Mundo

Adaptación al cambio climático: ¿qué es y cuáles son las estratégicas?

Adaptación al cambio climático: ¿qué es y cuáles son las estratégicas?

La adaptación al cambio climático consiste en tomar medidas para disminuir o evitar que nos afecten los impactos de los cambios en la temperatura de nuestro planeta.

Por Naye Valdez

13/05/2021 08:29

La adaptación al cambio climático significa tomar medidas para prepararse y adaptarse tanto a los efectos actuales del cambio climático como a los impactos previstos en el futuro.

La adaptación se refiere a los ajustes en los sistemas ecológicos, sociales o económicos en respuesta a los estímulos climáticos reales o esperados y sus efectos o impactos. Se refiere a cambios en procesos, prácticas y estructuras para moderar los daños potenciales o para beneficiarse de las oportunidades asociadas con el cambio climático. En términos simples, los países y las comunidades deben desarrollar una solución de adaptación e implementar acciones para responder a los impactos del cambio climático que ya están ocurriendo, así como prepararse para impactos futuros.

De acuerdo con el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático existen diferentes tipos de adaptación al cambio climático: preventiva y reactiva, privada y pública, y autónoma y planificada.

A medida que el clima se calienta, traerá consigo todo tipo de riesgos. Desde eventos climáticos extremos más frecuentes como olas de calor, sequías o inundaciones, hasta la erosión costera por el aumento del nivel del mar, los impactos afectarán a todos, por ello es importante la mitigación y la adaptación al cambio climático.

Mitigación y adaptación al cambio climático

Medidas de mitigación y adaptación al cambio climático

Para no sufrir las graves consecuencias de los cambios de temperatura es importante la mitigación y adaptación al cambio climático, pero ¿qué significa cada uno de estos términos? en La Verdad Noticias te explicamos.

La mitigación (reducir el cambio climático) implica reducir el flujo de gases de efecto invernadero que atrapan el calor en la atmósfera, ya sea reduciendo las fuentes de estos gases o mejorando los "sumideros" que acumulan y almacenan estos gases (como los océanos, los bosques y el suelo).

El objetivo de la mitigación es evitar una interferencia humana significativa con el sistema climático y “estabilizar los niveles de gases de efecto invernadero en un plazo suficiente para permitir que los ecosistemas se adapten naturalmente al cambio climático, garantizar que la producción de alimentos no se vea amenazada y permitir que el desarrollo económico prosiga en de manera sostenible” de acuerdo al informe del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas.

La adaptación al cambio climático, implica adaptarse al clima futuro. El objetivo es reducir nuestra vulnerabilidad a los efectos nocivos del cambio climático. También abarca aprovechar al máximo las posibles oportunidades beneficiosas asociadas con el cambio climático.

A lo largo de la historia, las personas y las sociedades se han adaptado y afrontado los cambios climáticos y los extremos con distintos grados de éxito. El cambio climático (la sequía en particular) ha sido, al menos en parte, responsable del ascenso y caída de las civilizaciones.

El clima de la Tierra ha sido relativamente estable durante los últimos 12.000 años y esta estabilidad ha sido crucial para el desarrollo de nuestra civilización moderna y la vida tal como la conocemos. La vida moderna se adapta al clima estable al que nos hemos acostumbrado. A medida que cambie nuestro clima, tendremos que aprender a adaptarnos. Cuanto más rápido cambie el clima, más difícil podría ser.

Estrategias de adaptación al cambio climático

No existe una sola estrategia para mitigar y adaptarnos a este fenómeno

Las estrategias de adaptación al cambio climático adoptan muchas formas, según el contexto único de una comunidad, empresa, organización, país o región. No existe una 'solución única para todos': la adaptación puede abarcar desde construir defensas contra inundaciones, establecer sistemas de alerta temprana para ciclones y cambiar a cultivos resistentes a la sequía, hasta rediseñar los sistemas de comunicación, las operaciones comerciales y las políticas gubernamentales.

La adaptación al cambio climático exitosa no solo depende de los gobiernos, sino también de la participación activa y sostenida de las partes interesadas, incluidas las organizaciones nacionales, regionales, multilaterales e internacionales, los sectores público y privado, la sociedad civil y otras partes interesadas pertinentes, así como de una gestión eficaz del conocimiento.

Los seres humanos pueden adaptarse al cambio climático reduciendo su vulnerabilidad a sus impactos. Acciones como trasladarse a terrenos más altos para evitar el aumento del nivel del mar, plantar nuevos cultivos que prosperarán en nuevas condiciones climáticas o utilizar nuevas tecnologías de construcción representan estrategias de adaptación. 

Las estrategias de adaptación al cambio climático que se proporcionan a continuación están destinadas a informar y ayudar a las comunidades a identificar posibles alternativas. Son ilustrativas y se presentan para ayudar a las comunidades a considerar posibles formas de abordar las amenazas climáticas actuales y futuras previstas para la gestión de sitios contaminados.

  • Elija un viaje más limpio: comparta el automóvil, use el transporte público, ande en bicicleta o camine cuando sea posible.
  • Combine los mandados para reducir los "arranques en frío" de su automóvil y evitar el ralentí prolongado.
  • Mantenga los motores del automóvil, la embarcación y otros motores debidamente afinados y evite los motores que humean.
  • Utilice pinturas y productos de limpieza ecológicos siempre que sea posible.
  • Cuide la electricidad: Ahorre electricidad y ajuste su aire acondicionado a una temperatura más alta.

El cambio climático tiene el potencial de desestabilizar tanto las economías como las sociedades, agravando otros desafíos ambientales y socavando los esfuerzos de desarrollo sostenible. Uno de los sectores que más afectados se verán por el cambio climático sin duda es la agricultura. 

Adaptación al cambio climático en la agricultura

La agricultura es uno de los sectores que más requieren una adaptación al cambio climático

La adaptación al cambio climático es de vital importancia en la agricultura, pues el cambio climático representa una amenaza real para los agricultores de todo el mundo. La agricultura depende en gran medida del buen tiempo, incluidas las temperaturas altas y bajas, las precipitaciones, la intensidad del viento y muchas otras variables. Las estimaciones muestran que el cambio climático podría reducir la productividad agrícola mundial en un 17% para 2050.

A continuación, presentamos una selección de cuatro formas sostenibles en las que los agricultores pueden producir más alimentos y adaptarse al cambio climático al mismo tiempo.

  1. Integrar los sistemas agropecuario-forestal
    Cuanto más diverso es un sistema agrícola, mayor es su capacidad en promedio para adaptarse al cambio climático. En lugar de enfocar la finca en un tipo de producción (cultivos o ganado o silvicultura), los sistemas integrados los combinan en una de cuatro combinaciones: cultivos y ganado; cultivos y silvicultura; ganadería y silvicultura; o cultivos, ganadería y silvicultura.
  2. Rehabilitar pastos degradados
    Hay varias formas diferentes de rehabilitar pastos degradados. La forma más convencional implica la aplicación de fertilizantes, pero esto no siempre es sostenible para los agricultores, ya que los pastos generalmente requieren nuevas aplicaciones de fertilizantes cada cuatro o cinco años. Los pastos degradados se pueden recuperar de manera más sostenible plantando forrajes o pastos nativos, o introduciendo árboles en los pastos para evitar la erosión del suelo.
  3. Plantas de sistemas agroforestales
    La agrosilvicultura integra árboles y cultivos en un sistema diseñado intencionalmente. En un sistema agroforestal, cada planta se selecciona para un propósito particular: las especies se seleccionan para que las plantas no compitan sino que colaboren. Esta diversidad de cultivos y árboles permite que la zona sea productiva durante todo el año, de modo que los pequeños agricultores puedan obtener ingresos en todas las estaciones.
  4. Perseguir la silvicultura sostenible
    Los árboles plantados de manera sostenible ofrecen beneficios ambientales, como la captura de gases de efecto invernadero y la protección del suelo, así como el potencial de ganancia económica a través de la comercialización de productos forestales maderables y no maderables. La restauración y la reforestación pueden ser herramientas importantes para los agricultores 

Adaptación al cambio climático en México

México es un país altamente vulnerable al aumento de temperatura

México es altamente vulnerable al cambio climático debido a su ubicación geográfica, topografía y características socioeconómicas por ello es importante que logre una adaptación al cambio climático.

Las medidas de adaptación al cambio climático son fundamentales para hacer frente a los efectos ya inevitables del cambio climático, que son los que más impactan en las poblaciones más vulnerables y las principales actividades productivas del país.

Según datos proporcionados en el PECC 2014-2018 , el 13% de los municipios de México presentan el mayor grado de vulnerabilidad al cambio climático. Aproximadamente el 25% de la población vive en asentamientos irregulares y zonas de riesgo de inundaciones; mientras que las sequías en el norte del país son cada vez más recurrentes y amenazan la seguridad alimentaria de la población. Esto se traduce en la capacidad adaptativa restringida de una gran mayoría de habitantes ante potenciales eventos hidrometeorológicos severos.

En el marco legal mexicano, se reconoce la importancia de la adaptación al cambio climático en la solución de la crisis climática en el país. Sin embargo, en la práctica solo el 7% del financiamiento internacional que recibe México para implementar proyectos que beneficien al clima se dirige hacia soluciones de adaptación.

En México la Ley General de Cambio Climático señala que los objetivos de la política nacional en cuanto a la adaptación al cambio climático son: reducir la vulnerabilidad de la población y los ecosistemas; fortalecer la resiliencia y resistencia de los sistemas naturales y humanos.

Por su parte la Estrategia Nacional de Cambio Climático apunta a tres líneas estratégicas para la adaptación al cambio climático, estas son:

  • Disminuir la vulnerabilidad y aumentar la resiliencia del sector social ante los efectos del cambio climático
  • Disminuir la vulnerabilidad y aumentar la resiliencia de la infraestructura estratégica y sistemas productivos ante los efectos del cambio climático
  • Conservar y usar de forma sustentable los ecosistemas y mantener los servicios ambientales que proveen.

Nuestro mundo aún no está preparado para los eventos climáticos extremos y otros riesgos que aumentarán a medida que aumenten las temperaturas, por ello debemos aumentar urgentemente la inversión en adaptación al cambio climático, especialmente en soluciones basadas en la naturaleza, para construir sociedades, economías y ecosistemas más resilientes.

Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado.