Mundo

Afganos describen las secuelas de la explosión en la mezquita de Kunduz

Afganos describen las secuelas de la explosión en la mezquita de Kunduz.

Afganos describen las secuelas de la explosión en la mezquita de Kunduz.

La explosión en una mezquita en Afganistán mató al menos a 72 personas y dejó más de 140 heridos.

Por Eleazar Demesa

09/10/2021 10:10

Samir Azizi estaba dentro de su casa en la ciudad de Kunduz mientras esperaba que comenzara la oración del viernes cuando escuchó una explosión. El sonido provenía de una mezquita cercana. Cuando llegó allí, donde cientos de musulmanes chiítas se habían reunido para las oraciones semanales, quedó impactado por la carnicería que tenía ante sí.

“Fueron decenas de personas. Ancianos, muchachos, todos tirados en charcos de sangre. Se podía escuchar a la gente pidiendo ayuda”, dijo el joven de 25 años a medios locales.

El atentado del viernes por la tarde, reivindicado por el Estado Islámico Khorasan, ISKP (ISIS-K), mató al menos a 72 personas y dejó más de 140 heridos, según residentes y fuentes hospitalarias de la provincia.

Afganos lucharon por transportar a los heridos

Afganos describen las secuelas de la explosión en la mezquita de Kunduz.

Azizi dijo que inmediatamente después del incidente, los residentes lucharon por transportar a los heridos a las instalaciones de salud, y agregó que las ambulancias no llegaron al lugar durante al menos 40 minutos. "Éramos muy pocos, pero hicimos lo que pudimos, tratando de transportar a cualquiera a un hospital", dijo.

Las carreteras en la ciudad suelen estar despejadas los viernes, pero la demora podría haber tenido mucho que ver con los reveses que enfrentan las instalaciones de salud en todo el país desde que Estados Unidos y otros organismos internacionales cortaron el acceso de Kabul a más de $9.500 millones en activos y en respuesta a la toma de poder de los talibanes.

Aunque el sistema de salud afgano experimentó avances durante los 20 años en que las fuerzas extranjeras estuvieron presentes en el país, se dejó en gran medida dependiente de la ayuda extranjera y la negativa de los gobiernos extranjeros a comprometerse directamente con los talibanes ha dejado a los centros de salud luchando por tratar pacientes.

Víctimas de la explosión eran jóvenes en su mayoría

Afganos describen las secuelas de la explosión en la mezquita de Kunduz.

Fuentes del hospital regional de Kunduz dijeron que cinco pacientes más murieron a causa de sus heridas el sábado. Jan Mohammad, otro residente de Sayed Abad, el vecindario donde ocurrió la explosión de la mezquita, dijo que la mayoría de las víctimas eran jóvenes.

El hermano de Najila Hussaini, Ajmal, estaba entre esos jóvenes adoradores. Salió de su casa, a unos 200 metros de la mezquita donde se habían reunido los miembros de la comunidad hazara. La familia estaba preparando el almuerzo mientras esperaban el regreso de Ajmal cuando escucharon la explosión. “Sacudió a todo el vecindario”, dijo Hussaini.

La joven de 24 años inmediatamente pensó en su hermano y corrió a la mezquita. Como todos los demás que llegaron a la escena, Hussaini no podía creer lo que vio. “Todos estaban en sangre y pedazos. Seguí buscando a Ajmal”, dijo, y agregó que no recordaba cuánto tiempo pasó su familia buscando a Ajmal, antes de darse cuenta de que él, no estaba allí, al menos, no en su totalidad.

La Verdad Noticias informa que, el ataque del viernes fue el tercer gran atentado con bomba del que ISKP, el antiguo enemigo de los talibanes, se ha atribuido la responsabilidad desde que el ex presidente Ashraf Ghani huyó y los talibanes tomaron el control de Afganistán el 15 de agosto. También es la segunda vez este mes que el grupo ataca una mezquita.

Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado.

Últimas noticias