Secciones
La pesadilla de encontrar el cadáver de su hija en una fosa común; Estaba embarazada
México

La pesadilla de encontrar el cadáver de su hija en una fosa común; Estaba embarazada

Durante meses buscaron a su  hija, luego se enteraron que se encontraba en una fosa común; Estaba embarazada.

por La Verdad

La pesadilla de encontrar el cadáver de su hija en una fosa común; Estaba embarazada

La pesadilla de encontrar el cadáver de su hija en una fosa común; Estaba embarazada

Erika Aranda y Juan David Sánchez, encontraron a su hija luego de meses de incertidumbre, sin poder dormir y sin saber que pude haber sido de la joven.

“Fue horrible verla muerta. Pero a la vez también me dio tranquilidad encontrar su cuerpo. Había pasado largos meses de angustia, sin dormir, sin saber dónde estaba” explica Erika.

Ximena, de 16 años de edad, estaba muerta; Su madre, Erika, casi se desmaya cuando vio su cadáver, le lloró y gritó de frustración. No podía entender cómo es que su hija había sido víctima de feminicidio, con su carita de niña, pero con la piel casi despegada a los huesos. 

La joven, era alegre, siempre estaba sonriendo, no paraba de reír, le gustaba bailar; Pero cuando sus padres la encontraron, estaba pálida, sus labios secos, estaba muerta.

El pasado 12 de diciembre lograron encontrar el cuerpo de Ximena, en julio, había sido enterrada en una fosa común.

El Estado de México, es uno de los estados del país, con más índice de violencia en contra de las mujeres; Ximena y su familia, vivían ahí. Tan solo entre enero y agosto del 2018, se registraron 64 femenicidios, el 60%, menores de 17 años, como Ximena.

Era más feliz que nunca, estaba embarazada.

La adolescente, era la mayor delos 5 hijos dela pareja, se encontraba cursando la preparatoria y quería ser enfermera, pero llegó una época difícil con sus padres luego de que en febrero, les comunicó que se iría a vivir con su novio; Era mayor que ella.

“Yo no quería que se fuera porque era muy joven, pero tampoco podía detenerla. Me acordaba cuando yo me enamoré, también era chica. Preferí que ella no se fuera de la casa a escondidas” dijo su madre.

Erika vio a su hija por última vez el 20 de abril.

“Me dijo que estaba embarazada. Le pedí que se hiciera pruebas médicas porque se hecho solo unas de farmacia. A mí me parecía que era demasiado pronto para su edad, pero ella se veía feliz y se agarraba la panza” mencionó llorando Erika.

Ximena se comunicó con sus padres por última vez el 10 de mayo, cuando le habló a su madre para felicitarla, después no volvieron a saber de ella, fue entonces cuando se preocuparon, pues acostumbraban a tener contacto.

Fueron a Zumpango y la buscaron en la casa del novio de Ximena, pero él les dijo que se había ido de la casa y que no supo más de ella.

Entonces empezó la tortura para encontrarla.

Intentaron interponer la demanda por su desaparición, pero las autoridades no se los permitían.

"Nos trataban mal y nos traían a vueltas y vueltas. Nos pedían distintos documentos e información que no teníamos. Otra vez nos dijeron que no tenían sistema. Nos intentaban disuadir de denunciar, que no estaba desaparecida porque se había ido por su voluntad. Una vez incluso me regañaron por ser mala madre", cuenta Erika.

Sonia Negrete, estaba a cargo del expediente de Ximena y dice que fue el 27 de julio cuando identificaron a la joven, era uno de los cadáveres de la fosa común; Los padres de Ximena fueron notificados hasta el 10 de septiembre.

El 15 de mayo, Ximena fue asesinada al recibir un fuerte golpe en la cabeza; Horas más tarde, metieron su cuerpo en una maleta y la abandonaron en un terreno baldío ubicado en Zumpango.

El día de la exhumación del cuerpo, Erika y Juan David, no podían contener el llanto. Los forenses cavaron una de las dos fosas comunes, cada una contenía 7 cuerpos.

Sacaron tres ataúdes, el cuarto era el de Ximena.

"Nuestra hija ya está con nosotros. Ahora, queremos saber quién la mató y que esa persona pague su delito", dice el padre.

Comentarios

Te puede interesar