Mundo

China intenta hacer creer que COVID-19 se originó en otros países

China intenta hacer creer que COVID-19 se originó en otros países

China intenta hacer creer que COVID-19 se originó en otros países

El gobierno de China ha afirmado que los casos de COVID-19 que se han descubierto en archivos del 2019 prueban que la pandemia inició fuera del país.

Por Raúl Luna

16/01/2021 09:04

China ha difundido teorías de que la COVID-19 se originó en otros países, luego de que autoridades sanitarias extranjeras descubrieran casos de infección en pruebas realizadas antes del primer brote en Wuhan.

A un año del inicio de la pandemia los medios afiliados al gobierno chino han hecho énfasis en los reportes desde Italia sobre un caso que se registró en noviembre de 2019 como prueba de que la raíz no está en China.

En noviembre, un reporte de La Verdad Noticias abordó las revelaciones del Instituto Nacional del Cáncer (INT de Milán, que señalaba que el virus estaba circulando en Italia desde septiembre de 2019.

Según Daily Mail, China quiere usar estos informes sobre Italia para esparcir la idea de que el virus se originó mucho antes de lo que se creía en el país europeo.

El medio cita a uno de los principales científicos del país asiático en una entrevista para el diario Global Times “Otros países potencialmente tenían brotes de COVID antes que Wuhan y las investigaciones deberían llevarse ahí tan pronto como sea posible”.

China quiere limpiar su nombre

El gobierno chino ha tratado de generar confusión sobre el origen del virus. Ha promovido teorías, con poca evidencia, de que el brote podría haber comenzado con las importaciones de mariscos contaminados, una noción rechazada por científicos y agencias internacionales.

En marzo de 2020, un funcionario del ministerio de Asuntos Exteriores de China sugirió que el Ejército de Estados Unidos podría haber llevado el virus a Wuhan cuando sus tropas compitieron en los Juegos Mundiales Militares de Wuhan en octubre.

El jueves, un grupo internacional de 10 investigadores llegó a Wuhan como parte de un acuerdo entre China y la OMS para estudiar el origen del virus, en medio de la incertidumbre de que Beijing intente evitar descubrimientos inconvenientes.

El equipo compuesto por expertos de Estados Unidos, Australia, Alemania, Japón, Reino Unido, Rusia, Países Bajos, Qatar y Vietnam será aislado durante dos semanas en las que trabajarán a través de videoconferencias con otros expertos chinos.

Los investigadores “intercambiarán puntos de vista” con sus pares chinos, pero hasta el momento no han recibido indicaciones sobre si les será permitido recolectar sus propias evidencias.

Lee más en La Verdad Noticias:Documento filtrado confirma que China ocultó información sobre el coronavirus

De acuerdo con la agenda publicada de la OMS para su investigación de orígenes, no hay planes para evaluar si podría haber habido una liberación accidental del coronavirus en el laboratorio de Wuhan, como han afirmado algunos políticos estadounidenses, incluido el presidente Donald Trump.

¿Destituirán a Donald Trump en su segundo juicio político? Síguenos en Google News y mantente informado.