Secciones
Luz intermitente a baja frecuencia ayuda a tratar el Alzheimer
Innovación

Luz intermitente a baja frecuencia ayuda a tratar el Alzheimer

Una vía inesperada para tratar la enfermedad de Alzheimer con luz intermitente disminuye la acumulación de placas amiloides

por LaVerdad

Luz intermitente a baja frecuencia ayuda a tratar el Alzheimer

Luz intermitente a baja frecuencia ayuda a tratar el Alzheimer

Algunos años atrás, un equipo de científicos encontró una nueva vía para el tratamiento del Alzheimer, enviando una luz parpadeante a los ojos y los oídos de ratones con esta enfermedad, a 40 hertzios considerada baja frecuencia, logrando una reducción significativa en las placas amiloides de sus cerebros.

Una nueva investigación del Instituto de Tecnología de Georgia y la Universidad Emory (Estados Unidos) fue un poco más allá para aprovechar el fenómeno y entender cómo es que la terapia podría repercutir en el Alzheimer.

Los expertos observaron que al exponerse a la luz parpadeante, el cerebro libera una mayor concentración citocinas, unas proteínas que regulan la actividad celular y que da como resultado estados fagocíticos microgliales, que limpian el material de la placa y reducen la inflamación cerebral.

Es importante mencionar que las placas de beta amiloide, es una de las principales causas del Alzheimer, pues se ha encontrado como indicador subyacente al desarrollo de la patología en el cerebro.

La luz parpadeante para el tratamiento del Alzheimer parece irreal para muchos investigadores, sobre todo ante los grandes gastos que se han hecho en pruebas de medicamentos para acabar con la enfermedad. Sin embargo, la técnica se encontró al observar que los pacientes perdían ondas gamma cerebrales que son clave en la coordinación de neuronas. El tipo de onda cerebral es suave y constante a una frecuencia promedio de 40 Hz.

La estimulación con luz comenzó a producir citocinas en una hora, según detalla a Neuroscience News Kristie Garza, primera autora del estudio y perteneciente al Instituto de Tecnología de Georgia:

"Vimos señales de fosfoproteínas después de unos 15 minutos de parpadeo. Tal vez unos 15 minutos fueron suficiente para iniciar procesos dentro de las células y se necesitaron unos 45 minutos más para que las células secretaran citocinas. Es demasiado pronto para saberlo".

Los efectos de las citocinas registraron variaciones en función de la frecuencia de la estimulación de la luz, lo que podría resultar útil en situaciones donde se desean suprimir citocinas, por ejemplo a 20 Hz, ampliando las aplicaciones de este tipo de terapia para otras enfermedades.

TE PUEDE INTERESAR: Canadá crea impresora 3D para regenerar piel de quemaduras graves

"Estamos pensando qué diferentes tipos de estimulación podrían convertirse en herramientas útiles para una variedad de contextos, como el Parkinson o la esquizofrenia. Muchos trastornos neurológicos están asociados con la respuesta inmunitaria", Annabelle Singer, investigadora.

 Síguenos en Instagram y entérate de las noticias trend de la semana

Temas

Comentarios