Secciones
Historias de terror: Un extraño en el estacionamiento
Insólito

Historias de terror: Un extraño en el estacionamiento

Esta historia de terror dice que lamentablemente, el estacionamiento principal está muy cerca de donde se cometieron ambos delitos.

por LaVerdad

Historias de terror: Un extraño en el estacionamiento

Historias de terror: Un extraño en el estacionamiento

Trabajo en un hospital desde las 7 de la mañana hasta las 8 de la noche; algunas veces incluso más tarde. Antes que nada, tengo que explicar los antecedentes del hospital. Se encuentra al lado de un famoso campus universitario que atrae a muchas personas, estudiantes y demás.

Un extraño en el estacionamiento

Hay algunas casas detrás de él, pasando el estacionamiento principal para los empleados. Aunque la zona no es mala en sí, extrañamente han ocurrido algunos crímenes escalofriantes en el área. En una ocasión, un hombre asesinó a su esposa detrás del hospital y luego intentó suicidarse. Nadie sabe por qué lo hizo allí. Ninguno de ellos trabajaba en el hospital.

Otra vez, en una de las casas tras el hospital, hallaron  a un hombre asesinado a puñaladas dentro de su sótano y jamás dieron con el asesino. Lamentablemente, el estacionamiento principal está muy cerca de donde se cometieron ambos delitos. Hace diez años se construyó un nuevo hospital frente al antiguo, aunque no demolieron el anterior. Así que permaneció allí, vacío.

Solía haber un pequeño estacionamiento justo enfrente de este antiguo hospital que, a pesar de ser realmente espeluznante por las noches, era el más popular al estar tan cerca de la entrada de los empleados.

Mi encuentro ocurrió en este pequeño estacionamiento. Me habían llamado cerca de las 11 pm. El antiguo hospital siempre me había dado mala pues al estar abandonado, imaginaba que cualquiera podría estar allí, acechando, escondiéndose o planeando algo malo, y eso lo confirmé aquella noche.

Me había estacionado en el pequeño estacionamiento y empezaba a caminar hacia el hospital cuando escuché algo detrás de mí. Era alguien hablando. Aunque no escuché lo que decía, fue suficiente para detenerme y estar alerta.

—Oye —la persona volvió a hablar como si quisiera llamar mi atención, no solo para saludarme.

En ese instante pude percibir que venía detrás de mí, desde la dirección del antiguo hospital escalofriante.

Cuando me di la vuelta, no vi a nadie. Miré hacia la puerta cercana a donde estacioné, había una ventana grande en la mitad superior. De repente, alguien apareció a la vista a través de esa ventana, un tipo que estaba agazapado dentro del viejo hospital tras la puerta, para que no pudiera verlo. Esto me asustó muchísimo, pero estaba tan sorprendida que me quedé allí, estática.

—¡Eh, tú! ¡Ven aquí! —el tipo gritó, intentando que fuera con él.

Soy una persona racionalmente pensante, así que de ninguna manera me acerqué para averiguar lo que este sujeto quería, sino que inmediatamente corrí al hospital principal y hablé con el guardia de seguridad. Llamó a la policía para que viniese a revisar, sin embargo nunca pudieron encontrar a nadie. A partir de entonces, nunca volví a estacionarme allí.

Te puede interesar: Historias de terror: El acosador de los baños

Sentí alivió cuando tiempo después, el pequeño estacionamiento cerró ya que iban a demoler el viejo hospital. Hoy en día, procuro tener mucho cuidado al caminar hacia mi auto en cualquier estacionamiento, pero especialmente cerca de mi trabajo.

Temas

Comentarios