México

¿Cómo puedes ahorrar dinero en las facturas de electricidad al reemplazar tu equipo electrónico por uno nuevo?

¿Cómo puedes ahorrar dinero en las facturas de electricidad al reemplazar tu equipo electrónico por uno nuevo?

¿Cómo puedes ahorrar dinero en las facturas de electricidad al reemplazar tu equipo electrónico por uno nuevo?

Para ayudarte a reducir el importe de tus facturas de electricidad y ahorrar en energía para aportar un granito de arena al cuidado del medio ambiente, en Creditea nos gustaría platicar sobre cómo un nuevo equipamiento electrónico puede ayudarte a reducir esos gastos.

Por La Verdad

27/10/2021 04:37

Si bien comprar un equipo electrónico nuevo es más caro que comprar uno usado o mantener el aparato que ya tiene años de uso, cada vez existen más alternativas para hacer frente a esa inversión. Por ejemplo, al solicitar un préstamo en Creditea puedes cumplir con tu objetivo de ser más ecológico y reducir tus gastos de electricidad al mismo tiempo.

Cuáles son los equipos electrónicos recomendados para reducir el consumo de energía

La contaminación del medio ambiente es cada vez más notoria y uno de los motivos es el gran consumo de energía eléctrica en nuestro país. Para ayudar a reducir este impacto en nuestro planeta y ahorrar dinero, una buena alternativa es comenzar en el propio hogar.

Nuestra recomendación inicial es que revises tu equipo electrónico, ¿cuántos años de uso tiene tu aire acondicionado? ¿Y tu refrigerador? Pues bien, reemplazar aquellos electrodomésticos que llevan años de uso o que has comprado con un uso previo será la clave para ahorrar energía.

Esto se debe a que cuánto más uso tenga un equipo electrónico, más energía consumirá, aumentando tus facturas de electricidad y la contaminación del medio ambiente.

Aparatos de última generación en la cocina

Cuando decidas comprar un nuevo equipo electrónico sea para la cocina como para la sala, baño o dormitorio, elige uno que sea de última generación.

Para la cocina en particular, elige refrigeradores que sean “No Frost”, y electrodomésticos de cocina que tengan la etiqueta A o A +. Esta etiqueta significa que generan el máximo ahorro de energía.

Una vez hayas comprado tu refrigerador, asegúrate de mantener su temperatura en 5 grados centígrados y el congelador a una temperatura de -18 grados centígrados. Recuerda mantener ventilada la parte trasera del refrigerador y limpiar el polvo.

Reemplaza tu horno por uno nuevo que cuente con la función de ventilación forzada para que el calor se distribuya de manera homogénea en su interior, y de esta forma, ahorres energía y reduzcas gastos. Sin embargo, intenta no usarlo demasiado, ya que consume una gran cantidad de energía.

Sustitución de aparatos electrónicos en la sala de estar

En la sala de estar pon atención a los focos de luz. Reemplaza los focos tradicionales por focos LED para ahorrar energía.

Lo mismo ocurre con el televisor. Según información de fabricantes de televisores como Samsung o LG, las TVs que consumen menos energía son las que tienen pantalla LED, generando un 25% menos de consumo que las pantallas LCD y un 40% menos que las pantallas plasma.

A su vez, evita el aire acondicionado e instala un ventilador de techo en su lugar. Generará mucha menos energía. Para ayudarte a mantenerte fresco en el verano, además del uso del ventilador, baja las persianas durante el día y ábrelas en la noche para refrescar la casa.

Respecto a la calefacción, asegúrate de cerrar las puertas y mantener las ventanas cerradas si la encenderás. Mantén la temperatura entre los 18 y 22 grados centígrados.

Ahorro de energía al lavar la ropa

Las lavadoras que menos energía consumen son las modernas, ya que incluyen programas de rendimiento energético Asegúrate que sean de clase A o de lavado y centrifugado.

A su vez, antes de comprar una nueva lavadora verifica el tamaño de su interior y elige una que sea grande y amplia, para poder incluir la mayor cantidad de prendas en un lavado y, de esta manera, ahorrar en energía.

A la hora de comprar una secadora checa que sea de clase A. Cuando la utilices, úsala al máximo de su capacidad para que no consuma demasiada energía. Sin embargo, si puedes evitar su uso, mejor. Es preferible colgar la ropa bajo el sol y que se seque de forma natural para ahorrar energía.

Utiliza planchas de bajo consumo como las de vapor de agua para prendas que no necesiten quedar lisas en su totalidad, como pueden ser manteles o lanas.

Respecto a la plancha tradicional, intenta planchar grandes cantidades de ropa para aprovechar el uso de electricidad una sola vez. Deja las prendas finas que requieren bajas temperaturas para el final, cuando ya hayas apagado la plancha. Planchará de todas maneras porque estará caliente todavía.

Invertir en nuevos equipos equivale a ahorro de gastos

Por más que invertir en electrodomésticos modernos, con funciones de ahorro y con etiquetas A o A +, sean más caros que comprar equipos usados o de segunda mano, en el largo plazo serán más rentables. No solo porque te harán ahorrar dinero en tus facturas de electricidad, sino también porque estarás aportando al cuidado del medio ambiente.