Mundo

China sanciona a Reino Unido por “mentiras y desinformación” sobre Xinjiang

China sanciona a Reino Unido por “mentiras y desinformación” sobre Xinjiang

China sanciona a Reino Unido por “mentiras y desinformación” sobre Xinjiang

China ya había anunciado sanciones contra la Unión Europea luego de las acusaciones de violaciones a los derechos humanos contra la minoría musulmana uigur en Xinjiang.

Por Raúl Luna

25/03/2021 09:08

China anunció sanciones contra individuos y organizaciones en el Reino Unido luego de las acusaciones de la nación europea de supuestos abusos a los derechos humanos por parte de Beijing contra la minoría uigur en la región de Xinjiang.

En lo que el Ministerio de Relaciones Exteriores de China llamó un ataque contra Xinjiang, cuatro entidades y nueve personas son señaladas por difundir “maliciosamente mentiras y desinformación”.

Entre las personas afectadas por las sanciones hay legisladores, como el exlíder del Partido Conservador Iain Duncan Smith y la Comisión de Derechos Humanos del Partido Conservador. Los afectados y sus familias tendrán prohibido ingresar en el territorio chino y las empresas e instituciones chinas tendrán prohibido hacer negocios con ellos, dijo el ministerio.

A los afectados también les serán congelados sus bienes en China.

Otras personas nombradas fueron los diputados conservadores Tom Tugengadt, Nus Ghani y Tim Loughton; un miembro de los Lores, David Alton; el abogado Geoffrey Nice y la académica china Joanne Nicola Smith Finley. Entre las entidades aparecen el Grupo de Investigación de China, el Tribunal Uigur y las Salas del Tribunal de Essex, informó The Guardian.

Represalias de China contra Reino Unido y sus aliados

Las sanciones surgen luego de que Estados Unidos, Reino Unido, Canadá y la Unión Europea impusieran sanciones contra Beijing por lo que los países aliados consideran violaciones a los derechos humanos contra la minoría musulmana uigur en Xinjiang.

Si bien China ha negado todas las acusaciones, que incluyen señalamientos por genocidio en sus campos de reeducación, se trata de las primeras medidas que Beijing aplica como respuesta directa. Poco antes se habían anunciado sanciones similares contra funcionarios de la Unión Europea.

Se esperaban represalias por parte del gobierno chino luego de que a principios de esta semana la embajadora británica en China, Caroline Wilson, fuera convocada a una audiencia por el Ministerio de Relaciones Exteriores en la que escuchó “representaciones solemnes” sobre las sanciones impuestas por el Reino Unido por la detención masiva de musulmanes.

Tras la audiencia con Wilson, un funcionario chino dijo que China tomaría las medidas adecuadas.

China se defiende

Tras la ola de acusaciones, el ministerio de Relaciones Exteriores chino afirmó que la nación “está firmemente decidida a salvaguardar su soberanía nacional, su seguridad y sus intereses de desarrollo, y advierte a la parte británica que no siga el camino equivocado. De lo contrario, China reaccionará con determinación". 

Las sanciones contra la Unión Europea fueron anunciadas inmediatamente después de que su consejo de asuntos exteriores impusiera las sanciones contra cuatro funcionarios chinos y al Buró de Seguridad Pública del Cuerpo de Construcción y Producción de Xinjiang.

China apuntó a los legisladores de la Unión Europea que impulsaron las sanciones.

La medida fue dirigidas contra 10 individuos y cuatro entidades de la UE, incluyendo eurodiputados activos en el tema como Reinhard Butikofer, Michael Gahler, Raphaël Glucksmann, Ilhan Kyuchyuk y Miriam Lexmann.

Las sanciones de Occidente contra China

Como reportamos aquí en La Verdad Noticias, las acciones anunciadas el lunes por Washington, Ottawa, Londres y Bruselas estaban dirigidas a seis altos funcionarios del gobierno chino de dos entidades del gobierno: el Cuerpo de Producción y Construcción de Xinjiang y de la Oficina de Seguridad Pública de Xinjiang.

Ambas organizaciones habían sido blanco de sanciones de Estados Unidos en julio pasado. Tanto en aquella ocasión como en la actual, la prensa estadounidense ha señalado que las sanciones son fundamentalmente simbólicas y no alterarán la política de China en el área.

El caso está erosionando las ya desgastadas relaciones entre Estados Unidos y China.

En un comunicado conjunto, los ministros de Exteriores de las naciones y la Unión Europea dijeron que "el extenso programa de represión de China incluye severas restricciones a las libertades religiosas, el uso de trabajo forzoso, detenciones masivas en campos de internamiento, esterilizaciones forzadas y la destrucción concertada del patrimonio uigur".

Según el diario El Mundo, el Cuerpo de Producción y Construcción de Xinjiang es una institución político-militar que mantiene el control de amplios territorios de Xinjiang. Su acuerdos de colaboración económica con empresas chinas le han servido para construir y gestionar la red masiva de campos de detención para minorías religiosas.

Xinjiang condena las sanciones de los aliados

El martes por la tarde, funcionarios de la región autónoma al noreste de China dijeron que las sanciones anunciadas por la UE, Estados Unidos, Canadá y Reino Unido se basaban únicamente en mentiras y desinformación y acusaron a los países de ignorar los hechos en la polémica región.

El subdirector del Departamento de Publicidad de Xinjiang, Xu Guixiang, dijo que a las naciones mencionadas no les importan los “derechos humanos” o la verdad, sino que buscan intervenir en los asuntos internos de China y frenar el desarrollo del país bajo el disfraz de la defensa de los uigures que aún habitan la región.

Xu afirmó que las condiciones de libertad religiosa han mejorado en Xinjiang y que la población uigur ha crecido en los últimos años.

"Esta medida ignora y distorsiona los hechos, viola flagrantemente el derecho internacional y las normas básicas que rigen las relaciones internacionales, interfiere gravemente en los asuntos internos de China y hiere gravemente los sentimientos de la gente de todos los grupos étnicos en Xinjiang", dijo Xu.

El funcionario agregó que pese a que se han hecho varias invitaciones a representantes de la UE para que visiten Xinjiang, el lado europeo ha declinado en todos los casos y han hecho demandas poco razonables para su visita. “Simplemente tienen miedo de ver la situación real. Tienen miedo de que una sociedad estable y próspera de Xinjiang destroce sus mentiras” dijo.

¿Qué evidencia hay contra China?

Beijing asegura que su objetivo con las detenciones de uigures musulamnes es eliminar el extremismo islámico “con herramientas de dictadura”, pero desde 2019 existen supuestas filtraciones que denuncian terribles violaciones a los derechos humanos contra las personas internadas en sus campos de reeducación, que incluyen abuso sexual, ejecuciones, labores forzadas y esterilizaciones forzadas.

La primera vez que se habló sobre la gravedad de las acciones de China en los campos fue gracias a una serie de filtraciones de documentos y registros de la población uigur por parte del gobierno chino. En los documentos se incluían detalles sobre la vigilancia extrema sobre los uigures en Xinjiang, como sus actividades religiosas, trabajos, confiabilidad y nivel de cooperación con las autoridades chinas.

La secrecía de China y la gran vigilancia impiden la salida de información verificable de los campos.

En 2019, el periodista de la BBC, John Sudworth, viajó a un campo de reeducación en Xinjiang por invitación del gobierno chino. Sudworth describió la sensación de haber visto una simulación, un escenario preparado para que él lo viera todo con personas irrealmente limpias para un centro de detención, además de que siempre fue escoltado por guardias de seguridad.

La ONU y activistas piden investigación en Xinjiang

En febrero de 2019 un grupo de organizaciones no gubernamentales emitió una declaración conjunta a los Estados miembros de la ONU llamando a hacer una investigación internacional para conocer lo que realmente ocurre en Xinjiang, sin embargo tal investigación no ha ocurrido.

Esta semana Facebook detectó un intento de espionaje contra musulmanes uigures por hackers chinos.

Grupos de derechos humanos, entre los que destacan Human Rights Watch (HRW) y Amnistía Internacional, acusan a China de oprimir a 12 millones de uigures, la mayoría de los cuales son musulmanes. Se estima que hasta 1.6 millones de uigures han huido de China para vivir en el extranjero debido a la persecución y las detenciones.

El 9 de marzo de 2021, el New Lines Institute for Strategy and Policy, una organización no gubernamental con sede en Washington, publicó un documento en el que destaca que China ha tenido “la intención de destruir a los uigures como grupo” a través de “una política y práctica estatal integral que el presidente Xi Jinping, la máxima autoridad en China, puso en marcha”.

El informe cita como evidencia documentos sobre muertes masivas, sentencias de muerte selectivas y encarcelamiento prolongado de ancianos, además de otra serie de abusos. Por estos actos contra los uigures, la organización acusó a China de violar la Convención contra el Genocidio de la ONU.

¿Variante brasileña de Coronavirus podría afectar a toda Latinoamérica? Síguenos en Google News para mantenerte informado.