Mundo

COVID-19 cobra la vida de una bebé de 5 meses en Brasil

COVID-19 cobra la vida de una bebé de 5 meses en Brasil

COVID-19 cobra la vida de una bebé de 5 meses en Brasil

La bebé contrajo COVID-19 en el Centro de Salud de Praia Grande después de ser ingresada por una infección urinaria. 

Por Raúl Luna

24/06/2021 07:31

Sarah Vitória Domingues Góis, una bebé prematura de apenas cinco meses de nacida, murió luego de contraer COVID-19 en el hospital tras ingresar por un problema de salud separado, en Brasil.

Según reportes a los que tuvo acceso La Verdad Noticias, la niña llegó al hospital por una infección urinaria el 27 de abril y permaneció 13 días en terapia intensiva. Días después, presentó los primeros síntomas de infección por SARS-CoV-2.

Sarah murió el 28 de mayo con el 80 por ciento de sus pulmones invadidos por la enfermedad, apenas un día antes de cumplir 6 meses de nacida. 

Tardaron en diagnosticarle COVID-19

La pequeña Sarah y su madre (Imagen: UOL)

Sameque Vitória Góis, madre de la bebé, dijo al medio brasileño UOL que notó que su hija empezó a tener síntomas similares a los de la gripe cuatro días después de ser internada, pero los médicos no le hicieron la prueba para coronavirus y en su lugar le diagnosticaron bronquiolitis.

Para el 6 de mayo los malestares ya habían aumentado, por lo que finalmente le hicieron el testeo, y no fue hasta el 10 de mayo que le informaron que la infante estaba infectada por el mortal virus. La madre dijo que nunca pensó que el COVID-19 pudiera infectar a bebés.

Sarah fue trasladada del Centro de Salud de Praia Grande al Hospital Infantil Gonzaga en Santos, donde pasó una semana en la sala de urgencias, pero su condición empeoró: fiebre alta, 40 grados de temperatura y una fuerte anemia.

Ya no podía respirar

Los padres de Sarah la esperaron todos los días en el hospital.

En algún momento Sarah tuvo que ser operada de emergencia debido a un neumotórax, que obligó a los doctores a poner drenajes en sus pulmones para que pudiera eliminar el aire, porque ya no podría respirar.

La bebé murió por complicaciones del COVID-19 el 28 de mayo. Sus padres, quienes también contrajeron la enfermedad, no abandonaron el hospital uno solo de los 30 días en los que Sarah permaneció internada.

Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado.