Secciones
Beijing permite que 4 millones dejen sus hogares en Shanghái tras baja del virus
Mundo

China permite que 4 millones dejen sus hogares en Shanghái tras baja del virus

Shanghái permitió que 4 millones de personas salgan de sus hogares a medida que se relajan las reglas del virus en China.

por ErickPeraza

Beijing permite que 4 millones dejen sus hogares en Shanghái tras baja del virus

Beijing permite que 4 millones dejen sus hogares en Shanghái tras baja del virus

Shanghái permitió que 4 millones de personas más salieran de sus hogares el miércoles cuando se relajaron los controles antivirus que cerraron la ciudad más grande de China, mientras que el Fondo Monetario Internacional recortó su pronóstico de crecimiento económico chino y advirtió que el flujo global de bienes industriales podría verse afectado.

Un total de casi 12 millones de personas en la ciudad de 25 millones pueden salir al aire libre luego de la primera ronda de flexibilización la semana pasada, dijo el funcionario de salud Wu Ganyu en una conferencia de prensa.

Wu dijo que el virus estaba “bajo control efectivo” por primera vez en algunas partes de la ciudad.

China permite que 4 millones dejen sus hogares en Shanghái tras baja del virus
Los habitantes de Shanghái han vuelto a las calles tras la relajación de las medidas COVID-19.

Según los últimos cambios, más de 4 millones de personas están incluidas en áreas donde el estado cambió de cerrado a controlado, dijo Wu.

Dijo que a algunos no se les permite salir de sus vecindarios y que están prohibidas las grandes reuniones.

Mientras tanto, el FMI redujo su pronóstico de crecimiento chino este año a 4,4% desde 4,8% debido a los cierres de Shanghái y otros centros industriales.

Eso es casi la mitad del crecimiento del 8,1% del año pasado y por debajo del objetivo del 5,5% del gobernante Partido Comunista.

El número de casos de China en su última oleada de infecciones es relativamente bajo, pero el partido gobernante está aplicando una estrategia de "COVID cero" que ha cerrado las principales ciudades para aislar cada caso.

El miércoles, el gobierno informó 19.927 casos nuevos en China continental, de los cuales todos menos 2.761 no tenían síntomas.

Shanghái representó el 95% del total, o 18.902 casos, de los cuales 2.495 tenían síntomas.

La agencia de salud de la ciudad de Shanghái informó que siete personas que tenían COVID-19 murieron el martes, pero dijo que las muertes se debieron a cáncer, enfermedades cardíacas y otras dolencias. Todos menos dos tenían más de 60 años.

Shanghái cerró negocios y confinó a la mayoría de su población en sus hogares a partir del 28 de marzo después de un aumento en las infecciones.

Eso generó quejas sobre la falta de acceso a suministros de alimentos y medicinas.

Las personas en Shanghái que dan positivo pero no tienen síntomas han sido ordenadas a centros de cuarentena establecidos en salas de exposiciones y otros edificios públicos.

Los datos oficiales de esta semana mostraron que el crecimiento económico en los primeros tres meses de este año disminuyó en comparación con el último trimestre de 2021.

Consecuencias de cierres por COVID-19 en China

Los bloqueos en China “probablemente agraven las interrupciones del suministro en otros lugares” y podrían aumentar la presión para que aumente la inflación, dijo el FMI en un informe.

El partido gobernante ha prometido reembolsos de impuestos y otras ayudas a las empresas, pero está evitando gastos de estímulo a gran escala.

Los economistas dicen que la estrategia tardará más en mostrar resultados y que Beijing podría necesitar gastar más o reducir las tasas de interés.

Los líderes chinos han prometido tratar de reducir el costo humano y económico de los controles contra enfermedades cambiando a una estrategia de "limpieza dinámica" que aísle los vecindarios y otras áreas más pequeñas en lugar de ciudades enteras.

Sin embargo, muchas áreas parecen estar aplicando controles más estrictos después de que los funcionarios de Shanghái fueran criticados por no actuar con la suficiente agresividad.

También el miércoles, el Ministerio de Agricultura ordenó a los funcionarios locales que eviten cualquier medida que pueda interferir con la siembra de primavera por parte de los agricultores que alimentan a los 1,400 millones de habitantes de China.

La orden siguió a las advertencias de que la producción de trigo y otros cultivos podría verse interrumpida, lo que impulsaría la demanda de importaciones y elevaría los precios mundiales, que ya son altos.

El gobierno informó que 26,760 personas que dieron positivo pero no tenían síntomas fueron liberadas el miércoles de la observación.

Eso incluyó 25,411 en Shanghái, donde algunos residentes de los centros de cuarentena se han quejado de que son antihigiénicos.

Otros centros industriales y comerciales, incluidos Changchun, Jilin y Shenyang en el noreste, el puerto de Tianjin al este de Beijing y Shenzhen y Guangzhou en el sur, cerraron negocios, impusieron restricciones de viaje o les dijeron a los residentes que se quedaran en casa.

Los fabricantes de automóviles globales y otros fabricantes redujeron o detuvieron la producción porque los proveedores no pudieron cumplir.

Esta semana, Volkswagen anunció que su fábrica de Changchun reanudó la producción y el fabricante de automóviles estaba considerando cuándo reabriría sus instalaciones de Shanghái. BMW dijo que su fábrica en Shenyang reabrió.

Mientras algunas ciudades suavizaban los controles, el gobierno de Harbin, una ciudad de 5,3 millones de habitantes en el noreste, suspendió el miércoles el servicio de autobús y metro y prohibió al público moverse entre distritos.

En La Verdad Noticias seguiremos las noticias más recientes de China como que reportó sus primeras muertes por COVID-19 desde marzo del 2020.

Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado.

Temas

Comentarios