Secciones
Marco Muñoz
Influencers

Viviendo la fe: El camino hacia la Cruz

Marco Muñoz

por LaVerdad

Marco Muñoz

Marco Muñoz

La Ciudad Santa de Jerusalén es el lugar donde inicia la predicación de Jesucristo, también donde termina su vida ahí  en la sede de sus enemigos y su entrada marcará el proceso de su Pasión, Muerte y Resurrección.

Cinco días antes de morir entrará en medio de aclamaciones de una multitud diciendo: ¡Hosanna al hijo de David! Súplica usada ahora en la liturgia como exclamación de júbilo y el Señor aceptará este homenaje por su significado y no como honra personal, es el Mesías esperado y su marcha al padre comienza montado en un burrito y culminará ascendido entre nubes al cielo.

Después de las alabanzas lo espera el rechazo y la condena  y el lo sabe, con toda conciencia y libertad va a afirmar ¡Nadie me quita la vida, yo la doy voluntariamente! También conoce el valor de su sacrificio redentor pues su cuerpo y sangre serán entregados para la salvación de todos.

La semana mayor de la historia para los católicos y gente de buena voluntad debe ser vivida como un espacio de reflexión y no solo como un momento de asueto, mucho menos una vacación para todo tipo de excesos en un país como el nuestro sumido en la violencia y la pobreza.

Jesús anunció el reino de Dios y sus exigencias, vino a enseñar la verdad y transformar el mundo con su luz, estableció un mandamiento de amor universal, predicó contra la falsedad e hipocresía, la soberbia y el mal uso del poder.

Cosecho odio, murió por denunciar, por ser profeta. Los relatos de la Pasión, devoción y todo lo que rodea estos días, nos ayudan a conocer no a un personaje ficticio, si no a un hombre real  que a la vez es Dios verdadero siendo de nuestra naturaleza camino hacía el suplicio con la angustia de un hombre que acepta morir por nosotros y que va descubriendo el sentido de su vida y que como Salvador, como dice la carta a los hebreos,  aunque era hijo aprendió  por sus padecimientos la obediencia.

Temas

Comentarios

Te puede interesar