre la va a salvar, esas cosas afectan de verdad lo que pasa con las mujeres a futuro”, afirmó.

Pero más allá de las cifras, las expertas coinciden en que estos datos dan cuenta de brechas y estereotipos muy marcados en la cultura colombiana.
Las desigualdades de género generan muchos costos, no solamente para quien las sufre, sino en general para el país.

Para Abadía, un país que tiene este tipo de desigualdades está desaprovechando su capital humano, está siendo menos productivo y tiene menores niveles de bienestar”.

Sumado a esto, según las economistas, como las mujeres están concentradas en las pequeñas y medianas empresas, las que más han quebrado y no han aguantado la cuarentena, los incentivos y el apoyo deben concentrarse en este tipo de espacios.

“Cuando se piense en la reactivación de los sectores se debe tener una mirada de darle incentivos a aquellos donde se emplea mayor proporción de mujeres para poder revertir esta tasa de desempleo”, señaló Abadía.

Sumado al impulso para la reactivación de sectores donde más se emplean mujeres, Salas propone también impulsar que ellas se dediquen a sectores en los que la recuperación será más fácil. “Que se dediquen a actividades más relacionadas con el tema de informática, de tecnología, que son las que menos están sufriendo cambios importantes a raíz de la crisis”.

Pero impulsar nuevamente el empleo no se logrará sólo con incentivos para la reactivación, se necesitan cambios estructurales y políticas a largo plazo que permitan que las mujeres participen mayoritariamente en el mercado laboral.

Lo primero, según Castillo, será dejar de concentrarnos en la estabilidad macroeconómica para pasar a pensar en las personas. “En este momento importa menos que la tasa de crecimiento esté en -15% y nos importa mucho que la gente tenga cómo comer, que la gente tenga un empleo, que la gente tenga calidad de vida”, recalcó.

“Siempre se habló de protección del empleo. No, uno tiene que proteger a la persona, al empleado, y por eso obviamente hay que tener una renta básica y subsidio al desempleo”, añadió.

A largo plazo se necesitará también una política con enfoque de género que tenga en cuenta las necesidades, las condiciones y las dificultades de las mujeres para acceder a puestos de trabajo.

Esa política diferencial debe tener en cuenta la flexibilidad como una opción. Según Salas, los horarios de trabajo flexible le permitirán a las mujeres, que dedican más de 7,1 horas a la economía del cuidado, lograr un balance entre la carga del hogar y la carga profesional.

Por último, y teniendo en cuenta que tantas mujeres se dedican a la economía del cuidado, será necesario poner los ojos en este tema para agregar a las cuentas nacionales los aportes que realizan estas mujeres al atender temas del hogar.

Luz Abadía aseguró que “en Colombia todavía no se contabiliza bien lo que vale para una economía y para una sociedad el tema del trabajo del cuidado”, es decir, el trabajo que dedican muchas mujeres al cuidado del hogar, de los mayores y de los niños.

“Si no estuvieran estas mujeres haciendo estas labores, pues otros no podrían salir al mercado laboral y no podrían traer ingresos, o los niños no tendrían el cuidado que muchas veces requieren”, agregó.

“Sí o sí se tiene que ver el cuidado como un empleo. Los cálculos que sacó el Dane antes de que empezara la pandemia dicen que la economía del cuidado representa el 20% del PIB, entonces si uno incluye esto en cuentas nacionales hasta tenemos una tasa de crecimiento mejor”, explicó Castillo.

Te puede interesar: Desempleo en Estados Unidos aumenta más de lo esperado en la semana

Por eso, para impulsar de nuevo a las mujeres a salir al mercado laboral y encontrarse con oportunidades reales de empleo requerirá no sólo de inversiones a corto plazo, sino de cambios profundos en términos sociales, culturales y económicos.

Temas

Comentarios