Secciones
Científicos desarrollan la batería de flujo redox que innovará el almacenamiento
Innovación

Científicos desarrollan la batería de flujo redox que innovará el almacenamiento

Esta nueva batería de flujo redox resolverá el problema de almacenamiento de electricidad en procesos de energía renovable

por LaVerdad

Científicos desarrollan la batería de flujo redox que innovará el almacenamiento

Científicos desarrollan la batería de flujo redox que innovará el almacenamiento

Científicos de la USC han desarrollado una nueva batería que podría resolver el problema del almacenamiento de electricidad que limita el uso generalizado de energía renovable. La tecnología utilizada en la batería es un nuevo giro en un diseño conocido que ofrece soluciones en almacenamiento de electricidad, ya que clasifica los electrones y libera energía cuando es necesario. Las llamadas baterías de flujo redox han existido por un tiempo, pero los investigadores de la USC han construido una mejor versión basada en materiales de bajo costo y fácilmente disponibles.

Almacenamiento de energía
Almacenamiento de energía

"Hemos desarrollado una batería de flujo económica, duradera, segura y ecológica, capaz de almacenar la energía de los sistemas de energía solar y eólica a gran escala", explicó el profesor de química Sri Narayan, autor principal del estudio y co director del Instituto de Investigación de Hidrocarburos Loker de la USC.

El almacenamiento de energía en baterías es un gran obstáculo para la energía renovable porque la demanda de energía no siempre coincide cuando las turbinas eólicas giran o la luz del sol golpea los paneles solares, por lo que la búsqueda de una solución de almacenamiento viable enfrenta múltiples desafíos, que es el problema que los científicos de la USC intentaron resolver.

Baterías capaces

Se centraron en la batería de flujo redox porque es una tecnología probada y se ha implementado en aplicaciones limitadas hasta ahora. Utiliza fluidos para almacenar energía electroquímica, clasificando electrones, recombinando por reducción y oxidación, para después liberarlos con la finalidad de generar electricidad cuando sea necesario.

La innovación clave lograda por los científicos de la USC implica el uso de diferentes fluidos: una solución de sulfato de hierro y un tipo de ácido, el cual es un producto de desecho de la industria minera siendo abundante y económico, mientras que el ácido disratónico de antraquinona (AQDS) es un material orgánico, y actualmente es utilizado en algunas baterías de flujo redox por su estabilidad, solubilidad y potencial de almacenamiento de energía.

Compuestos inesperados

Si bien los dos compuestos son bien conocidos individualmente, es la primera vez que se combinan para demostrar el potencial para el almacenamiento de energía a gran escala. Las pruebas en el laboratorio de la USC demostraron que la batería tiene grandes ventajas sobre los competidores.

Además, en las pruebas realizadas en la USC, los investigadores encontraron que la batería de hierro-AQDS puede circular o recargarse cientos de veces prácticamente sin pérdida de potencia, a diferencia de las tecnologías de la competencia. La durabilidad de los sistemas de almacenamiento de energía es importante para el uso a gran escala.

Pruebas con la batería de flujo redox
Pruebas con la batería de flujo redox

TE PUEDE INTERESAR: Baterías de dióxido de zinc-manganeso, acuosas, estables y de alta eficiencia

El uso de energía renovable está creciendo, pero está no se explota por las limitaciones de almacenamiento de energía en baterías, almacenar sólo el 20% de la energía solar y eólica actual requiere una capacidad de reserva de 700 gigavatios hora, para poner en perspectiva, un gigavatio hora es suficiente electricidad para aproximadamente 700 mil hogares durante una hora.

Temas

Comentarios