Mundo

Bebé prematuro demuestra sus ganas de vivir y así se ve ahora

Bebé prematuro demuestra sus ganas de vivir y así se ve ahora

Bebé prematuro demuestra sus ganas de vivir y así se ve ahora

Nació tres meses antes de lo esperado, tuvo severas complicaciones pero logró superarlas, aunque no fue fácil y ahora así se ve este bebé prematuro ¡maravilloso!

Por La Verdad

27/09/2020 08:37

Desde el mismo momento de su nacimiento un pequeño bebé tuvo que luchar por su vida, nació tres meses antes del tiempo natural, peso tan sólo un poco de un kilo, pero se aferró a la vida y esta es su evolución.

El bebe Bailey Appleyard nació después de que su madre, Clair Felstead, entrara en trabajo de parto cuando ella apenas tenía 25 semanas y seis días, por lo que el bebé no solo nació temprano, el pequeño tenía una enfermedad pulmonar crónica y contrajo e-coli durante su batalla en el hospital.

Los médicos de Liverpool se vieron obligados a poner al niño en un ventilador para ayudar a sus diminutos pulmones, y Clair, de 25 años, y su compañero Jordan le compraron un pequeño pulpo de peluche para que lo pusiera en su cuna.

Bebé Bailey prematuro pesó un kilo, aquí junto al pulpo que sus padres le regalaron.

Sus ocho piernas, cada una del largo del cuerpo de Bailey, lo abrazaron cuando no ellos no podían hacerlo, debido a las estrictas reglas del coronavirus que les impidieron visitar.

Pero el valiente Bailey, que ahora tiene seis meses, se recuperó y ahora es lo suficientemente grande como para meterse el pulpo bajo el brazo y está prosperando en su casa en Leighton, Cheshire.

Padres aterrados por perder a su bebé

Clair dijo: "Jordan y yo estábamos aterrorizados cuando nos dijeron que podía morir en cualquier momento si no era bajo los cuidados más profesionales. El médico nos dijo que estaba haciendo preguntas para las que no saben la respuesta, lo que me asustó aún más".

La madre del pequeño es una trabajadora del centro de llamadas, se sorprendió cuando se puso de parto el 23 de febrero después de que le dijeron que el embarazo era normal. Ella cuenta que ese día se estaba preparando para trabajar, pero visitó el hospital inmediatamente después de sentir dolores de parto.

Hace tres meses antes de lo que debía y presentó dificultad para respirar.

Clair dijo: "Era casi como si estuviera listo para salir temprano, no experimentamos complicaciones ni advertencias de salud".

Fue al hospital esa mañana y el médico le dijo que tenía 6 cm de dilatación, por lo que le dieron medicamentos para retrasar el embarazo en 48 horas, ya que quería asegurarme de que el bebé estaba a salvo, pero dos días después, dio a luz al bebé Bailey.

A pesar de los mejores esfuerzos de los médicos, Bailey nació a las 25 semanas y seis días el 23 de febrero en el Hospital Leighton en Crewe. Ni a Clair ni a Jordan se les permitió abrazarlo, y con solo 30 minutos de edad, Bailey fue trasladado a 50 kilómetros de distancia de sus padres al hospital de Liverpool.

Clair dijo: “Vi a mi bebé salir y lo pusieron sobre la mesa por un momento y luego lo llevaron a una ambulancia a Liverpool. Los médicos del hospital de Leighton me dijeron que el bebé tendría más posibilidades de sobrevivir en el hospital de Liverpool”.

Así se ve seis meses después de su nacimiento prematuro.

La madre cuenta que tuvo que luchar contra sus emociones ya que este era su primer bebé y solo  quería que todo saliera a la perfección.

Los médicos no pudieron decir qué causó su llegada anticipada, pero le recetaron antibióticos continuos para evitar enfermedades e infecciones contagiosas y controlaron sus pulmones y oxígeno.

Le diagnosticaron una enfermedad pulmonar crónica como resultado del nacimiento prematuro y le pusieron un ventilador durante algunas semanas para ayudar a sus pulmones.

El bebé tenía problemas para respirar y necesitó oxígeno hasta que alcanzó las 36 semanas de gestación. Durante su crecimiento, a Bailey se le diagnosticó E-coli, que podría haberse contraído potencialmente a través de su sonda de alimentación.

Clair dijo: "Como madre primeriza, tenía miedo de todo. Teníamos miedo de que Bailey tuviera diferentes infecciones todos los días que pudieran ser mortales. Lo pusieron en un ventilador y lo alimentaron a través de sondas”.

Bailey fue dado de alta a fines de mayo, una semana antes de su fecha de parto inicial y ahora tiene seis meses y pesa alrededor de 16 libras, y es un bebé sano y burbujeante.

Debido al coronavirus, los padres no pueden llevar a sus bebés a la clínica con tanta frecuencia a menos que sea una emergencia.

Clair agregó: "Lo puse junto al pulpo de peluche en su cuna y ha crecido mucho más ¡es tan lindo! Toda la experiencia estuvo llena de altibajos y muchas emociones. Estoy muy contenta de tenerlo en la casa viviendo conmigo y con Jordan".

Debido al bloqueo del coronavirus, Clair y Jordan, de 25 años, se quedaron en un hotel local y solo se les permitió visitar al bebé Bailey por separado y en días alternos.

Te puede interesar: Coronavirus Yucatán: fallece bebé de dos meses a causa del Covid-19

“El coronavirus arruinó mis primeros tres meses con mi bebé; solo quería pasar todos los días abrazándolo, pero no pude. Una cosa es pasar por lo que pasamos y esa angustia, pero otra es no poder verlo y pasar tiempo con él", finalizó Clair.