Secciones
México

¿Cuánto por mi título?

por La Verdad

Carlos Matus/ Diario La Verdad  Expediente.- Hay dos formas de conseguir un título universitario: estudiar en una universidad durante varios años o pagar 10 mil pesos y conseguir en un promedio de 20 a 30 días la cédula profesional sin pisar un aula. Supuestos trabajadores de una reconocida universidad nacional ofertan en redes sociales e internet títulos que son supuestamente legales y dados de alta en el Registro Nacional de Profesiones, en un jugoso negocio que pone en entredicho a la institución, sus estudiantes y egresados. Apenas el pasado mes abril, un perfil falso en una página de ventas de Facebook en Cancún, identificado como “Luis Alfaro Sánchez”, ofrecía títulos profesionales. En la descripción ofrecía que por diversos precios incluso podía añadir un promedio mayor a 8.5 general. El pasado 25 de agosto se mandó un mensaje vía redes sociales a Luis Alfaro Sánchez (la cuenta la que se le envió el mensaje desapareció la primera semana de septiembre), para solicitar un certificado de preparatoria y este proporcionó un correo de Outlook. En dicho correo se logró contactar con Angélica ‘N’, quien se presentó como trabajadora de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) a quien se le externó la solicitud de obtener los documentos. La respuesta llegó el 26 de agosto, y en ella la persona detalló toda la operación. “La entrega del certificado es de 25 a 30 días, tiene validez, sería por medio de la BUAP. Tiene RVOE (Registro de Validez Oficial) con el que puedes seguir estudiando”, externó en el mensaje. Previamente, durante el primer contacto realizado con ‘Luis Alfaro Sánchez’, se había estipulado cinco mil 800 por el certificado de educación media superior y en 10 mil pesos el de educación superior. En el correo de respuesta se detalla la transacción por solo el certificado de educación media superior, además de la forma en que este se vuelve valido. “Te explico brevemente, se crea un historial académico, como si hubieses estudiado aquí en alguna preparatoria de la institución, se entrega matrícula también para que puedas pedir un cardex, calificaciones en línea desde la página oficial de la uni. El ciclo escolar tú lo eliges a conveniencia, promedio máximo 8.9. Todo lo que ofrezco es válido y legal, por eso te di el Skype de mi trabajo”, detalla en el mensaje de correo. Posteriormente la cuenta de ‘Luis Alfaro Sánchez’ desapareció, al mismo tiempo que se mandó material que solicitaron escaneadas, como es la Clave Única de Registro Personal (CURP), certificado de secundaria, fotografías tamaño infantil b/n con fondo blanco, además del pago inicial, que sería depositado en una cuenta que se proporcionaría más adelante. Al paso de los días se intentó volver a contactar a Angélica ‘N’, pero ya no se tuvo más información al respecto. Personas que han adquirido anteriormente títulos de educación media superior señalaron que una vez que se contactan con ellos, sus cuentas de redes sociales son revisadas, para verificar que no se comprometa la operación. El reportero de este medio no paso la revisión y el contacto se cortó. No obstante, en un segundo intento de contacto este se logró y confirmó, tal y como se observan en diversas capturas de pantalla. Ahora se buscaba un título profesional en Administración de Empresas Turísticas. En la conversación, realizada vía Whatsapp, una mujer, quien se volvió a presentar solo como Angélica Minerva, aseguró que en un plazo de máximo 30 días podría conseguir un título y un registro oficial de la Secretaría de Educación Pública (SEP) totalmente ‘legal’, al utilizar las plataformas que la institución superior tiene acceso a la Dirección General de Profesiones. “Sí lo necesitas con urgencia serían mil pesos más y te los tengo en cuatro o cinco días”, reafirmó la mujer. El método es el mismo que para el certificado de preparatoria, salvo que ahora se piden escaneado la firma del beneficiario del título y dos fotografías. “Todo es totalmente legal y confidencial, lo que hacemos es un servicio especial para personas que no tienen el lujo de estudiar por tres o cuatro años y les brindamos la oportunidad de poder obtener un mejor trabajo”, comentó la mujer vía mensajería. En esta ocasión detalló que cinco mil 500 pesos van destinados al pago de la cédula y los otros cuatro mil 500 pesos para el alta en la Dirección General de Profesiones. “Solo te ofrezco documentos de donde trabajo, quien te ofrezca tramitarte documentos de cualquier institución te está mintiendo, pues es imposible”, reafirmó Angélica Minerva a ser cuestionada respecto a la veracidad de los papeles. Incluso mando fotografías de supuestamente otros trabajos realizados con anterioridad, donde se observa al menos seis títulos con su cédula correspondiente en carreras como medicina, contabilidad e ingeniería civil. “Solo te pido confidencialidad para no quemar a quienes adquirieron nuestros servicios”, sentenció. El contacto señaló que se podía conseguir cualquier título, mientras estuviera dentro del programa de estudios de la universidad. Hasta el cierre de esta edición el contacto se mantenía con la supuesta trabajadora universitaria, con la promesa de cerrar la operación.

Los datos ofrecidos por esta supuesta trabajadora de la BUAP se encuentran comprometidos, debido a que la dirección de correo electrónico ofrecido no es similar a la que se encuentra en la página oficial de la universidad. Mientras que esta red brinda el correo [email protected], dentro la página de la institución la terminación de los correos electrónicos son buap.mx.

De acuerdo a egresados de esta universidad, el correo ofrecido no es oficial a los usadospor el personal de la institución, al menos desde el 2014.

A esto se suma que se logró contactar con personal de la universidad, en el área de titulación, quienes dijeron desconocer a alguna persona’ persona llamada Angélica Minerva y/o Angélica Mirón, además de desconocer alguna de las prácticas antes señaladas. La Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (Buap) es una de las instituciones de mayor prestigio en Puebla. Cuenta con 19 preparatorias y extensiones regionales. A esto se suma, de acuerdo a su propio portal de internet, tiene una oferta educativa de 84 licenciaturas divididas en cuatro áreas y 27 facultades. Entre su oferta educativa se cubren áreas económico-administrativas, ingenierías y ciencias exactas, sociales y humanidades y ciencias naturales y salud.

En el caso de Angélica Minerva y/o Mirón, hasta el cierre de esta edición se mantenía contacto vía WhatsApp al número de teléfono 52-22-25-XX-XX-13, quien se negaba a contestar llamadas.

“Cualquier duda que tengas lo aclaramos mediante Whatsapp”, fue su respuesta al solicitar una llamada telefónica.

Pero no solo esta red opera en Quintana Roo. Javier Duarte no solo llenó de corrupción el sistema educativo de Veracruz, sino que este llegó hasta Quintana Roo a través de la venta de títulos falsos de educación básica y media superior avalados por el Instituto Veracruzano de Educación para Adultos (IVEA) del 2011 al 2016, no obstante, este es solo la punta del iceberg que se ciñe sobre el estado. Esta venta de realizó a través de redes sociales, con el pretexto de apoyar a quienes buscaban un papel oficial para obtener empleos, pero de igual forma la Secretaría de Educación de Quintana Roo (SEQ) sospecha de la llegada de docentes con papeles adquiridos en este medio. Con mensajes como “¿no has terminado tu bachillerato y te urge entrar a la universidad? O bien ¿un ascenso? Tramita ya tu certificado de bachillerato oficial avalado por la SEP a un excelente precio y el mejor sistema de trámites con aprobación garantizada, no dejes pasar más tiempo, lugares limitados a nivel bachillerato, pregunta también por títulos my cédulas profesionales más información vía inbox (sic)” es como perfiles de Facebook enganchan a personas que andan tras la búsqueda de un título. Su tiempo de espera es de uno a tres días y el costo va desde los dos mil 500 hasta los 20 mil pesos. La Secretaría de Educación de Quintana Roo (SEQ) reconoció que del 2014 a la fecha han detectado al menos 15 títulos irregulares, especialmente en nivel secundaria y media superior, donde sus titulares han sido canalizados a programas de educación para adultos, pero reconocieron que es imposible poder determinar el número de personas que laboran o estudian en el estado respaldados por títulos apócrifos y no descartan haya alcanzado licenciaturas. Marlene ‘N’ ha trabajado en contabilidad en diversas empresas desde hace 12 años. Actualmente es encargada del área contable de una pagadora y presume en su curriculum haber cursado la Licenciatura en Contabilidad. Lo cierto es que ella solo estudió de manera formal hasta la preparatoria, donde llevó la carrera técnica en contabilidad. “Aunque era buena alumna, la verdad es que no había dinero en mi casa para que yo estudiara la universidad y comencé a trabajar en despachos contables desde que tenía 17 años”, relató. Al paso de los años, comenzó a ganar experiencia y las oportunidades de crecimiento laboral llegaron. No le quedó más alternativa que conseguir un título. “No soy mala persona, simplemente hice lo que tenía que hacer, pues no pude estudiar, pero aprendí rápido de la práctica y cuando se dio la oportunidad del ascenso no podía decir a la empresa que me esperará dos años en lo que estudiaba, entonces opte por comprar el título; es algo de lo que no siento orgullosa”, expresó.  

Comentarios

Te puede interesar