Secciones
Chuc, chuc, mientras llego... por Adriana Chuc 
Influencers

¡Viene, viene!

Chuc, chuc, mientras llego... por Adriana Chuc 

por AdrianaChuc

Chuc, chuc, mientras llego... por Adriana Chuc 

Chuc, chuc, mientras llego... por Adriana Chuc 

Llevo 15 minutos en la fila para pagar mi boleto de estacionamiento, el tiempo sigue corriendo y la tarifa sigue aumentando, ¿han pensado en el negociazo de los estacionamientos? Hagan la cuenta nada más de todos los automóviles que entran a los centros comerciales por día, semana, mes ¡por hooora!

Aunque al principio estas empresas tienen que invertir fuertes cantidades de dinero para su construcción, la verdad es que a largo plazo las ganancias que reciben son significativas, posteriormente sólo tienen que cubrir gastos de mantenimiento, pago de prediales, vigilancia o electricidad, que fácilmente salen con el cobro de sus cuotas, así que cuando ellos deciden aumentar las tarifas se ven beneficiados con un incremento de ingresos impresionante.

Sin duda, muchos inversionistas ya le echaron el ojo a este gran mercado, de hecho, el 42% de lo que se construyó en la Ciudad de México entre 2009 y 2013 fueron estacionamientos.

La Operadora Central de Estacionamientos estima que en México ya existen 11 mil estacionamientos formales, lo que representa un crecimiento en los últimos cuatro años del seis al ocho por ciento, con ingresos de hasta 40 mil millones de pesos, así es ¡MILLONES! sólo por prestarte un espacio en el planeta para dejar tu auto.

Aunque hay empresas que se dedican exclusivamente a ofrecer este tipo de servicios, también existen plazas comerciales o súpers que deciden tener el control y la administración de estos espacios, y tal vez no me crean, pero se ha vuelto tan buen negocio que el estacionamiento se convierte en su segunda o tercera fuente de ingresos, claro, después de la renta de los espacios comerciales.

Muchos pensarán igual que yo, no se debería de cobrar por dejar tu auto si estás consumiendo dentro de los establecimientos, ¡es un derecho! Incluso los reglamentos para construir obligan a las empresas a tener un mínimo de cajones para no afectar las vialidades, el metraje de los espacios que deben de tener está en función al uso de suelo, pero ¿para qué le hacemos? Finalmente son propiedades privadas y pueden hacer lo que se les dé la gana.

¡Me lleva la goma! Ya me toca pagar y no encuentro el boleto, ¡bien ahí Adriana!, 90 pesitos por haberlo perdido.

En Cancún las tarifas se encuentran alrededor de los 13 pesos la primera hora y posteriormente se le van sumando entre 9 y 10 pesos. Después de pagar por estacionarse, lo mínimo que uno esperaría por este servicio, es obtener algún seguro, pero la verdad es que el usuario queda completamente desprotegido ante los incidentes como robos totales o parciales de vehículos u objetos en el interior y qué les digo de los precios por perder el boleto… absurdos…

Como siempre, les mando un gran abrazo, al fin pagué y estoy lista para salir, ¿cómo la ven? el auto de enfrente salió pegadito al otro y se fue sin pagar su estacionamiento… ¡Hey, son 90 pesos mijo!

Temas

Comentarios

Te puede interesar