Secciones
INSÓLITO: Se drogó con ADRENOCROMO y empezó a limpiar su casa compulsivamente
Insólito

INSÓLITO: Se drogó con ADRENOCROMO y empezó a limpiar su casa compulsivamente

Arizona Wilder cuenta el día que se drogó con adrenocromo, ya que no paraba de reír, aqupi todo sobre el insólito caso.

por LaVerdad

INSÓLITO: Se drogó con ADRENOCROMO y empezó a limpiar su casa compulsivamente

INSÓLITO: Se drogó con ADRENOCROMO y empezó a limpiar su casa compulsivamente

Por necesidad o por vicio, y cuando se juntan pueden ser terribles; como es el caso de los ngarrindjeri australianos, que hacian canibalismo, se cuidaban mucho de mantener a sus víctimas con vida mientras les extraían sus glándulas suprarrenales fresquitas, palpitantes y rebosantes de adrenalina.

El insólito caso del hombre que se drogó con  adrenocromo

INSÓLITO: Se drogó con ADRENOCROMO y empezó a limpiar su casa compulsivamente
INSÓLITO: Se drogó con ADRENOCROMO y empezó a limpiar su casa compulsivamente

Este neurotransmisor es producido en enormes cantidades en los momentos de terror, con el simple proceso de dar caza a la pieza o de prepararla para su ejecución. Pero para los aficionados a estas prácticas parece no ser suficiente, de modo que se cuidan mucho de que el organismo libere hasta el último átomo. Es sencillO: más terror... mayores dosis de adrenalina.

Arizona Wilder cuenta el motivo esquizoide testimonio de Ex Diosa Madre iluminada:

"En estos rituales fueron asesinadas personas". [...] "Esos que son serviciales no saben que serán sacrificados. Ellos creen y les dicen que lo que hacen es un honor. Y son honorados para obtener el adrenocromo al salir de su sangre, que es lo que los reptilianos necesitan. Aquellos que tienen forma humana necesitan el adrenocromo para mantenerla y para desarrollar más aún sus habilidades psíquicas".

El adrenocromo fue catapultado al Olimpo de la mitología drogófila de la mano y la pluma de Hunter S. Thompson. En su libro Miedo y asco en Las Vegas, el mencionado compuesto venía a protagonizar el episodio más desquiciado de toda la obra, lo cual es mucho, pero que mucho decir.

"Después de saber todo esto y tuve conocimiento de estas cuestiones y de estos antecedentes, las cartas estuvieron echadas y mi cabeza no cejó de martillearme con esta lógica e irreprimible obsesión: ¡Yo también quiero de eso!.

INSÓLITO: Se drogó con ADRENOCROMO y empezó a limpiar su casa compulsivamente
INSÓLITO: Se drogó con ADRENOCROMO y empezó a limpiar su casa compulsivamente

Esta persona se encargo de conseguir adrenocromo del proveedor de productos químicos más fiable del mundo. Eran ocho pastillas y habían sido sintetizadas, hizo dos tomas en días diferentes, los efectos, en ambos casos, fueron los mismos, "me dediqué a recoger papelitos del suelo, a ordenar mi habitación. Inaudito. Fascinante. ¡Acababa de descubrir el doping de los chachos, la droga ideal para realizar las labores del hogar!".

Después procedió a administrarse 25 mg. dice que se sentía eufórica, estimulada y drogada. "Recuerdo que me dio un claro subidón y que me dije: ¡Jooooder, esto si que coloca! No tanto como otros estimulantes, pero claramente ponía".

"En cualquier caso, como era de noche y a tenor de lo que comentaban los psiquiatras de los años 50, los efectos duraban horas y días, decidí irme a dormir para, por la mañana, ir a casa de un amigo que haría las funciones de babysitter por si se me iba la pinza seriamente".

Al otro día al caminar a la casa amigo, "cogí el tren y me sentí raro, veía a la gente rara, sus gestos y sus movimientos me resultaban extraños, en un par de ocasiones amenazantes. Tanto que, en la medida de lo posible, me abstuve de mirar a la banda. Todo el mundo me parecía superfreaky". Comenta que cuando los veía por más d eun segundo no podía contener la risa. Tenía intensas sensaciones de desrealización y algún deje paranoide.

INSÓLITO: Se drogó con ADRENOCROMO y empezó a limpiar su casa compulsivamente
INSÓLITO: Se drogó con ADRENOCROMO y empezó a limpiar su casa compulsivamente

Cuando estaba en la casa de su amigo Miguel hablaba sola –literal–, diciendo frases que derivaban por senderos inescrutables y que solían acabar en una gran carcajada que le hacía toser como si tuviera un blandi-blub en la garganta a punto de salir expulsado e invadir todo el salón: "Tengo dos mil tipos de problemas distintos y he pasado por 14.428 procesos diferentes, ¡¡¡ja, ja, a, ja, cof, cof, cof, cof, bruahhhhhhhhhh...!!!".

Te puede interesar: INSÓLITO: El ADRENOCROMO la droga más prohibida que la cocaína y metanfetamina

Al día siguiente, cuando se despertó, se dip cuenta de que estaba muy normal y de que el día anterior no lo había estado del todo. Era algo sutil, pero no había estado normal. Ahora volvía a ser ella misma, en conclusión dijo que "sea como fuere, si algo he de decir como conclusión es que... la verdad: un simple porro me afecta infinitamente más".

Temas

Comentarios