Mundo

China admite que sus vacunas contra COVID-19 no son muy buenas

China admite que sus vacunas contra el COVID-19 no son muy buenas

Las vacunas contra el COVID-19 de China "no tienen tasas de protección muy altas" aseguró el país.

Por Naye Valdez

11/04/2021 09:19

En una rara admisión de la debilidad de las vacunas contra el COVID-19 de China, el principal funcionario de control de enfermedades del país dice que su efectividad es baja y que el gobierno está considerando mezclarlas para obtener un impulso.

Las vacunas contra el COVID-19 de China "no tienen tasas de protección muy altas", dijo el director de los Centros para el Control de Enfermedades de China, Gao Fu, en una conferencia el sábado en la ciudad suroccidental de Chengdu.

Beijing ha distribuido cientos de millones de dosis en el extranjero mientras trataba de generar dudas sobre la efectividad de la vacuna Pfizer-BioNTech fabricada utilizando el proceso previamente experimental de ARN mensajero, o ARNm.

“Ahora se está considerando formalmente si debemos usar diferentes vacunas de diferentes líneas técnicas para el proceso de inmunización”, dijo Gao.

Los funcionarios en una conferencia de prensa el domingo no respondieron directamente a las preguntas sobre el comentario de Gao o posibles cambios en los planes oficiales. Pero otro funcionario de los CDC dijo que los desarrolladores están trabajando en vacunas basadas en ARNm.

Algunas personas han necesitado hasta 3 dosis de la vacuna contra el COVID-19 de China

Los expertos dicen que la combinación de vacunas o la inmunización secuencial podría aumentar la efectividad. Investigadores en Gran Bretaña están estudiando una posible combinación de Pfizer-BioNTech y la vacuna tradicional AstraZeneca.

China confirmó las dudas que existían sobre sus vacunas COVID-19

Recordemos que mientras los Estados Unidos y las naciones europeas han luchado por vacunar a sus propias poblaciones, China vio una oportunidad y comenzó triunfalmente a enviar sus vacunas en todo el mundo.

El mercado objetivo eran los países de ingresos bajos y medianos muy por debajo del actual orden jerárquico de vacunación. Beijing a menudo dice que no impone condiciones políticas a la entrega de vacunas. Pero más allá de la ética de la diplomacia de las vacunas, las vacunas de China enfrentan una pregunta mucho mayor: ¿realmente funcionan?

Sus principales productores de vacunas se negaban a publicar datos sobre sus ensayos clínicos de fase tardía que permitirían a otros evaluar su eficacia y seguridad. Hay indicios de que las vacunas COVID-19 fabricadas en China, de la estatal Sinopharm y la privada Sinovac, entre otras, no son lo que se imaginaba y ahora el anuncio del funcionario sobre la baja eficacia de la vacuna de China ha confirmado lo que muchos ya sospechaban.

Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado.