Mundo

Antártida fue devastada hace 430 mil años por una poderosa explosión

Antártida fue devastada hace 430 mil años por una poderosa explosión

Restos del asteroide que provocó la masiva explosión en la Antártida, que devastó el suelo helado, fueron recuperados por científicos de la Universidad de Kent, en el Reino Unido.

Por Raúl Luna

31/03/2021 06:35

La superficie de la Antártida fue la catastrófica explosión de un asteroide que causó un daño devastador sobre su superficie helada hace unos 430.000 años, reveló un nuevo estudio de la Universidad de Kent, en el Reino Unido. 

Los científicos encontraron bolas de roca ígnea conocidas como esférulas de condensación (literalmente rocas extraterrestres) en la cima de una montaña, mismas que al ser estudiadas apuntan a que la inusual explosión en la Antártida involucró un asteroide de al menos 100 metros de diámetro que explotó antes de lograra impactar contra la cima de una montaña, donde hubiera dejado un inmenso cráter.

Imagen de las partículas del asteroide proporcionada por los investigadores en la publicación del estudio.

Los autores de la investigación, publicada en la revista Science Advances, señalan que la explosión en la Antártida provocó un chorro de material derretido y vaporizado, que se esparció y permaneció en reposo sobre la capa de hielo. Se trata de un descubrimiento importante para el registro geológico.

¿Cuál fue el resultado de la explosión en la Antártida?

Según pudo enterarse La Verdad Noticias, la inmensa nube de diminutas partículas que dejó la explosión en la Antártida viajó a hipervelocidad debido a que no pudo perder impulso hasta llegar a la capa de hielo. No produjo ningún cráter, pero el área que entró en contacto con el gas sobrecalentado hirvió hasta alcanzar varios miles de grados fahrenheit.

Las explosiones en el aire de este tipo se conocen como intermedia.

Matthias van Ginneken, autor principal del estudio e investigador asociado de la Universidad de Kent. “Además de eso, una enorme onda de choque resultó de la explosión del asteroide cerca del suelo" que en caso de suceder en un área habitada hoy día sería “desastrosa y extremadamente destructiva para varios cientos de personas”.

“Cualquier cosa que se interpusiera en su camino se habría evaporado”, dijo

Eventos como el de la explosión en la Antártida, aunque haya ocurrido hace cientos de miles de años, nos recuerdan en la amenaza de los asteroides no solo tras su impacto con la superficie, sino el potencial escenario catastrófico de una explosión en el aire, un peligro que “no debe ignorarse”, apunta van Ginneken, pues estas explosiones son más comunes que los impactos que dejan cráteres en la Tierra.

Otras poderosas explosiones sacudieron al mundo 

En la historia de nuestro planeta ha habido al menos dos eventos en el aire similares a la recientemente estudiada explosión en la Antártida. Si bien ninguno de los dos fue tan poderoso y destructivo como el que nos sirve de ejemplo, son evidencia del potencial destructivo de las rocas extraterrestres.

El primero y más llamativo de ellos ocurrió en 1908 en Tunguska, cuando un asteroide en explosión aplastó decenas de millones de árboles dentro de más de 2.150 kilómetros cuadrados en Siberia. Según Nat Geo en español, el evento de Tunguska tuvo la misma fuerza de 300 bombas atómicas, aunque al igual que la explosión en la Antártida no dejó ningún cráter.

La tierra es bombardeada por cerca de 16 toneladas de meteoritos al año.

En 2013, una lluvia de meteoritos en Chelyabinsk, Rusia, causó una serie de explosiones que dejaron más de 1.000 heridos y causaron daños en al menos seis ciudades aledañas, causando alarma general entre los pobladores. Los residentes dijeron haber percibido temblores de tierra, ventanas destrozadas y alarmas de coches ante la lluvia de meteoritos.

¿Qué encontraron los expertos tras la explosión en la Antártida?

La expedición en busca de las evidencias de la explosión en la Antártida llevó a van  Ginneken y a su socio, Steven Goderis, a viajar hasta la estación antártica Princess Elisabeth, ubicada en las montañas Sør Rondane. Las partículas extraterrestres examinadas fueron halladas entre 2017 y 2018, según el reporte de la investigación.

Durante la primera expedición de un día entero en la cima de la montaña Walnumfjellet, se tomaron muestras de sedimentos glaciares de una superficie antigua y erosionada por los trozos gigantes de hielo antártico. 

La montaña Princess Elisabeth tiene una altura de más de 1.300 metros.

Al analizarlos, los investigadores encontraron “micrometeoritos y partículas de aspecto muy inusual que parecían varias esférulas fusionadas a muy alta temperatura”, dijo Van Ginneken, para quien las partículas demostraban que un gran evento meteorítico “parecía una gran probabilidad”.

Pudieron identificar 17 partículas ígneas negras que se desprendieron de la vaporización del asteroide previa a la explosión en la Antártida. Usando microscopios y técnicas láser, descubrieron que las partículas medían entre 100 y 300 milímetros de ancho y que su composición consistía en minerales olivino y espinela de hierro, fusionados con pequeños trozos de vidrio.

¿Por qué está prohibido ir a la Antártida?

Al tratarse de un continente sin población indígena y sin un gobierno específico, varias decenas de países firmaron un tratado en 1961, conocido como Tratado de la Antártida, que establece la prohibición de actividades militares y de la recolección de minerales, rocas, huesos, huevos y cualquier tipo de material.

Aunque las personas normales no tenemos nada que hacer en este inhóspito territorio, el Tratado otorga permiso a científicos para realizar exploraciones como la de los investigadores de la explosión en la Antártida, siempre y cuando sea con fines científicos.

También está prohibido tomar cualquier artefacto hecho por el hombre, como instrumentos científicos.

Aún si fueras un prominente científico, viajar a la Antártida puede significar varios riesgos, incluyendo la deshidratación, hipotermia, congelación, quemaduras solares en los ojos, pie de trinchera, y otros males relacionados con el aislamiento de este lugar, que no está pensado para ser habitado.

¿Qué países se encuentran en la Antártida y cuántos habitantes tiene? 

A pesar de que en la Tierra numerosos y vastos desiertos, en la mayoría de ellos o alrededor de ellos aún habitan personas que encuentran una forma de sobrevivir a sus adversas condiciones. En la Antártida esto es imposible, y aún así al menos siete países han incluido partes del continente helado en sus fronteras.

La lista incluye a países de otros tres continentes: Reino Unido, Francia, Noruega, Australia, Nueva Zelanda, Chile y Argentina. Todos estos países tienen o han tenido alguna disputa por el control del territorio, aunque también acatan el decreto que prohíbe asentamientos militares y se han comprometido a usarlo solo para fines científicos y pacíficos.

Repartición del territorio de la Antártida por país.

Algunas de sus atracciones son sus reservas de petróleo, que podrían ser de hasta 200.000 millones de barriles, según estimaciones, pero en la actualidad es la ciencia la que técnicamente gobierna el continente inhóspito, con geólogos como los que investigaron la explosión en la Antártida tomándola como su principal centro de investigación para saber qué hay debajo del hielo.

¿Variante brasileña de Coronavirus podría afectar a toda Latinoamérica? Síguenos en Google News para mantenerte informado.