Mundo

COVID-19: Presidente de Paraguay solicita la renuncia de todo su gabinete

COVID-19: Presidente de Paraguay solicita la renuncia de todo su gabinete

Paraguay había logrado contener el COVID-19 a mediados de 2020, pero la falta de medicamentos y el colapso de los hospitales degeneraron en manifestaciones violentas y la renuncia del ministro de Salud.

Por Raúl Luna

06/03/2021 06:52

El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, solicitó la renuncia de todos los miembros de su gabinete tras una ola de protestas ciudadanas por la corrupción en el gobierno y por el manejo de la pandemia de COVID-19.

El anuncio corrió por cuenta del ministro de Comunicación, Juan Manuel Brunetti, quien durante conferencia de prensa aseguró que Abdo Benítez “escuchó al pueblo” al pedir la deposición de sus ministros.

“A las 09H00 horas el presidente Mario Abdo tiene previsto reunirse con sus principales colaboradores en la Residencia Presidencial Mburuvicha Roga. No se descarta un mensaje del mismo el día de hoy”, anunció el periodista Aníbal Coronel, en Twitter.

El viernes, miles de paraguayos salieron a las calles de Asunción para manifestarse contra la gestión de la pandemia por parte del gobierno de Abdo Benítez. La jornada derivó en enfrentamientos violentos con las fuerzas de seguridad que atacaron a los inconformes con balas de goma y gases lacrimógenos, dejando al menos 20 personas heridas, según BBC.

Según el conteo de la agencia de noticias Reuters, los casos de COVID-19 reportados en Paraguay han ido registrando máximos día con día, con un promedio de más de 1.100 diario. En total, el país reporta 165.811 contagios y 3.728 muertes desde que comenzó la pandemia.

Manifestaciones contra el gobierno de Paraguay

En videos vistos por La Verdad Noticias puede verse a cientos de manifestantes que incendiaron las instalaciones del Ministerio de Hacienda tras la renuncia del titular de la cartera de salud, Julio Mazzoleni, quien renunció a su cargo el viernes al ser cuestionado por sus políticas sanitarias. 

Los paraguayos denunciaron la corrupción de Mazzoleni y la falta de medicamentos y vacunas contra COVID-19, que se suman al colapso del sistema sanitario por el rápido incremento de los casos y las muertes relacionadas con el virus en el país.

“Es un momento donde es absolutamente necesario que los paraguayos estemos unidos para combatir la pandemia y por sobre cualquier persona está el interés nacional. Ojalá que esta decisión sirva para la unión del país”, dijo Mazzoleni al comunicar su salida del gobierno de Mario Abdo Benítez.

Mazzoleni dijo que se había arreglado con el presidente para velar por el bienestar del pueblo paraguayo.

El miércoles, trabajadores del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias y del Ambiente, que trabajan en la primera línea de combate contra el COVID-19, salieron a las calles acompañados de sus familiares para exigir la reposición de medicamentos empleados para pacientes.

También hubo protestas de médicos y enfermeras que exigían protección para combatir la pandemia, y de maestros que se oponían a la reapertura de las escuelas mientras no existieran las condiciones para evitar más contagios y muertes. El gobierno admitió recientemente la escasez de medicamentos y que los hospitales se estaban quedando sin camas de cuidados intensivos.

Al enojo de la población se suma el retraso en la llegada de las vacunas. Según los reportes, hasta ahora solo cuatro mil de los siete millones de habitantes en Paraguay han sido vacunadas, mientras los críticos del gobierno sugieren que se han desviado recursos que deberían ser utilizados para atender la emergencia sanitaria.

Exigían la renuncia de Abdo Benítez

Durante las protestas del viernes afuera del Congreso, que comenzaron de forma pacífica tras la dimisión del ministro de salud, el objetivo principal era exigir la renuncia del presidente Abdo Benítez. 

Se calcula que alrededor de 10.000 personas, principalmente jóvenes, participaron con carteles y consignas como “¡Fuera Marito!”, en referencia al nombre con el que la población se dirige a su mandatario. Cerca de las 8:00 de la noche de la hora local, la policía apareció y se desató la violencia en la capital paraguaya.

Abdo Benítez tomó posesión de la presidencia de Paraguay en agosto de 2018.

Mientras los policías protegidos con cascos y equipo de seguridad intentaban controlar los disturbios, los manifestantes comenzaron a lanzar piedras y todo tipo de objetos. Los organizadores de la manifestación denunciaron la presencia de infiltrados del gobierno, según el portal TN de Argentina.

Entre los 20 heridos había 12 policías y 8 manifestantes. Uno de ellos murió en el hospital por heridas relacionadas con los disturbios, sin embargo la vocera de la Policía Nacional, Elena Andrada, dijo que la víctima no había estado presente durante la manifestación.

La diputada opositora Kattya González, del Partido Encuentro Nacional, se refirió al actuar de la policía como “vergonzosa”. “Si había un grupo de infiltrados, personas violentas, ellos (los policías) debían controlar a ese grupo y no salir a reprimir a los manifestantes que se fueron con alegría en una fiesta cívica a ejercer su derecho”, dijo la legisladora a ABC.

La vacunación en Paraguay 

Al igual que otros países de América Latina, Paraguay inició su campaña de vacunación a finales de febrero con las primeras 4.000 dosis de la vacuna rusa Sputnik V, que fueron aplicadas a 2.000 trabajadores de la salud en las áreas respiratorias de los hospitales, según la agencia Anadolu.

La primera dosis se aplicó el 22 de febrero a una enfermera del Hospital Nacional de Itauguá.  La inyección corrió por cuenta del ahora ex ministro de Salud, Julio Mazzoleni, quien advirtió en ese momento que cualquier acto de corrupción relacionado con las vacunas sería castigado con la destitución.

Pero dos semanas después aún no se tiene noticia alguna sobre las más de 300.000 vacunas de AstraZeneca que el gobierno de Benítez había anunciado para el país. La farmacéutica advirtió a principios de febrero que sus entregas masivas a países europeos se retrasarían drásticamente a pesar de lo planeado.

Llegan vacunas desde Chile

En medio de las tensiones tras la renuncia de Mazzoleni, Paraguay recibió este 6 de marzo un cargamento con 20.000 dosis de la vacuna CoronaVac que fueron donadas por Chile, el país sudamericano con la campaña de vacunación más adelantada, que también tuvo capacidad para donar el mismo número de dosis a Ecuador.

La agencia de noticias AP citó un comunicado de la Cancillería paraguaya en la que se anunciaba la cooperación del gobierno chileno para la obtención de las 20.000 vacunas, que servirían para inmunizar a 10.000 trabajadores de la salud en la primera línea de combate.

El cargamento fue recibido por el Ministro de Exterior, Euclides Acevedo, y por el nuevo ministro de Salud, Julio Borba. Paraguay también espera la llegada de un millón de dosis de Sputnik V y de 4.3 millones más de la plataforma solidaria COVAX, pero la demora sigue enardeciendo los ánimos de la nación.

Paragua, del éxito al fracaso en la pandemia

Paraguay había destacado al principio de la pandemia por ser uno de los países latinoamericanos con menor tasa de contagios por el virus. De hecho, según BBC, a mediados de junio de 2020 el país reabrió negocios no esenciales como bares, gimnasios y centros deportivos, y también se permitió la entrada a templos religiosos, teatros y autocinemas con cubrebocas.

Lo anterior ocurría mientras América Latina se convertía en el epicentro mundial de la pandemia, tras el desastre en Europa, la falta de credibilidad al gobierno Chino y las políticas ineficaces de Donald Trump en los Estados Unidos.

Pero la situación se salió de control cuando familiares de pacientes hospitalizados en todo el país empezaron a denunciar la falta de medicamentos y el colapso de los centros de salud, intensificados por la ausencia de medidas por parte del gobierno de Abdo Benítez que derivó en la dimisión de todo su gabinete este 6 de marzo.

¿Donald Trump regresa a la presidencia en 2024? Síguenos en Instagram para mantenerte informado.