México

¿Cuáles fueron los antecedentes de la Independencia de México?

¿Cuáles fueron los antecedentes de la Independencia de México?

Te explicamos los tres antecedentes de la Independencia de México, con los cuales buscaron igualdad y libertad.

Por Josue Guzman

10/06/2021 02:35

La aspiración a una vida con igualdad, libertad y fraternidad, además de contar con un gobierno más conveniente al desarrollo social, fueron los principales antecedentes de la Independencia de México que inició la madrugada del 16 de septiembre de 1810.

Según la historia, la ideología de la nueva sociedad que estaba creciendo en este territorio, principalmente criollos (personas nacidas en México, pero de padres europeos) comenzaron a exponerse, lo que inició un movimiento.

Fray Melchor de Talamantes, uno de los principales grandes pensadores de la época, logró circular varios escritos considerados revoltosos, ya que afirmaba que el territorio mexicano, por tener “todos los recursos y facultades para el sustento, conservación y felicidad de sus habitantes”, podía hacerse independiente. Asimismo, refería que el gobierno español no se ocupaba de las necesidades que había en la entonces llamada Nueva España.

Tres antecedentes de la Independencia de México

Esclavismo y desigualdad fue lo que motivó la Independencia de México.

Publicaciones de historiadores refieren que hubo al menos tres antecedentes de la Independencia de México: La revelación del Ayuntamiento en Ciudad de México (1808), la conspiración de Valladolid (1809) y la insurrección popular (1810).

La revelación del Ayuntamiento ocurre tras la detención de Fernando VII en Francia y la constitución de diversas juntas nacionalistas en España que pretendían ser reconocidas como gobierno provisional legítimo. Para ello, el virrey José de Iturrigaray realizó una Junta para proponer las medidas para que se garantizara el principio de la soberanía popular.

Pero lo anterior fue rechazado, a tal grado que promovieron un golpe de Estado que concluyó con la deposición del virrey Iturrigaray y el encarcelamiento de los principales líderes criollos.

En tanto, la Real Audiencia de México, compuesta por españoles, afirmaba que la Nueva España debía seguir dependiendo de España, aun cuando ésta fuera dominada por los franceses. No obstante, el virrey José de Iturrigaray apoyaba la posición del Ayuntamiento de México e hizo llegar convocatorias a todas las capitales de las provincias para que mandaran representantes que integrarían una junta que gobernaría Nueva España en nombre de Fernando VII.

Sin embargo, la Real Audiencia se opuso a esto, ya que aceptar la junta equivalía a aceptar que Nueva España estuviera gobernada por criollos.

Ante el fracaso de conseguir la plena autonomía, los criollos empezaron a reunirse para conspirar y lograr el derrocamiento del gobierno virreinal, una de ellas es la conspiración de Valladolid.

Conspiración de Valladolid e insurreción

Se apresuró el inicio de la Independencia de México.

La Conspiración de Valladolid comenzó a organizarse desde el mes de septiembre de 1809 en la capital del obispado y de la provincia de Michoacán (Morelia). El líder que organizó la conjura fue José Mariano Michelena, Teniente del Regimiento de Infantería de Línea de la Corona, junto con el Capitán del Regimiento de Infantería de Valladolid José María García Obeso y el Fraile Franciscano Vicente de Santa María, entre otros, señala la Secretaría de la Defensa Nacional en su portal oficial.

A pesar de contar con el apoyo del Regimiento Provincial de Infantería anexado con las tropas dirigidas por Michelena y de los pueblos cercanos con el objetivo de abolir el tributo, pero la conspiración, que estaba programada para el 21 de diciembre en Valladolid, no llegó a realizarse, ya que uno de los participantes delató el complot.

En el año de 1810, Ignacio Allende, Miguel Domínguez, Josefa Ortiz de Domínguez, Juan Aldama y Miguel Hidalgo planeaban iniciar la insurrección en diciembre de 1810 en alusión de la feria de San Juan de los Lagos. Sin embargo, fueron denunciados ante las autoridades virreinales en septiembre de ese mismo año, quienes ordenaron la búsqueda y el arresto de los conspiradores.

Al tener conocimiento del arresto, Josefa Ortiz de Domínguez envío un mensaje de advertencia a Ignacio Allende y a Juan Aldama, quienes se dirigieron al pueblo de Dolores, Guanajuato para reunirse con Miguel Hidalgo, quien ante la crítica situación decidió iniciar la lucha armada la madrugada del 16 de septiembre de 1810. 11 años después concluyó este movimiento social y armado con la victoria de México.

En los antecedentes de la Independencia de México se buscó la igualdad de todos los grupos de la sociedad; además, se pronunciaron en favor de un gobierno representativo y, por tanto, en contra de la esclavitud y los abusos cometidos contra los indígenas y las castas.

Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado