Secciones
Todo sobre el islam: El prejuicio detrás de querer aprender de todas las religiones
Influencers

Todo sobre el islam: El prejuicio detrás de querer aprender de todas las religiones

Querer elegir diferentes enseñanzas entre diferentes religiones presupone que ninguna religión es suficiente en sus enseñanzas y que todas son deficientes de alguna manera.

por Azhar Goraya

Todo sobre el islam: El prejuicio detrás de querer aprender de todas las religiones

Todo sobre el islam: El prejuicio detrás de querer aprender de todas las religiones

Hay una tendencia popular en la que muchas personas han empezado a decir que les gustaría aprender de todas las religiones, tomando las mejores enseñanzas de cada una para adoptarlas a sus propios estilos de vida.

A primera vista, parece un noble esfuerzo que está enraizado en la tolerancia, la mente abierta y la investigación imparcial. Pero al profundizar un poco más, encontramos que su premisa es exactamente la opuesta.

La investigación honesta de las enseñanzas de todas las religiones es digna de elogio.

El problema no radica en la investigación, sino en la actitud respecto a su interpretación y adopción. Querer elegir diferentes enseñanzas entre diferentes religiones presupone que ninguna religión es suficiente en sus enseñanzas y que todas son deficientes de alguna manera.

Como tal, el investigador decide que rectificará esta debilidad fundamental inherente a todas las religiones por crear una nueva religión que nace de, pero en última instancia es superior, a todas las demás.

Aceptar sólo aquellas enseñanzas que están de acuerdo con el estilo de vida y los puntos de vista de uno también expone un sentido de orgullo y arrogancia (“No cambiaré, aunque me equivoque”) y rechaza el propósito fundamental de la religión: guiar y reformar las creencias y acciones de las personas para que puedan adoptar un estilo de vida diferente y mejor que sea agradable a Dios Todopoderoso.

También asume que todas las religiones son fundamentalmente iguales (“todas las religiones enseñan el amor”) y que sólo son superficialmente diferentes, mientras que lo contrario es cierto. Las creencias oficiales sobre cuestiones fundamentales de las principales religiones del mundo son fundamentalmente diferentes y sólo superficialmente similares.

Tomemos la creencia en Dios, la más fundamental de todas.

El Islam profesa la creencia en Tauhid, que es la unicidad absoluta de Dios, siendo indivisible, único, sin progenie o linaje, y el único digno de ser adorado.

Él es el Dios de toda la humanidad.

El cristianismo profesa que Dios es una trinidad, o al menos, que Jesús es el Hijo de Dios. Los judíos declaran que Dios es Uno, pero tienen ciertas ideas que chocan con el prístino concepto de Tauhid que existe en el Islam.

También postulan que Dios es fundamentalmente el Dios de Israel.

Es decir, que Dios tiene una relación especial con el pueblo israelí, a excepción de los demás.

El budismo rechaza la existencia de Dios, y el hinduismo acepta una pluralidad de dioses.

Como tal, las principales religiones de la tierra presentan teologías contradictorias incluso sobre los fundamentos de su fe.

Si tal persona cree que hay un solo Dios, entonces al querer aprender y adoptar las enseñanzas de varias religiones, presupone que ahora el mejor camino para complacer a Dios ya no es seguir una sola religión obedientemente, sino crear su propia religión. Pasan por alto la idea fundamental de las tres religiones abrahámicas de que la salvación se concede a través de la obediencia a Dios y observar sus mandamientos - no a través de elegir libremente qué enseñanzas uno quiera seguir.

Cada una de las principales religiones del mundo por defecto reclaman la exclusividad en la salvación.

El Islam afirma, [3:86] Y a quien busque una religión distinta del Islam, no le será aceptada, y en la vida futura estará entre los perdedores.

De la misma manera, los cristianos afirman que aquellos que no aceptan a Jesús como su Salvador están condenados.

Síguenos en Instagram y entérate de las noticias trend de la semana

El evangelio de Juan registra a Jesús diciendo: “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; y el que no cree en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él”. (Juan 3:36).

Infórmate de las noticias de Yucatán dando click aquí

De la misma manera, las otras religiones reclaman la exclusividad de la verdad y la salvación a través de su verdad única.

Ninguna de ellas promueve la idea de que la adulteración y dilución de sus filosofías con otras las hace más aceptables y eficaces.

Temas

Comentarios