Secciones
Implante cerebral podría permitir que los invidentes vean
Innovación

Implante cerebral podría permitir que los invidentes vean

El cambio de enfoque para investigar la restauración de la vista, permitió implantar un dispositivo directamente en el cerebro

por LaVerdad

Implante cerebral podría permitir que los invidentes vean

Implante cerebral podría permitir que los invidentes vean

Una mujer pudo volver a ver 16 años después gracias a un implante cerebral, lo que ha generado una serie de nuevos informes sobre los últimos avances realizados en la exploración del potencial de restauración visual con implantes cerebrales.

Implante cerebral con electrodos
Implante cerebral con electrodos

Todo inició con la historia que apareció en MIT Technology Review se titulaba "Un nuevo implante para gatos ciegos directamente en el cerebro", que sirvió de inspiración para el sistema que se ha convertido en un tema de conversación, porque evita los ojos y permite a esta mujer tener una visión "rudimentaria".

El sistema fue desarrollado por Eduardo Fernández, director de neuroingeniería de la Universidad de Miguel Hernández de Elche en España, y consiste en un par de anteojos equipados con una cámara, la cual se conecta a una computadora que se encarga de traducir la transmisión de video en vivo a señales electrónicas, mismas que son enviadas a través de un cable a un puerto implantado quirúrgicamente en la parte posterior del cráneo de la mujer, ese puerto se conecta directamente a un dispositivo implantado en la corteza visual del cerebro.

Durante el periodo de prueba que duró seis meses con Fernández, la mujer pudo ver, es decir, en una resolución de muy baja calidad, ya que veía puntos y formas brillantes de color blanco, pero era algo más que pura oscuridad. 

Nuevo enfoque para el mismo problema

Ubicación de la corteza visual
Ubicación de la corteza visual

Por su parte MIT Technology Review describió de manera similar los resultados como "una apariencia del mundo de muy baja resolución representada por puntos y formas brillantes de color blanco-amarillo".

Bhaswati Guha Majumder, reportera del International Business Times, explicó lo que presenció, "A pesar de que mientras usaba las gafas, lo que veía en su mente era poco más que puntos brillantes, todavía era suficiente para permitirle identificar letras, luces y personas".

Los informes proporcionaron antecedentes de la mujer y su condición que condujeron a la ceguera. "Cuando Bernardeta Gómez tenía 42 años, la neuropatía óptica tóxica destruyó los haces de nervios que conectan sus ojos con su cerebro, lo que condujo a la ceguera y no pudo detectar la luz", escribió. Cabe mencionar que Gómez estaba completamente ciega, no podía ver luz ni estructuras.

Mientras se pensaba como ayudar a Gómez, se fueron descartando opciones y Russ Juskalian en MIT Technology Review dijo que "la gran mayoría de las personas ciegas, como Gómez, tienen daños en el sistema nervioso que conecta la retina con la parte posterior del cerebro, por lo que un ojo artificial no resolverá su ceguera".

El implante es colocado en la parte posterior del cráneo
El implante es colocado en la parte posterior del cráneo

TE PUED EINTERESAR: La innovación tecnológica podría cambiar por completo la logística farmacéutica

El dispositivo implantado en el cerebro es bastante común, consiste en una matriz cuadrada y mide pocos milímetros de ancho, conteniendo 100 pequeños picos de electrodos, cada uno de aproximadamente un milímetro de alto, mismas que se insertan en el cerebro y cada punta estimula entre una y cuatro neuronas.

Síguenos en Instagram y entérate de las noticias trend de la semana 

Temas

Comentarios