Secciones
¡Estremecedor! Una madre y maestra de Guardería ABC NO pudo SALVAR a su hijo
México

¡Estremecedor! Una madre y maestra de Guardería ABC NO pudo SALVAR a su hijo

Estremecedora historia de una madre y maestra de la Guardería ABC que no pudo salvar a su hijo; rescató a sus alumnos. 

por LaVerdad

¡Estremecedor! Una madre y maestra de Guardería ABC NO pudo SALVAR a su hijo

¡Estremecedor! Una madre y maestra de Guardería ABC NO pudo SALVAR a su hijo

A 10 años del trágico incendio en la Guardería ABC, Danissa López Arvizu, un madre y maestra de dicho lugar, cuenta la estremecedora historia de lo que vivió aquel fatal día en el que perdió a su pequeño hijo.

Danissa López, relató para El Universal, que era profesora de la Guardería ABC y su pequeño hijo, estaba en Maternal B, en el mismo plantel; ella cuenta que salvó a la mayoría de su aula, pero no logró salvar la vida de su pequeño hijo de tres años de edad, quien murió luego de estar internado dos días a causa de las severas quemaduras en su pequeño cuerpo.

“Pensé que su profesora salvaría a mi hijo Luis Denzel como yo intenté salvar a los míos, a los niños de mi aula que estaban dormidos a esa hora, no podía abandonarlos, eran menores de un año y medio, sólo estaba yo en el salón, ese día faltaron tres maestras de mi sala, la semana anterior hubo un brote de influenza y hubo mucho ausentismo” cuenta Danissa durante una entrevista para el conocido diario.

Revela que se enfrentó  a un gran dilema, pues en su aula había decenas de niños y no sabía si dejarlos o no; quería correr con su pequeño y salvarle la vida.

“No lo pensé; sacaba a los niños que estaban dormidos sobre una colchoneta en el momento en que nos dimos cuenta del incendio. a veces agarraba dos o tres a la vez, al final de cuentas los sentía como si fueran mis propios hijos, hasta que decidií ir por el mío, por Luis Denzel”.

Cuando prentendía correr al aula en la que se encontraba su pequeño, vio a un bombero que le dijo que no podía pasar por su propia seguridad; había una explosión.

“¡Se quemará si intenta pasar. Solo los hombres están ingresando! ¡Mujeres no! ¡Mujeres no puedes pasar!” le gritó el bombero.

En su desesperación como madre, decidió no escuchar la advertencia del bombero; se hechó agua en todo el cuerpo, se quitó la bata del uniforme y lo amarró a su nariz y boca. Sólo alcanzó a escuchar otras explosiones más y también al bombero quien le prometió que salvaría a su hijo.

“¡Se llama Luis Denzel” gritó Danissa, el bombero le prometió que los sacaría.

“La guardería tenía una gran lona, como si fuera una carpa de circo, yo vi como se estaba derritiendo, parecía como si lloviera lumbre. Empecé a gritar que quedaban muchos niños adentro”.

“La gente, los civiles que iban pasando entraban a ayudar. Empezaron a llegar patrullas, ambulancias. Uno de los socorristas me sacó; Se mojaban con los garrafones de agua y atravesaban el humo. Incluyendo al padre de mis hijos, se perdían entre la nube negra. Yo quería ir por mi hijo y sacar a todos los demás porque todavía quedaban mucho niños. Me desmayé”.

Cuando despertó, supo que habían llevado a su hijo a una ambulancia para trasladarlo a un hospital; ahí, tuvo que esperar para que un médico le preguntara si estaba dispuesta a ver su bebé. La alertó de las graves quemaduras que tenía.

Danissa ingresó al área donde estaban los niños quemados; reconoció a Luis Denzel, también habían algunos de sus alumnos. Su hijo, permaneció hasta el 7 de junio, cuando falleció.

Después de algunos meses, decidió buscar al bombero para agradecerle por cumplir su promesa.

“Le quería dar las gracias porque pude ver a mi hijo, lo tuvo dos días; lo vi luchar, hay papás que ni siquiera pudieron estar con sus hijos, y yo só”

Es una madre que no termina de aceptar su pérdida, no perdona, tampoco olvida.

“Cada día lo recuerdo más. El dolor va a estar ahí siempre, alguien irá a la cárcel, quizás, ¿pero mi hijo qué? Él jamás va a estar conmigo y con sus hermanos. ¿Quien va a pagar por su muerte y la de los otros 48 niños y los 70 pequeños lesionados?”.

Danissa, reveló al Universal, que no puede dormir, ninguna terapia, ningún medicamento la ayuda a olvidar lo que sus ojos vieron aquel trágico día.

“Hubo un tiempo en que los padres del ABC estuvieron en contra de las maestras, después comprendieron que yo era madre y trabajadora”.


Con información de El Universal.

Temas

Comentarios