Secciones
Amy Lacey: Emprendiendo después de los cuarentas
Innovación

Amy Lacey: Emprendiendo después de los cuarentas

Si sientes que tu vida se estancó y tienes miedo a emprender por que ya eres muy grande para hacerlo, te tenemos noticias: ¡Aún estás a tiempo!

por La Verdad

Amy Lacey: Emprendiendo después de los cuarentas

Amy Lacey: Emprendiendo después de los cuarentas

Lo de moda es encontrarnos startups por todos lados, y pensamos que solo los miembros de la generación millennial pueden ser emprendedores, pero resulta que no, si tienes más de 40 años también puedes arrancar tu empresa y aquí te platicamos más.

La fundadora y propietaria de Cali'Flour Foods, Amy Lacey comento para Entrepreneur, que según varios estudios, el emprendedor promedio abre su primera empresa a los 40 años. Lacey comenta que la Fundación Kauffman encontró que en los últimos años, la gente mayor arrancó más negocios que los jóvenes, y otro estudio encontró que 70 por ciento estaban casados y 60 por ciento tenía por lo menos un hijo a la hora de lanzar su primer negocio. Y los motivos para hacerlo incluyen de todo, desde volverse millonarios hasta no querer trabajar para alguien más.

“Y esto no es sólo un “momento” para las generaciones grandes, el hecho de sentirse atrapados en la vida corporativa es un sentimiento que lleva años acumulándose” Amy Lacey.

Según una encuesta que hizo Gallup en 2013, dos tercios de los Baby Boomers y de la Generación X no se sienten comprometidos en su trabajo, y la razón principal de esta falta de conexión es no sentirse atados a la misión de la empresa.

Todo esto culmina en muchas personas de esas generaciones queriendo pasarse al mundo emprendedor, y me incluyo (señala Lacey).

En 2010, tras haber sido diagnosticada con lupus a los 45, decidí cambiar mis hábitos de alimentación, incluyendo ser más creativa en las noches familiares. Teníamos la tradición de pedir pizza los viernes por la noche, pero la masa procesada me estaba haciendo mucho daño.

Amy Lacey.

Así que empecé a experimentar con coliflor. A tres años de haber presentado mi experimento en un mercado local, mi marca Cali’flour Foods ahora tiene presencia en Whole Foods, Albertsons, Safeway, Walmart y Kroger, entre otras tiendas. En 2018 estábamos vendiendo una masa de pizza cada seis segundos en nuestra tienda digital.

Y aunque el hecho de ser un emprendedor grande tiene sus ventajas (como más respaldo financiero, una red de contactos más robusta y experiencia), también tiene sus propios desafíos.

Tips de la CEO de Cali'Flour Foods

  • Empieza a trabajar en tu negocio mientras alguien más te sigue pagando

¿Quieres asegurarte que no tengas que volver al mundo corporativo que odias? Entonces prepárate. Empieza a trabajar en tu negocio mientras tienes el respaldo de un trabajo de 9 a 6. Da pequeños pasos para garantizar que tu idea resuene, que realmente sea redituable y que tenga un nicho en el mercado. Esto puede implicar que pases tus fines de semana frente a la computadora (en lugar de estar comiendo con tu familia) o que pases tus noches investigando cosas (en lugar de ver Netflix), pero te ayudará muchísimo para cuando llegue el momento de renunciar.

Por ejemplo, si tendrás un negocio de servicios, puedes empezar a construir tu base de clientes. Algo que veo mucho es gente trabajando gratis al inicio para tener clientes. La razón es que estos nuevos clientes te darán su retroalimentación sobre lo que estás haciendo bien y lo que no, además de funcionar como referencia y ofrecer testimonios de lo que ofreces.

  • Crea un plan de negocios

Sé que no todo el mundo quiere sentarse a hacer un plan de negocios completo, pero créeme, esto te dará mucha información y perspectiva.

Darte el tiempo de pensar en todo, desde marketing hasta tecnología y finanzas, te permite ver las áreas de oportunidad.

  • Suma a tu familia

Esta decisión no tiene que ver sólo contigo. Si tienes pareja y/o hijos necesitas contar con su apoyo, si no, las cosas en casa serán muy estresantes.

Desde que empecé con Cali’flour Foods, mi familia ha estado involucrada. Ellos son todo para mi, así que era fundamental que estuvieran de acuerdo. Al inicio, hice esfuerzos deliberados para incluir a mi esposo e hijos en cada aspecto del negocio, desde el nombre de la empresa hasta el desarrollo del producto y la venta en mercados locales de California. Y al día de hoy, siguen involucrados.

  • Prepárate financieramente

Esto es algo grande y puede ser la diferencia entre hacer o deshacer tu negocio: prepárate financieramente tanto como puedas.

Aunque ahora tengas más estabilidad financiera, también tienes más responsabilidades. Asegúrate de tener todas las piezas en su lugar.

Cuando inicié con Cali’Flour Foods tuve la suerte de contar con ahorros que pude usar como capital. Después, cuando ya estábamos más establecidos, había construido una línea de crédito de la que podía echar mano.

Pero gran parte del inicio de mi negocio se construyó con tarjetas de crédito y vivíamos al día. Es un desafío mental operar de esta forma, sobre todo cuando tienes un equipo trabajando contigo que depende de ti para tener sueldo.

  • Pon fechas… para volver al trabajo

El mundo del emprendimiento es una montaña rusa. Habrá altas y bajas impresionantes, y si lo logras, todo habrá valido la pena.

Pero hay muchos negocios que no lo logran (algunos dicen que 90 por ciento en los primeros cinco años). ¿Qué necesitas lograr con tu empresa para no tener que volver al mundo corporativo? ¿Qué ganancias necesitas obtener para sobrevivir?

Aunque muchas personas se toman las cosas día a día, cuando tienes otras obligaciones financieras (una casa, la escuela de los hijos, etc) esto no es un buen plan (y honestamente, no es una buena estrategia para nadie).

Decide cuánto necesitas ganar al mes para hacerla como emprendedor. Toma en cuenta tu estilo de vida, tus gastos y lo que tienes que aportar a tu casa. Parte de ahí hacia atrás. Pon objetivos medibles que puedas ir logrando y que te acerquen a esa cantidad. Luego establece fechas y revísalas de vez en cuando. Haz ajustes si hace falta, pero pídete cuentas.

  • Apóyate en tu red de contactos

Puede que la mayor ventaja que tengas como emprendedor grande es que has construir una gran red de contactos. Úsala.

Cuando empieces a pensar en dejar tu trabajo (o si acabas de hacerlo), cuéntales a tus amigos, colegas y conocidos y pídeles apoyo. Esto puede ser simplemente presentando tu proyecto, cuando alianzas, pidiendo respaldo financiero o simplemente pidiendo consejo. La gente que te rodea será la que te ayude a seguir avanzando.

Te recomiendo mucho invertir en talleres y seminarios. Estas experiencias ofrecen conocimiento de la industria y proveen una red de contactos sólida para respaldarte mientras creces.

  • Ten la mentalidad correcta

Por lo general, suelo escuchar de emprendedores grandes preocupados por no poder competir con sus contrapartes más jóvenes. Esta mentalidad puede ser nociva para tu éxito. Es importante saber que tienes experiencia y usarla a tu favor.

TE PUEDE INTERESAR: Baubap, la primera startup en México que ofrece préstamos al instante

El dolor y los obstáculos son un hecho en la vida, y es en estos momentos cuando más debes tener una “mentalidad guerrera” y cambiar tu perspectiva hacia el éxito, tener agallas y resiliencia, y atravesar la adversidad para salir mejor y más fuerte.

Yo creo que la mentalidad guerrera se hace más fuerte gracias a la experiencia porque aprendes a superar los obstáculos y la forma de navegarlos y manejarlos de forma más significativa y positiva.

Dale click a la estrella de Google News y síguenos.

FUENTE: Entrepreneur

Temas

Comentarios