Secciones
Mundo

Aparece la hija de pareja momificada en un glaciar

por La Verdad

Agencias/ Diario La Verdad CANCÚN, Q. Roo.- Hace unos días en las noticias ha estado el hallazgo de una pareja que se congeló en un glaciar hace 75 años, creando un misterio alrededor de cómo fue que quedaron congelados. Ante esta situación y gracias a las noticias y a las autoridades aparece la hija de pareja momificada en un glaciar.

La hija mayor de la pareja reveló cómo el misterio la dejó huérfana y separada de sus seis hermanos. De acuerdo con un diario británico Monique Gautschy-Dumoulin tenía 11 años cuando se despidió de sus padres por última vez el 15 de agosto de 1942.

Marcelin Dumoulin, un zapatero de 40 años, y su esposa Francine, de 37 años, abandonaron su hogar en Chandolin, Suiza, para ordeñar sus vacas en un prado con la promesa que regresarían a su hogar donde los esperaban sus hijos, sin embargo eso nunca sucedió.

Ahora, a los 81 años, la hija mayor Monique contó cómo la incertidumbre había proyectado una sombra sobre su vida.

"Habían ido a los campos para atender a las vacas", recordó desde su casa en Suiza. "Me dijeron que volverían más tarde en la noche o posiblemente al día siguiente si estaban demasiado cansados. Era un sábado. Mi padre me abrazó".

A la mañana siguiente, Monique, cada vez más preocupada, salió de la casa para preguntar a los vecinos si los habían visto.

"Fui a encontrarme con una amiga al borde del pueblo para ver si los había visto regresar. Cuando ella dijo que no, empecé a llorar. Sabía que había pasado algo malo.El sacerdote, que era amigo de mi padre, lanzó una búsqueda. Pero no había rastro de ellos, ni una pista", contó la anciana.

Monique dijo que ella y sus hermanos permanecieron en la casa de la familia "durante dos o tres semanas" después de que sus padres desaparecieran.

"Yo era la mayor, así que estaba haciendo todo. La cocina, el lavado a mano. Tenía que cuidar de mi hermana y mis hermanos. Fue difícil", contó. "Y entonces un día la casa fue cerrada. No se nos permitió tomar nada; nos fuimos sin recuerdos, nada. El sacerdote organizó un sistema para que todos nosotros viviéramos con diferentes familias".

"Cada uno descansó en su propio rincón del mundo y creció por separado. La vida cambió terriblemente después de que ellos desaparecieron".

 MISTERIO RESUELTO

Durante casi ocho décadas, su repentina desaparición fue un misterio. Hasta que el jueves pasado se realizó un extraordinario descubrimiento: sus cuerpos perfectamente conservados fueron encontrados uno junto al otro en el macizo de Diablerets en el glaciar de Tsanfleuron, en el sur de Suiza, junto con sus tarjetas de identidad, mochilas, una botella, un libro y un reloj.

Funcionarios dijeron que la pareja, cuyos cuerpos fueron identificados formalmente esta semana usando muestras de ADN, probablemente había caído en una grieta

Monique dijo que la policía suiza la llamó para informarle sobre la identificación definitiva. El velorio tendrá lugar el sábado, dijo Monique, añadiendo que le hubiese encantado verlos antes, "sólo para abrazarlos".

 "Para el funeral, no usaré negro. Creo que el blanco será más apropiado. Representa la esperanza, que nunca perdí".

Comentarios

Te puede interesar