Secciones
México

Padres podrán cambiar el orden de los apellidos de sus hijos

por La Verdad

Agencias/ Diario La Verdad CANCÚN, Q. Roo.- Padres podrán cambiar el orden de los apellidos de sus hijos.  Si eres de los que piensa que el nombre de tu futuro hijo se escucharía mejor si se invirtiera el orden de los apellidos te tenemos una buena noticia: ¡Ya es posible pero en la Ciudad de México!

Padres podrán cambiar el orden de los apellidos de sus hijos

Desde este martes 24 de octubre, los padres podrán cambiar el orden de los apellidos de sus hijos. La Gaceta Oficial anunció el decreto por el que se modificó el artículo 58 del Código Civil para el Distrito Federal Con la modificación, se establecen nuevas reglas para la expedición de las actas de nacimiento. Y con esto poder modificar así el nombre de los hijos. Según esta nueva modificación, el acta de nacimiento tendrá, día, hora y lugar de nacimiento, el sexo, nombre o nombres propios y los apellidos de los padres en el orden que ellos convengan. El Juez del Registro Civil que de fe al acta de nacimiento debe especificar, de forma expresa, el orden que acuerde la pareja. Esto es con la finalidad de evitar posibles errores o problemas que se puedan dar en un futuro.

Mesura en los nombres

Sin embargo piden pensar dos veces el cambio de los apellidos en caso de que sea solo un capricho. Pues la reforma dice que el orden de los apellidos acordado se considerará para los demás hijos e hijas del mismo vínculo. Y si los padres no pueden ponerse de acuerdo, el juez podrá decidirlo y no habrá marcha atrás.
«Asimismo, en su caso, la razón de si el registrado se ha presentado vivo o muerto y la impresión digital del mismo. Si se desconoce el nombre de los padres, el Juez del Registro Civil le pondrá el nombre y apellidos, haciendo constar esta circunstancia en el acta», agrega el decreto.
Pero eso no es todo pues así como lo aplicaron en Zacatecas, en la CDMX el juez también podrá exhortar a los padres a entrar en razón si quieren ponerle a su hijo nombres 'raros' Goku, Yogur o cualquier otra ocurrencia
«exhortará a quien presente al menor que el nombre propio con el que se pretende registrar no sea peyorativo, discriminatorio, infamante, denigrante, carente de significado, o que constituya un signo, símbolo o siglas, o bien que exponga al registrado a ser objeto de burla».

Comentarios

Te puede interesar