Secciones
Fin al negocio de las mafias de la mariguana
México

Fin al negocio de las mafias de la marihuana

La iniciativa de la senadora y próxima secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, contempla el uso lúdico, crear un instituto regulador y abrir la puerta a cooperativas de producción y a fumar en espacios públicos.

por ArielVelazquez

Fin al negocio de las mafias de la mariguana

Fin al negocio de las mafias de la mariguana

Ante  el inminente gabinete de seguridad con el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, la actual senadora por Morena, Olga Sánchez Cordero y próxima Secretaria de Gobernación, expuso la iniciativa que presentó en la Cámara Alta,  donde se da un paso adelante en la regulación de la marihuana no solo con fines medicinales, sino también lúdicos o recreativos, con lo que se espera bajen los índices delictivos, se generen empleos y se obtengan millonarias divisas por este concepto.

La iniciativa de la senadora y próxima secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, contempla el uso lúdico, crear un instituto regulador y abrir la puerta a cooperativas de producción y a fumar en espacios públicos.

La nueva ley, dijo, contempla desde la creación de cooperativas hasta un instituto que emita los lineamientos para el uso de esta sustancia y sus derivados, sostuvo en entrevista.

Asimismo se expedirá una Ley General para la regulación y el control de cannabis para uso comercial, terapéutico, paliativo, científico y de investigación, así como para uso adulto y autoconsumo.

Se creará, añadió, el Instituto Mexicano de Regulación y Control de Cannabis (IMRCC), un órgano desconcertado de la Secretaría de Salud que se encargue de regular, reglamentar, monitorear, sancionar y evaluar el sistema de regulación, así como de concentrar el padrón de productores.

También  se contempla que se pueda fumar marihuana en espacios públicos, con excepción de los lugares 100% libres de humo de tabaco.

Uso personal

Se permitiría sembrar, cultivar, cosechar, aprovechar, preparar y transformar hasta 20 plantas de cannabis para consumo personal en propiedad privada, siempre y cuando no se sobrepasara los 480 gramos por año y las personas hayan registrado sus plantas ante el instituto en un padrón anónimo.

Producción en cooperativas

Obtener una licencia de autorización, tener un mínimo de dos y un máximo de 150 socios, un Código de Ética y acreditar haber tomado al menos un curso de generación de capacidades para el autoconsumo.

Prohibido proveer de cannabis a personas ajenas a la cooperativa o a otras cooperativas, producir más de 480 gramos de cannabis al año por socio, al igual que el consumo de bebidas alcohólicas o de cualquier otra sustancia psicoactiva dentro de sus instalaciones.

Uso científico y de investigación

Contar con un protocolo de investigación autorizado por el instituto, cumplir con las disposiciones ordenadas en los reglamentos del mismo y con las que estableciera la legislación vigente que no contraviniera la ley. Los medicamentos derivados de cannabis solo podrían anunciarse o promocionarse en publicaciones de carácter científico o técnico, dirigidos al cuerpo médico o veterinario.

Comercialización

En el marco de la ley y con la autorización previa de las autoridades. Los requisitos para obtener licencia con fines comerciales estarían determinados por su uso: farmacéutico, terapéutico, paliativo, herbolario, adulto o industrial.

Este uso estaría sujeto a impuestos de compra y venta que estarían determinados por el instituto, con el objetivo de proteger la salud pública y evitar la informalidad. Los productos deberían tener la leyenda "Venta autorizada únicamente en México", y cuando fueran para exportación e importación, los paquetes y envases deberían cumplir con el etiquetado correspondiente al destino, según la ley que aplicara.

Serán 15 tipos de licencia, que van desde el cultivo para el uso personal hasta las que serían emitidas para la producción para fines industriales.

En todos los casos, los solicitantes deberían ser mayores de edad y no contar con antecedentes penales relacionados con delitos de delincuencia organizada y lavado de dinero, o con delitos de alto impacto social.

Las licencias se otorgarían hasta por 10 años. El Instituto afín determinaría el número de licencias de venta que se otorgarían, las franquicias que podría tener un productor, así como los requisitos para los establecimientos para poder comerciar con estas sustancias.

Conoce las noticias del momento en laverdadnoticias.com

Temas

Comentarios