Secciones
“Harley”, perrito terapeuta que combatió el COVID-19 con “amor” termina labores
México

“Harley”, perrito terapeuta que combatió el COVID-19 con “amor” termina labores

El perrito “Harley” luchó junto con el personal médico contra el mortal COVID-19, ofreciendo terapia “de amor” a más de 2 mil médicos y enfermeras. 

por LaVerdad

“Harley”, perrito terapeuta que combatió el COVID-19 con “amor” termina labores

“Harley”, perrito terapeuta que combatió el COVID-19 con “amor” termina labores

Tras varias semanas de trabajo en los hospitales COVID,  “Harley el Tuerto”, el perrito pug que se metió a las salas de terapia intensiva concluyó su segunda etapa de trabajo como coterapeuta, generando alivio al estrés que sufre personal de salud que combate el virus. 

Tras dos mil interacciones terapéuticas en áreas COVID y no covid de 10 hospitales, el 95 por ciento del personal que lleva medio año al frente de la batalla reportó sentirse gratificado después de interactuar con este héroe de cuatro patas.

Harley se convirtió en el primer can en el mundo que se incorpora a una estrategia de apoyo emocional dentro de secciones COVID-19 y hasta ahora, el único.

Los médicos se dijeron menos estresados
'Harley, perrito terapeuta, termina su labor en 10 hospitales

“Harley” hizo historia en la medicina

La imagen de Harley con su traje de protección bien puesto, sus botitas amarillas, sus goggles y su careta, traspasó fronteras. 

La historia del can se trasmitió en medios nacionales e internacionales. Dio 30 entrevistas que generaron reportajes en inglés, alemán, francés, chino, japonés, hindú y árabe.

Tal fue su popularidad que, incluso, le tuvieron que habilitar una página en Facebook, en la que recibe preguntas, mensajes de agradecimiento y fotos con sus pacientes. 

Niños de diversas partes del mundo le enviaron 200 cartas y dibujos. Se le hicieron 80 versiones de caricaturas.

Te puede interesar: Coronavirus: ¿Cómo enfrentar la cuarentena con perros y gatos dentro del hogar?

Harley recibió stickers, accesorios y muñecos y se tomó más de mil 500 fotografías con personal de salud. Hasta participó en el seminario permanente de Bioética de la UNAM. Pero lo más importante: recetó tranquilidad en medio de la crisis.

Temas

Comentarios