México

A tres años, ¿por qué no se ha podido vender el avión presidencial?

A tres años, ¿por qué no se ha podido vender el avión presidencial?

A tres años, ¿por qué no se ha podido vender el avión presidencial?

El avión presidencial adquirido por el expresidente Felipe Calderón fue puesto a la venta en 2018, ¿qué ha pasado en los últimos años?

Por Paloma Franco

24/02/2021 06:23

En este 2021 se cumplirán 3 años desde que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) puso a la venta el avión presidencial usado por su antecesor Enrique Peña Nieto y hasta la fecha no había un comprador interesado, ¿a qué se debe?, ¿por qué su venta no ha resultado exitosa? Esto dicen los expertos.

AMLO reconoce dificultad para vender el avión presidencial

Venta del avión presidencial.

Como informamos en La Verdad Noticias, este miércoles, durante su conferencia matutina el presidente reconoció que en dos años, su gobierno no ha podido vender el avión presidencial TP-01, debido a que, aseguró, es “muy exclusivo” pues, indicó, que fue hecho en pedido especial.

“Está pendiente todavía, pero ha costado trabajo porque como es muy exclusivo, no se puede vender el avión presidencial. Ahí está...", dijo el mandatario al invitar de nuevo a los empresarios a invertir en la compra de tan famoso avión presidencial que lleva por nombre  “Jose María Morelos y Pavón”.

AMLO mencionó lo anterior luego de anunciar que la próxima semana se hará la convocatoria para la subasta de alrededor de 19 aeronaves (aviones y helicópteros), por los cuales se podrían obtener alrededor de 500 millones de pesos. Agregó que su gobierno continuará en ese gran proyecto, mientras tanto al avión presidencial se le da el mantenimiento que requiere.

Avión presidencial fue adquirido por Calderón

Felipe Calderón y Margarita Zavala en el avión presidencial.

Fue a finales de julio de 2012, cuando el entonces presidente de México Felipe Calderón anunció la compra de un nuevo avión presidencial. Esto, luego de asegurar que el Boeing 757 que había servido 19 años como el vehículo principal de los mandatarios, había cumplido su ciclo.

Para la compra del avión Boeing 787–8, mejor conocido como Dreamliner, el gobierno desembolsó un total de 218 millones de dólares y tras ser cuatro de su anuncio oficial, finalmente aterrizó en México en 2016. El avión fue recibido por el ex presidente Enrique Peña Nieto, mandatario que lo utilizó apenas dos años, tiempo en el cual se completaron en la aeronave 214 vuelos.

Tras dos años en uso por parte del gabinete de Peña Nieto, el entonces candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador (AMLO), anunció desde su campaña electoral que uno de sus compromisos era vender el avión presidencial, argumentando que el precio que se pagó fue estratosférico.

¿El avión presidencial fue mala compra?

Compra del avión presidencial.

Si bien, la compra del avión presidencial fue anunciada como una gran adquisición por el gobierno de Felipe Calderón y disfrutada por el gabinete de Peña Nieto, en palabras de Rodrigo Soto Morales, académico de la Universidad Panamericana y experto en seguridad y aeronáutica, la aeronave fue una mala compra. 

“Lo que se hizo fue una compra excesiva, desproporcionada; pensada, en su momento, para transportar, más que nada, al Estado Mayor Presidencial, que se encargaba de la logística de los viajes del mandatario. Claramente, pudieron elegir mejores opciones en el mercado”, explica el especialista a Forbes.

Y es que, desde que salió de la fábrica, el entonces N787ZA era un avión "especial". Boeing colocó la aeronave como parte de su "flota de pruebas" del modelo 787 Dreamliner, uno de sus desarrollos más destacados de finales de la década de 2000 y más tarde registrado bajo el nombre de "Jose María Morelos y Pavón".

Lujoso interior del avión presidencial

Interior del avión presidencial.

Cuando el actual presidente López Obrador inició su campaña, aparecía en un anuncio en televisión y radio prometiendo vender el avión que "no lo tiene ni Obama", esto haciendo hincapié al lujoso avión presidencial que era utilizado para transportar a altos funcionarios del gobierno de Peña Nieto.

El interior del TP-01 consta de acabados finos, incluso con detalles de marmolería, en las cabinas, baños y alcoba que eran utilizados por el presidente, así como una personalización que lo convierten en un avión "bizliners"; es decir, una aeronave privada de negocios.

El mercado de clientes para este preciado tipo de aviones se reduce a individuos de alto perfil, empresas privadas, compañías de vuelos chárter y gobiernos. En caso de ser vendido para vuelos comerciales, la transformación costaría hasta 15 millones de dólares y un periodo de al menos 18 meses para la instalación de todos los componentes necesarios.

Aunque antes López Obrador había anunciado en forma entusiasta haber recibido propuestas por el avión, este miércoles señaló que “no hemos podido venderlo” porque “lo hicieron por pedido especial”.

Avión presidencial es “despreciado” 

Descripción del avión presidencial.

El avión presidencial fue adquirido en más de 200 millones de dólares y lo utilizó el anterior presidente, Enrique Peña Nieto. Según las autoridades, la aeronave ha sido difícil vender porque está configurada para transportar a tan sólo 80 personas y tiene una suite presidencial completa con baño privado. Según expertos, sería costoso convertir la aeronave en un jet de pasajeros ordinario con capacidad para 300 pasajeros.

Durante dos años, López Obrador ha buscado vender el Boeing Dreamliner que la gestión de Felipe Calderón adquirió, para lo cual incluso elaboró un folleto para promocionarlo como "orgullo de la nación", "la aeronave más emblemática del continente", sin hasta el momento tener éxito.

En 2020, el presidente dijo que el gobierno había recibido una propuesta de 120 millones de dólares en efectivo y equipo médico a cambio del avión, sin embargo, a casi un año de su propuesta el avión continúa estacionado en la espera de ser adquirido.

Clonan al primer hurón de patas negras en Estados Unidos, ¿salvarán a la especie de la extinción? Síguenos en Instagram para mantenerte informado.